7 mar. 2009

CARTA DE LECTORES - LA NACIÓN, 07/03/09

"Figura sagrada"

Se­ñor Di­rec­tor:

"En estos tiempos en que tanto se ha hablado de los gloriosos Granaderos quiero referirme a su "figura sagrada". Es que hace un tiempo leí una nota del señor Dalmiro Sáenz en la que decía que el general San Martín había sido un traidor, porque siendo militar del ejército español había luchado contra España.

"Posteriormente, José Ignacio García Hamilton ponía en duda la paternidad del capitán don Juan de San Martín y doña Gregoria Matorras, diciendo que el Libertador era hijo de una india y de Diego de Alvear, y más adelante dijo que siendo masón no podía estar sepultado en la Catedral Metropolitana.

"Estos mercenarios de la pluma saben muy bien por ser historiadores que el Libertador nació en Yapeyú, en esa época Misiones y actualmente Corrientes; por lo tanto, en la República Argentina. Siendo niño fue llevado por sus padres a España, donde se educó y abrazó la carrera de las armas. Alcanzó el grado de teniente coronel, luego pidió la baja del ejército y regresó a nuestro país, previo paso por Inglaterra, donde se vinculó con precursores de la independencia americana, como Miranda, Bolívar, O´Higgins.

Con ese motivo se afilió a la logia masónica Lautaro. Al llegar a Buenos Aires ofreció sus servicios al gobierno, que le ofreció el grado de teniente coronel. Creó el Regimiento Granaderos a Caballo y reorganizó el Ejército del Norte; posteriormente, fue a Mendoza, donde creó el Ejército de los Andes, que liberó a dos países.

"Para los argentinos la figura de San Martín es «sagrada» y de ningún modo puede ser objeto de revisión histórica."

Dr. Enrique Gómez Arévalo
Avda. del Libertador 1907
Vicente López (Bs. As.)