1 mar. 2009

CARTA DE LECTORES. LA NACIÓN, 1/03/09

Una deuda con Gaza

Se­ñor Di­rec­tor:

"Nada justifica una guerra, menos aún cuando sus muertes son las de hombres, mujeres y niños inocentes. El fracaso hasta el momento en el logro de la paz por parte de los más destacados políticos y organizaciones mundiales es un hecho al que ya lamentablemente estamos acostumbrados, ya que las palabras, la pasividad y el protocolo predominan por sobre el valor de las vidas humanas. Lo que sí me sorprende y preocupa en este conflicto es la no participación personal y efectiva de los máximos líderes de todas las religiones del mundo.

"Como católico, modestamente, considero que nuestra santidad, Benedicto XVI, representante del hijo de Dios en la Tierra, debería interceder con su palabra y presencia ante los gobiernos en conflicto; como lo hubiera hecho Jesús, trasladándose a la tierra de sus padres y hermanos, para detener la desunión y la muerte. Y también me lo imagino caminando por las calles de Gaza con sus sandalias de pescador ofrendando su vida como blasón de paz, como realmente lo hizo para salvar a sus hermanos. Mi fe católica, humildemente, hubiera deseado otra actitud de las máximas autoridades de mi iglesia."

Carmelo Ignacio Bottero
Sánchez de Bustamante 1789, Capital