26 abr. 2008

Los impresentables

Los Kirchner no sólo nos han sorprendido con su insólita sucesión en el cargo presidencial, sino que siguen asombrando a la ciudadanía por algunas de sus elecciones. Fernández es, además del apellido de la presidente, el de tres de sus colaboradores más cercanos e influyentes: Alberto, el jefe de gabinete; Aníbal, el ministro de Justicia y el recién designado, Carlos, ministro de economía.

Si uno busca en la guía telefónica, el apellido con más entradas parece ser “Rodríguez”. Sin embargo, a juzgar por la cantidad de “Fernández” en cargos públicos de primer orden, tal vez estemos asistiendo a una reproducción incontrolada de las familias que llevan el apellido de la presidente.

Lo curioso, sin embargo, entre las elecciones de los mandatarios K, es su especial predilección por aquellos personajes que cultivan el estilo ‘descuidado’ (negligé en francés, sloppy en inglés), lo cual se contradice con las expectativas de los votantes y con lo que debería entrañar la importancia de un cargo público. “El hábito no hace al monje”, dice el refrán, aunque en el caso que nos ocupa el vestido sí hace al funcionario. O por lo menos la higiene personal.

Entre 2003 y 2007, el ex presidente Néstor Kirchner se empeñó en mostrar al mundo su estilo “desenfadado”, “adolescente” y algunas veces hasta desubicado, en un afán, quizás, por transmitir una imagen “popular”, cercana a los “descamisados”, los desempleados o los desposeídos. Por el contrario, ningún mandatario en el mundo, ni siquiera los que han regido los regímenes totalitarios más severos, han sido descuidados en su vestimenta, ya que ello importa el respeto que se genera con los gobernados. Una cosa es austeridad o sencillez en la propia apariencia, como lo que intentan transmitir Evo Morales o Rafael Correa, reacios a la corbata, y otra muy distinta es la carencia de hábitos saludables como lo son lavarse la cara y afeitarse, en el caso del “género” masculino, y lavarse la cara, maquillarse y/o peinarse, para el “género” femenino.

Entre los personajes que entrarán a la galería de famosos por su desaliño personal, que de ninguna manera implica irse al otro extremo del péndulo y vivir pendiente del propio ‘look’, como es caso de Cristina Fernández, podemos incluir en el primer lugar del podio a Néstor Kirchner, célebre por sus sacos cruzados sin prender, sus mocasines “todo terreno” y su falso estilo ‘casual’, para engañar a la masa y ofender por igual a anfitriones e invitados.

El segundo lugar lo ocupa, sin lugar a dudas, el ex ministro de salud y ahora embajador en Chile, Ginés González García, peleado a muerte con el agua, el jabón, el peine y la máquina de afeitar, con lo que consigue cultivar un estilo “transgresor”, absolutamente impropio para su edad. A su vez, el primer ministro de economía de la gestión Cristina, de fugaz paso por la función pública, nos deleitó con su indomable “croquignole”, estilo afro-permanente de los años 80, y sus dedos “horneando” sus fosas nasales en pleno acto oficial en la Casa Rosada.

En el Congreso, el que se lleva todos los aplausos es el ex terrorista -hoy diputado- Miguel “Cogote” Bonasso, acérrimo perseguidor de Luis Patti, que ha convertido a su barba de varios días y su estilo improlijo en un must (obligación) para los funcionarios “progres”, que se plasman, por ejemplo, en el flamante ministro de economía.

Estos impresentables de la política provocan un rechazo tan rotundo como el que consigue la presidente Fernández con su estilo en el otro lado del péndulo: recargado, ostentoso y muchas veces desubicado (usa tobilleras, como si fuera una adolescente). Olvidan estos funcionarios que su aspecto es el reflejo de su forma de vida, sus aspiraciones y la manera en que conciben a sus interlocutores. Una cosa es la vida privada, otra la función pública. La falta de respeto hacia la ciudadanía evidenciada por algunos funcionarios de la gestión K es obvia y grave, e implica por igual a los “improlijos” y “transgresores” como a los recargados y ostentosos.

13 abr. 2008

APUNTES DE NEUSTADT

Diario Ámbito Financiero

2 DE ABRIL DE 2008

Oligarquía: 'conjunto de algunos poderosos que se aúnan para que todos los negocios dependan de su arbitrio'. (Diccionario de la Real Academia Española)CARTA CERRADA A la señora del rencor indefinido, Emocionante. Llegar en helicóptero y abajo, 'SU PUEBLO' esperándola. ¿Alguna vez lo soñó?. Una MONARCA, es la que puede poner retenciones sin Parlamento. Le ganó a Perón y Evita juntos. Que placer ver el desfile de micros. Cerca suyo, Luisito D´Elia, impecable. En la ruta, convicciones, en la plaza, EXTRAS pagos.

LE CONFIESO: que tuve miedo cuando empezó el discurso: 'Vienen a defender al pueblo argentino'. ¿Quién lo ataca, me pregunté?Evoqué los incendios de Iglesias, del Jockey, del Diario La Prensa. El 5x1 resonó más que nunca. Perdóneme. Me asustó mucho. Su voz y su cara. ¡Qué contradictoria es usted!. Tras la alarma, pidió alegría. Acusó a los periodistas de racistas, ¿o entendí mal?. Invitó al rencor y pidió el reencuentro. El Néstor la aplaudía. ¡Qué lindo que la gente se quiera!. No se enoje: peligrosamente explosiva.

Le agradezco tanto: por usted aprendí lo que es el campo. Cuánto produce. Lastima: los irritó. La historia está pariendo: los muchachos del corte son jóvenes con computadoras. Más puros, porque vienen de la tierra. Por ahí sale nuestra nueva clase política. Ruralistas urbanos. Saben de tecnología, hablan con Chicago. No doblan el lomo como sus padres. Fabrico una nueva esperanza. Estos cortes y los cacerolazos se consiguen sin pagar.

¿Usted se dio cuenta?.Soy liberal. ¡Más que nunca!: viéndolos gobernar, me convencieron para siempre. Gracias. Nunca un liberal ganó una elección. Así que no nos eche la culpa. En estos 25 años presidieron el país: Alfonsín, Menem, De la Rúa, Puerta, Rodríguez Saá, Duhalde, su dignísimo esposo y usted. Radicales y peronistas. Argentina, demacrada.

9 millones de votos sobre 40 millones de argentinos. ¿De qué legitimidad habla? Su esposo, con sólo dos millones de votos, y perdiendo con el 'miserable' Menem, se hizo dueño de todo el poder. ¿Qué siente cuando ve a Hillary Clinton y a Obama recorriendo todos los Estados Unidos, con debates intensísimos, para suplicar el voto del pueblo? En un cuarto, usted le dijo: '¡Sí!' y su esposo la proclamó. ¡Carrera fácil! No abuse de los mansos. Si le gusta abrir tumbas, abra todas, no algunas.

No olvide que agredió a mujeres del campo que viven en casitas muy humildes. Son ellas las que le prestan la Residencia de Olivos para que duerma plácidamente. Ah, y helicóptero para ir a trabajar. 7400 dólares por día. Usted se pagó el viaje, 3700 dólares de rentas generales, o si prefiere civiles. ¿En la Universidad de La Plata no enseñan HUMILDAD?

Me muestra un país en el mundo que ponga retenciones, y yo le exhibo los que subsidian al campo en Europa. Que mal queda usted en televisión con D´Elia y Moyano atrás: prefiero las 'edecanas'. ¿En su corazón lleva 35 años de odio contra el campo? Avíseme para exiliarme. El suicidio va contra mi religión. Se pone la mano en el corazón, cuando canta el Himno Nacional. Me sorprendió. ¿Se copia de los 'horribles' norteamericanos?

¿Por qué ama tanto el conflicto? Me reí cuando dijo 'que la Argentina brillaba por su CALIDAD INSTITUCIONAL'. Un Gobierno 'regresista' aprovechando estos vientos de 'bonanza' hubiera hecho un país como el de 1900. ¿Le molestan los cortes de ruta del campo? A cientos de miles de argentinos les cortaron vida y paciencia sin poder ir a Uruguay por los puentes. ¿Usted dijo algo?. ¿Le agradaba que Moyano con sus camiones impidiera el acceso a los supermercados?. ¿O que D´Elia tomara Shell o una comisaría?. ¿Qué le parece lo que dijo?: 'yo tengo un odio visceral por la puta oligarquía. Odio el Norte de la ciudad, los blancos. ¿Le dio letra? Entonces, como dice Fernando Peña: 'cuídese, porque usted es blanca'.

¿Están formando un Partido Único para los próximos 40 años, y seguir eligiendo a dedo la sucesión presidencial? Señora, ¿los cientos de muertos por el terrorismo del 70 al 76 estaban bien asesinados? ¿Autores?: sus 'compañeritos' Jóvenes Idealistas. ¿Le parece bien que Martín Lousteau, se haya ido con su novia a Buzios, en medio del conflicto?. Sabe cómo lo silbaron en el avión. ¿Pecado de juventud?¿Presiente el agravio en que incurrió llamando 'yuyito' a la soja?: 20 años de estudios genéticos, para alcanzar 'esa hierba' que al exportarla le permite a usted y su señor hablar de superávit fiscal.

¿Hay plata todavía?. ¿O ya se la gastaron? Total, no rinden cuentas. Nadie muere hasta que es olvidado. La historia no los va a tratar bien porque inventaron una lucha fraticida: pobres contra pobres. - Los pequeños productores y sus familias son pobres: 452.000 - Los camioneros, aunque ganan bien, y el Hugo es estanciero, son pobres. - Los gendarmes que manda a combatir, son pobres. - Los muchachos de la Prefectura, son pobres. Comete usted un pecado mortal al obligarlos a enfrentarse.

Cuanta ternura pone en regalarle a su hija, Florencia, 17 años, un Mini Cooper de 40.000 dólares. A los 20, ¿le regalará una Ferrari?. ¿Plata de las retenciones, de Santa Cruz, o son muy ahorrativos? Ya sé que usted trabaja para los pobres: pero como diría Vito Corleone: 'primero la familia'.

Señora, ¿Cuánta pasión en demonizar a las Fuerzas Armadas, a la Iglesia, al campo, a la oposición, al pasado?. Quiere meter en la cabeza: 'que por este paro del campo nadie va a poder comer'. Usted empezó con las retenciones móviles.

ME DESCOLOCA: ¿Ser mujer en la Argentina es una enorme dificultad?. ¿Es usted una mujer golpeada?. ¿Inventa ahora una lucha de géneros?. ¿Perdón, cómo llegó a ser PresidenTA de la Nación?. ¿Favor marital, un sólo hombre bueno?. ¿Le conviene que siga el corte, no? Así la víctima es victimario.

No tengo campo señora, nunca lo tuve. Si yo fuera amigo de los dirigentes rurales, transformaría el paro en NINGUNA INVERSIÓN por un año. Aproveche para 'expropiarlos'. Maldito sea, me vino a la memoria 'Maquinita' López, gana 1 millón de dólares por día con los tragamonedas, hasta 1932. Ahí si que les gustó el largo plazo, ¿no?. ¿No se les ocurrió poner retenciones a las 'benditas maquinitas'?. Ahora le sacan las retenciones al trigo. Tarde: ya se vendieron 15 millones de toneladas, con ese 'modelo confiscatorio'. Queda un millón por vender. Gracias por su caridad. Tranquilíceme: ¿Dentro de 10 años la Argentina será Chile, Suecia, Australia, o Venezuela o Cuba?

¿Dónde están los 800.000 dólares de la valija venezolana? ¿Eran para usted, o tengo que esperar a la jueza norteamericana?¿No la canso? ¿Me podría decir si es verdad que en estas confiscaciones, perdón retenciones, las provincias aportarán 10.200 millones de dólares, sí, DÓLARES y que ni un verde de esa recaudación se distribuirá automáticamente a ninguno de esos gobiernos? Señora, somos un país FEDERAL, entregue la 'caja'. Su compañero de banca, y queridísimo amigo, el millonario aceitero, Roberto Urquía… está en contra. Le pidió que termine con las retenciones. ¿Ya lo tiene en la lista de enemigos?¿Sabe que sólo un Congreso puede crear impuestos? Usted que combate tanto a los evasores, ¿está inscripta en la AFIP como MONOTRIBUTISTA? No me lo niegue; tengo la copia. Señora:

¿Y los 1000 millones de Santa Cruz que iban a devolver el martes 25 de marzo?. Ahora están en litigio en los Estados Unidos, donde pidieron el embargo porque un juez congeló las cuentas argentinas. ¿Se vienen salvando de una corrupción larga, no? ¡Qué vergüenza PresidenTA!: En Roma, Berlusconi acaba de anunciar que en la Argentina fabricaron 150.000 sobres de más para las elecciones del domingo. Hasta a los italianos les queremos meter la mula.

Señora 'Pristina' Fernández de Kirchner, quédese con las retenciones, devuélvanos la República. En la República…no hay retenciones. Bernardo Neustadt Post data: El Grupo Quebracho intentó agredir a Mario Vargas Llosa en Rosario. José María Aznar, que también estaba en la Fundación Libertad, me preguntó irónicamente: '¿Así viven aquí?'

El gran escritor peruano nos contó: 'tenía que dar una conferencia en Nueva Zelanda y cuando me dirigía al salón, vi una multitud que hacía cola. Casi me emocioné. Entré y había mitad de sala. Pregunté por la gente que estaba afuera:- Están comprando la edición del Presupuesto Nacional que se votó ayer en el Parlamento. - VLL: Y para qué? - Para ver si lo cumplen'.

4 abr. 2008

THE WALL STREET JOURNAL
April 3, 2008 4:33 a.m.

La rebelión tributaria en Argentina

Por Mary Anastasia O'Grady

La semana pasada se registraron episodios de violencia en Buenos Aires donde manifestantes que protestaban por la escasez de alimentos y la inflación fueron atacados por partidarios de la presidenta Cristina Kirchner armados con palos. Los atacantes eran liderados por un enemigo declarado del sector privado que trabajó con el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner.

"Lo único que me mueve", dijo Luis D'elía, después de que su ataque a un manifestante fue grabado por las cámaras y sus acciones fueron justificadas por el jefe de gabinete de Kirchner, "es odio contra la puta oligarquía". Luego anunció que él y sus hombres patrullarán las calles para defender su visión de que los productores del país son inmorales. La policía nacional, que responde a la presidenta, no hizo nada para detener la violencia.

Desde 2003, Argentina ha estado creciendo rápidamente, más de 8% al año. Pero esto ha sido principalmente el resultado de la combinación de un repunte natural después de su colapso y el auge global de los commodities. Mientras tanto, hirviendo justo por debajo de la superficie se mantiene la contradicción fundamental que provocó la crisis de 2001. Aunque un peso fuerte hizo que los argentinos prosperaran en los 90, este era incompatible con la economía rígida y cerrada del país. La situación es la misma hoy: O se abre la economía, se hacen flexibles los mercados laborales y mejora el clima financiero o el gobierno se aferra a una política de un peso débil como una forma de compensar por un modelo económico poco competitivo y permite que la inflación regrese.

Al escoger la segunda opción, los Kirchner han ganado el apoyo del segmento de la economía leal a los principios de Juan Perón, el fascista argentino del siglo pasado. Estos incluyen a los sindicalistas militantes, burócratas del gobierno, la máquina política peronista y gente como D'elía, cuyos matones actúan como la policía informal de Kirchner.
Pero al generar inflación y provocar escasez, la economía de Kirchner está alimentando un descontento general.

Los problemas recientes no comenzaron en Buenos Aires, sino en las provincias, en donde la agricultura es la principal actividad económica. Los agricultores se rebelaron a principios de este mes, cuando el gobierno anunció un incremento en los impuestos a la exportación de productos agrícolas. Las denuncias de que las nuevas tasas de retención del gobierno, es decir impuestos a la exportación, son casi una expropiación no están alejadas de la realidad.

Tomemos por ejemplo el caso de la soya. El nuevo impuesto a las exportaciones será incrementado de 35% a 44%. Pero ya que los agricultores también tienen que pagar un impuesto de 35% sobre sus ganancias, la tasa impositiva efectiva es significativamente mayor. "El agricultor termina pagando esencialmente un impuesto de 63% sobre sus ingresos brutos", dice Pablo Guidotti, decano de la escuela de gobierno de la Universidad DiTella. Si el precio de la soya sube, agrega Guidotti, la "tasa de retención" se incrementa hasta que el gobierno pueda tomar hasta 95% de cualquier incremento marginal en los ingresos brutos de los agricultores.

En respuesta a los aumentos de impuestos, los agricultores bloquearon las carreteras en cerca de 300 lugares en todo el país, prometiendo que no permitirían que los bienes llegaran a los mercados. Los efectos de esta decisión se han sentido en la capital, en donde manifestantes se han tomado las calles para apoyar a los agricultores y en contra de lo que dicen que es la arrogancia del gobierno. La huelga ya entra a su tercera semana.

Kirchner dice que el aumento de impuestos es un mecanismo de redistribución, sugiriendo que los cultivadores y rancheros tienen que ser forzados a compartir más de su buena fortuna con otros. Pero la principal motivación detrás de este aumento impositivo es la inflación.

Según parece, el gobierno hará cualquier cosa para reducir la inflación excepto aquello que resolvería el problema: permitir que el peso se fortalezca. Ha impuesto controles de precios a los negocios, congelado y luego subsidiado los precios de la energía y prohibido las exportaciones de carne. El año pasado, despidió a la directora de la agencia estatal de estadísticas de inflación porque se rehusó a manipular las cifras. Incluso así, los precios subieron aproximadamente 20% en 2007 y las expectativas para este año se mantienen altas. Eso podría explicar la nueva ronda de impuestos confiscatorios. Al desalentar a los agricultores a enviar alimentos al extranjero, el gobierno cree que puede aumentar el suministro interno y ponerle freno a los precios.

Además de enfurecer a los agricultores y reducir el incentivo a producir, esto no hace nada para enfrentarse a las causas de la inflación, las cuales son la expansión monetaria y el fracaso de la economía de atraer inversión y expandir la capacidad de producción. Un peso fuerte y un compromiso del gobierno para respetar la propiedad privada es lo que se necesita para confrontar el alza en los precios.

En cambio, como buenos secuaces sin cerebro, desesperados por abrir hoyos a un dique que gotea, el equipo económico de Kirchner está moviéndose rápidamente, tratando de compensar por los múltiples errores de política de Kirchner sin liberar a la economía. La crisis de inflación es tan sólo el fiasco más reciente. Los subsidios para compensar a los nuevos impuestos a las exportaciones no deben tardar en aparecer.

Pero no importa. El poder de Kirchner no yace en un modelo económico racional. La idea de los Kirchner de dirigir una economía es imponer impuestos, prohibir, regular y subsidiar, si no es micro gestionar cada aspecto de la vida argentina para que ninguna decisión sea tomada sin consultarlo primero con ellos. Ellos son, en el fondo, autoritarios recalcitrantes al estilo de los que se vio en los años 70.

Si le queda alguna duda, considere el hecho de que Néstor Kirchner invirtió los últimos cinco años desmantelando el sistema institucional de pesos y contrapesos para que cuando llegara este momento, todo el poder estuviera en el palacio presidencial. Él y su esposa ahora controlan al sistema judicial, la legislatura, el banco central, la policía nacional y los gastos discrecionales en las provincias. El único camino que queda para expresar descontento es la desobediencia civil.
Como vimos la semana pasada, ese camino puede estar cerrándose ahora que los Kirchner tienen su propio ejército en las calles de Buenos Aires, liderado por D'elía. La ira y la envidia detrás de la furia de esta multitud es lo que el kirchnerismo ha sembrado desde 2002. Aquellos que se atrevan a discrepar probablemente serán tratados con más salvajismo.