30 mar. 2009

SAPO CANCIONERO

Pidiendo perdón al simpatiquísimo batracio anuro que nos acompaña todos los veranos en las sierras cordobesas y nos libera de cientos de mosquitos y otros insectos incompatibles con la vida humana, queremos establecer algunas coincidencias.

El que inspiró el gato cordobés, “Pateando Sapos”, Osvaldo Fourcade, contaba la anécdota cordobesa mientras caminaba hacia el “barrio inglés” (hoy parte del barrio Alta Córdoba). Luego, Jorge Chagra y Nicolás Toledo crearon y le pusieron música al precioso poema, repetido hasta el paroxismo por los mayores representantes de nuestra música folcklórica: Sapo cancionero.

Sapos hay de varias especies: el manso, leal y útil, que convive con nosotros, algunos venenosos, los escuerzos, y otros intratables, como el enorme sapo buey o "cururú", que pesa más de un kilo y medio y al que, según los científicos, sólo le hacen competencia la rana toro y la rana Goliat que vive en Camerún y llega a pesar 5 kilos.

Mercedes Sosa sigue en el candelero, como un falso sapo cancionero. Su aspecto es el de un sapo venenoso. Ícono de la izquierda recalcitrante. Tiene facha de batracio, pero es un escuerzo. Pretende ser el sapo cancionero nacional, el tenor de los charcos, aunque en realidad es el más grotesco de los troveros. Lo de grotesco le cabe con mayúsculas. La trova ya está harta de tanta hipocresía de la defensora de los pobres, que cobra fortunas por abrir la boca y no las redistribuye, fortunas que -por supuesto- pagamos todos los argentinos.

Lo que hace más grotesco a este "sapo" que canta es que se despache con tanta desfachatez contra la "oligarquía" (la gente del campo) que pretende "ahogar" a la reina Cristina, porque la señora presidente quiere -sin ningún derecho- despojarlos de sus genuinas ganancias. El sapo sale a defender a la abeja reina. Lo que no canta este sapo hipócrita y mentiroso es la fortuna que ha acumulado a costa de los pobres.

Ya en el año 2000 Mercedes Sosa estuvo ausente del festival folklórico de Cosquín, porque su organizador de entonces, Julio Marbiz, se negó a pagar el cachet exigido: 45.000 dólares por subir al escenario de la plaza Próspero Molina durante unos treinta minutos.

El año pasado, para el recital en la Expo Zaragoza 2008, la defensora de pobres, Mercedes Sosa, le cobró al estado argentino, 61.211 euros, sólo en concepto del 70% de anticipo, por su actuación, que no llegaba a 2 horas sobre el escenario. Pero, entre los cuatro integrantes de la delegación, integrada por León Gieco, Adriana Varela y Teresa Parodi, la factura que tuvimos que abonar los compatriotas de estos defensores de los derechos humanos propios, rondó el millón de pesos (830 mil, según las informaciones más optimistas).

Los medios argentinos reprodujeron las explicaciones de los funcionarios kristinistas:

"Pero los representantes de algunos de estos músicos dicen que no fue así su viaje a Zaragoza y que aunque sólo figuren "honorarios" las sumas facturadas son por todo concepto. Incluyen gastos (pasajes de avión, trenes de Madrid a Zaragoza, hotelería, fletes, comidas y alquileres de equipos) que, por tratarse de un país europeo, son mucho más altos que el cachet. Gustavo Fernández Russo, director general de la Secretaría de Medios del gobierno de Cristina Kirchner, está satisfecho con la inversión económica y la participación argentina en esta megaexposición, cuyo tema central fue "Agua y el desarrollo sostenible". (!!)

El funcionario también insistió en que todos los gastos están incluidos en esa factura. Contó que sólo para trasladar al staff de Mercedes Sosa en pasajes aéreos se gastaron 17.600 euros. Y que su cachet sería de unos 180.000 pesos. De ahí se deduce que los otros 182.000, para llegar a su total de facturación (algo más de 362.000), fueron destinados a gastos. El funcionario explica que si la cifra es mayor que lo que se puede pagar habitualmente eso se debe a que no es lo mismo que cante en la Casa Rosada ("para lo cual no necesita más que un viaje de taxi", dice) a que actúe en Zaragoza. "Demanda varios días y todo lo que implica para una persona de su edad", argumentó el funcionario nacional.

Pidiendo nuevamente perdón a los sapos y emulando a Osvaldo Fourcade, nos vamos pateando sapos para el barrio inglés...

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz

27 mar. 2009

SALARIOS DE POBREZA

Por el año 1945, Argentina era un país rico, los salarios
comparados internacionalmente eran elevados y llegaban miles de
inmigrantes. En los más de sesenta años posteriores, Argentina se
empobreció, cayeron los salarios en la comparación mundial a la cuarta
parte medidos en dólares y a menos de la mitad medidos a valores de
paridad de poder adquisitivo. Indigencia y pobreza de más de la mitad de
la población es el resultado.

La corporación sindical, fuerza política de choque, ha visto y
ve como cae el ingreso real de los asalariados y por razones políticas
solo reclama ajustes salariales compensatorios de la inflación, lo que es
mantenerlos en el mismo nivel de pobreza. No es extraño el grado de
descrédito en que ha caído entre sus obligados aportantes. Los salarios
deben subir mucho más que la inflación para disminuir la pobreza.

Los sindicatos son un componente de la sociedad y no deben
enfrentar a la empresa privada nacional, que es la herramienta que
permitirá elevar el salario real. Es lo que necesitan los argentinos y el
enfrentamiento es infértil.

La corporación sindical debe apoyar todas las iniciativas que
fortalezcan la empresa privada nacional, su capitalización, la inversión
productiva, la absorción de desocupados y crecer en exportaciones. Es
el único camino para sacar al pueblo de la pobreza y en esto todos
deben jugarse.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar
LA PRESIDENTA Y SUS TORPEZAS

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1112342

Buzzi: "No recuerdo dónde estaba Cristina cuando pedíamos la vuelta de la democracia"

En Armstrong, el titular de la FAA salió al cruce de las declaraciones de la Presidenta, que hoy manifestó que los ruralistas "nunca pararon cuando estaba la dictadura"; además le recomendó que se asesore mejor


El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, salió al cruce de las declaraciones de la presidenta Cristina Kirchner, que hoy manifestó que los ruralistas "nunca pararon cuando estaba la dictadura", y disparó: "No me acuerdo dónde estaba Cristina Fernández cuando en el 81 y 82 bregábamos por la vuelta de la democracia".

"La Presidenta debería asesorarse mejor. Mete a todos en la misma bolsa. La Federación Agraria tuvo exiliados, gente que la pasó muy mal y nos manifestamos en esa época. No me acuerdo dónde estaba Cristina Fernández cuando en el 81 y 82 bregábamos por la vuelta de la democracia", dijo Buzzi antes de comenzar el acto en Armstrong, Santa Fe.

Hoy, la jefa del Estado había repudiado la medida de fuerza que lleva adelante el campo y manifestó que "nunca pararon cuando se descontaban salarios, cuando estaba la dictadura o cuando se instauró el corralito".

En referencia a la protesta, Buzzi contó que "la adhesión al paro es muy importante" y advirtió que "Armstrong, la capital de la protesta, se puede reproducir". Además ratificó que mañana termina la protesta, "pero sigue el reclamo.

"El Gobierno -sostuvo Buzzi- quiere ver al campo de rodillas. La miopía no les permite ver que no es un problema de 80.000 productores, es un tema mucho más profundo. Con el motor que pone en marcha a más de 10 millones de argentinos. No quieren ver a ese interior."

En la sexta jornada de paro agropecuario, productores de todo el país se concentran en la ciudad de Armstrong, en el sur de Santa Fe, para rechazar la política agropecuaria del Gobierno.
Con un acto en el cruce de las rutas 9 y 15, en una de las zonas más afectadas por la caída de la venta de material agrícola, los ruralistas declararán a esa ciudad como la "capital nacional del reclamo", en homenaje a la fortaleza de la presencia chacarera en las rutas.

Organizado por obreros metalúrgicos, productores autoconvocados y la Federación Agraria, los ruralistas empiezan a ponerle fin a esta instancia del reclamo en un acto conjunto en el que se expondrán además de la situación del agro, de sus industrias derivadas y de los proveedores de insumos.

El acto se desarrolla mientras los ruralistas cumplen la sexta jornada de paro agropecuario, que se extenderá hasta mañana a la medianoche.

La huelga fue convocada el viernes pasado por la Comisión de Enlace en rechazo a la negativa del Gobierno a bajar las retenciones a las exportaciones agrícolas. Desde allí los productores no comercializan ni granos ni hacienda con destino a faena.
LA INTERMINABLE MENTIRA OFICIAL - LA NACIÓN, 27/03/09

Pese a los dichos de Cristina, niegan que una ambulancia haya quedado varada en un corte.

Familiares de la joven Giselle Bunchich, quien falleció en el Chaco cuando era trasladada al hospital, desmintieron rotundamente que el vehículo haya sido demorado por piquetes; ayer la Presidenta lo denunció en un discurso



Familiares de la joven Giselle Bunchich, quien falleció en el Chaco cuando era trasladada en ambulancia, desmintieron hoy rotundamente que el vehículo haya sido detenido o demorado por piquetes en las rutas que hacían grupos de productores agropecuarios, como denunció ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Hubo tres ambulancias y pasaron todas sin problemas; quiero hacer la aclaración porque no quiero que se digan más mentiras", dijo la tía de la víctima, quien reafirmó las declaraciones en el mismo sentido hechas por la madre de la chica muerta, según publicó hoy DyN.

La mujer se mostró indignada porque la muerte de su sobrina haya sido vinculada con el paro agropecuario, y aseguró que falleció "por los traumatismos que sufrió durante un accidente automovilístico".

"Quiero desmentir totalmente, porque las ambulancias pasaron bien, no fue ninguna demora en ningún corte. La nena murió a causa por el traumatismo, no porque la demoraron en el corte", afirmó en diálogo con radio Continental.

Falsas denuncias. Ayer, la presidenta Kirchner tras calificar de "salvaje" el paro del campo, denunció "la muerte de una persona que no pudo pasar con una ambulancia como consecuencia de los cortes de rutas en la provincia del Chaco".

Por su parte, el titular de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, calificó "de barbaridad" las declaraciones de la jefa de Estado, ya que "la mamá de la joven desmintió que su hija haya muerto por los cortes".

Bunchich, de 19 años, murió la semana pasada luego de haber sufrido un accidente y había trascendido que el vehículo asistencial en que la trasladaban al hospital tuvo un retraso en un corte de ruralistas sobre la ruta provincial 6, en el Chaco.

26 mar. 2009

A PROPÓSITO DE "LA COLIMBA"

Algunos personajes mediáticos resucitaron recientemente el tema del Servicio Militar como modo de rescatar a los jóvenes que, en proporciones alarmantes, se ven atrapados hoy por la droga, la vagancia o la delincuencia.

El Servicio Militar Obligatorio fue instituido en 1901 mediante la Ley 3.948, por el entonces Ministro de Guerra, coronel Pablo Ricchieri, durante la segunda presidencia de Julio Argentino Roca, y fue suspendido el 31 de agosto de 1994, durante la presidencia de Carlos Saúl Menem. No se abolió la conscripción, sino que fue suspendida. La Ley de servicio militar obligatorio sigue vigente y puede ser puesta en práctica en tiempos de guerra, crisis o emergencia nacional.

Durante los 93 años de vigencia, el Servicio Militar Obligatorio tuvo enormidad de aciertos y enormidad de errores.

Consideramos que en el año 1994 se debieron corregir los errores, pero nunca suspender el servicio militar. El motivo que llevó a esta determinación fue la muerte por maltrato, en Zapala, provincia de Neuquén, de un conscripto de origen humilde apellidado Carrasco. El máximo responsable del hecho fue sin dudas Martín Balza, que ostenta el inmerecido grado máximo militar de teniente general, también inmerecido ex jefe del estado mayor del ejército, y que hoy nos representa en la embajada argentina en Bogotá. Como lo hizo con sus camaradas de armas en la guerra sucia, en el caso Carrasco miró para otro lado y evadió sus responsabilidades con camaleónicas actitudes que terminaron posicionándolo en el cargo de embajador que actualmente ostenta. Balza zafó. La culpa, en cambio, la cargó un tenientucho, que pasó algún tiempo en prisión.

Entre los beneficios aportados por la conscripción pueden mencionarse los siguientes:

- Significaba un censo sanitario de toda la población masculina, ya que aunque hubo algún proyecto, nunca se concretó la conscripción femenina.

- Sustraía a los jóvenes en general de la vagancia y se les enseñaba a respetar valores, disciplina, y a defender a la Patria. No son pocos los que aprendieron, además, algún oficio.

- Al momento de su implementación a comienzos del siglo XX, Ricchieri organizó escuelas primarias en los cuarteles, con el fin de luchar contra el analfabetismo.

- En el caso de los más humildes, descubrieron en la llamada "colimba" lo que era andar abrigado y calzado, las normas de higiene, y hasta lo que era una frazada, una ducha o un inodoro. Y normalmente eran también los más humildes los que salían orgullosos de haber vestido el uniforme.

- Muchos aprendieron a reconocer los símbolos patrios y las estrofas del Himno Nacional. Pobres y ricos se reconocieron amparados por una misma bandera.

Podrían enumerarse muchas virtudes más, pero pasemos a rever sus desaciertos.

Con el tiempo, y como toda institución humana sin demasiado control, paralelamente a sus virtudes comenzaron a aparecer sus vicios:

- El tiempo de conscripción era demasiado largo.

- Los soldados ya instruidos en los dos o tres primeros meses pasaron a ser empleados subalternos de sus jefes de turno.

- Sobre la disciplina se impuso el autoritarismo, muchas veces arbitrario, de superiores sobre los conscriptos. Los “bailes” se transformaron en una costumbre, muchas veces con consecuencias nefastas para la salud de los conscriptos.

- Se los usaba de cadetes, mozos, cocineros o choferes de las hijas de algún oficial.

- Muchos de los de mayor nivel intelectual, luego de un año de servicio abandonaban sus carreras universitarias.

Aquí también puede sumarse un largo etcétera.

Podría decirse, sin embargo, que durante los primeros años de su implementación el servicio militar obligatorio cumplió los objetivos que se había trazado Ricchieri de modernizar el ejército y hacerlo más eficiente y operativo, a la vez que contar con un ejército de reserva que contribuyera a la defensa de la Nación. Numerosos jóvenes aprendieron a leer y escribir, normas de convivencia, oficios, y sus deberes y derechos como ciudadanos.

Denostar a los militares por sus errores del pasado es mirar con mirada tuerta y desconocer su inmensa contribución al desarrollo del país y a la formación de muchas generaciones de argentinos, que se incorporaron a la sociedad como ciudadanos capaces de servir a la Patria.

El Servicio Militar Obligatorio podría ayudar a gran parte de la juventud, si cumpliera los objetivos planteados por el proyecto del Teniente General Ricchieri: formar un eficiente y profesional ejército de reserva y elevar a generaciones de argentinos a la categoría de ciudadanos, respetando su diversidad y su dignidad como personas.

Está en nuestros gobernantes tener la inteligencia de buscar caminos para una juventud cuyo presente se halla, en muchos casos, equivocado, y cuyo futuro aparece como un enorme signo de interrogación.

Raquel Eugenia Consigli
Horacio Martínez Paz

25 mar. 2009

RAREZAS DE LA JUSTICIA ARGENTINA

LA NACIÓN - 25/03/09

La Corte Suprema obliga al Gobierno a asistir a los aborígenes de Chaco

El Máximo Tribunal intimó a la administración de Cristina Kirchner y a la de Jorge Capitanich a que en 30 días elaboren un acuerdo para proveer de alimentación e infraestructura a los sectores más postergados de la provincia

La Corte Suprema de la Nación ordenó a los gobiernos nacional y de Chaco que elaboren en un plazo de 30 días un "acuerdo de desarrollo" para proveer de alimentación e infraestructura a las comunidades aborígenes.

Así, la corte emplazó a las autoridades a cumplir con un fallo que las obliga a proveer de agua potable, alimentos, medios de transporte y comunicación a la población del norte chaqueño, en su mayoría comunidades tobas.

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, funcionarios de su provincia, autoridades nacionales, representantes del instituto aborigen chaqueño y el ombudsman nacional, Eduardo Mondino, participaron hoy de una audiencia reservada con el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y los ministros Elena Highton de Nolasco y Raúl Zaffaroni.

Durante el encuentro, las autoridades presentaron informes sobre las acciones que realizaron para asistir a las comunidades indígenas en el marco de la medida cautelar dispuesta por la Corte tras una presentación de Mondino de 2007.

El acuerdo dispuesto hoy deberá establecer plazos de cumplimiento y auditorías y monitoreos, de los que participarán el Ombudsman nacional y el Instituto del Aborigen Chaqueño.
Cifras espeluznantes. Mondino dijo hoy, tras el encuentro, que en Chaco "hay cifras espeluznantes, entre junio y diciembre del año pasado murieron nueve bebés por deshidratación u otras causas perfectamente evitables".

"Hay un programa alimentario pero la comida a veces no alcanza, beben de los charcos, hay abortos espontáneos, infectados de Chagas y todo eso ante un cuadro de desprotección porque los agentes sanitarios generalmente no pueden llegar a los lugares de mayor conflicto", explicó.
Las partes ya habían elevado el viernes un informe por escrito a la Corte sobre las acciones encaradas en las áreas críticas, en distintas localidades afectadas por la pobreza, falta de infraestructura y otros recursos sociales.

Capitanich expuso hoy ante los jueces los avances logrados en Chaco para atender a las comunidades aborígenes en provisión de agua potable, alimentos, medicamentos y comunicaciones viales y de puestos sanitarios.

Sin embargo, entre los informes que se escucharon hoy en la Corte hubo advertencias de los observadores porque "no ha variado o lo ha hecho mínimamente" la situación de la salud.
En ese sentido, citaron la "persistente carencia de ambulancias y otros medios de movilidad" para los puestos sanitarios, fallas en el sistema de comunicación y un "lamentable estado edilicio" de varios de ellos.

Asimismo, destacaron "la falta de profesionales de la salud y paramédicos" y las quejas de pobladores de comunidades tobas que aseguraron que los alimentos que reciben desde la Nación cada dos meses "alcanza para 10 a 15 días".

Respecto de la provisión de agua, dijeron que "consiste en 2 ó 3 paquetes con 6 botellas de agua mineral de un litro y medio" y señalaron que junto la entrega de alimentos "es cada dos meses", por lo cual "cuando se quedan si agua la extraen de los charcos".
LA POLÍTICA DEL RENCOR - LA NACIÓN 25/03/09

Joaquín Morales Solá

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1111803&pid=6092555&toi=6262


Dos de los cuatro presidentes de las entidades agropecuarias están amenazados. Líderes rurales denunciaron que hubo "infiltrados" y "encapuchados" en los forcejeos en las rutas entre camioneros y productores. Según el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, algunos productores fueron agredidos a trompadas por camioneros. "La paciencia de nuestra gente es enorme, pero no infinita", advirtió. Un diputado del oficialismo acusó a un dirigente agrario de haberlo amenazado. Intendentes del corazón sojero del país, sobre todo de Santa Fe, vienen anticipando que la tensión social está al borde del estallido. Argumentaron que al conflicto del Gobierno con el campo se le sumó en los últimos tiempos su propia consecuencia: la actividad económica del país está moribunda, incluidos el comercio y la industria.

En ese contexto, los obispos de la Iglesia argentina manifestaron ayer su preocupación (por boca de su vocero oficial, Jorge Oesterheld) de la existencia de una "paz social alterada". Puede ser la primera manifestación pública sobre esa inquietud, pero antes algunos obispos habían protagonizado hechos concretos que expresaron, más cabalmente aun, el temor de los religiosos ante un clima de excesiva crispación pública.

En efecto, a mediados de febrero, un alto exponente de la dirigencia católica se reunió con un funcionario estrechamente vinculado al matrimonio presidencial. Le transmitió la intranquilidad de la conducción de la Iglesia por los síntomas incontrastables de turbación social y le ofreció una mediación para reconstruir un clima de diálogo entre los distintos exponentes de la vida política y social del país. El interlocutor oficial se manifestó impotente ante una certeza: "Kirchner cree que esas cosas son propias de Duhalde y de su época. Nunca aceptará la propuesta".

Desde entonces hasta ahora han sucedido muchas cosas. La última de ellas ha sido el anuncio de que se repartirá el 30 por ciento de las retenciones a la soja entre todas las gobernaciones y municipios del país. Los productores se convencieron entonces de que ni siquiera la necesidad obliga al Gobierno a ser inflexible. Creyeron comprobar, además, de que la administración sólo quiere fastidiar al campo y aplicarle la venganza por la vieja derrota en el Senado, en julio pasado.

El Gobierno trató de dividir la política de los ruralistas, pero provocó también la fragmentación de la propia política. "La provincia de Santa Cruz y La Matanza nunca vieron una hoja de soja", se ofuscaron funcionarios políticos del interior bonaerense y santafecino ante la perspectiva de que la provincia presidencial y el principal municipio kirchnerista del conurbano cobren también coparticipación por las retenciones a la soja.

Un acto de presión insoportable para los gobernadores fue la condición de que deben adherir explícitamente al fondo de coparticipación de las retenciones a la soja. ¿Qué gobernador podría rechazar en las actuales condiciones económicas la recepción de nuevos recursos? No tienen problemas los gobernadores de provincias que no cultivan soja. Pero los de las provincias sojeras tienen más de un problema: no pueden decir que no, pero deben resistir una fuerte presión de productores y de otros sectores sociales para resistir la política agropecuaria del gobierno federal.

La división política desciende hacia las propias sociedades de esos pueblos y provincias sojeras, que recelan de los manejos políticos de los Kirchner para afectar a los ruralistas. Los intendentes de las zonas rurales, aun los peronistas, se están poniendo a la cabeza de tales insurrecciones. ¿Qué es todo eso si no una potencial alteración de la paz social?

Cualquier interlocutor de Olivos suele confesar que dentro de la residencia de los presidentes sólo se perciben resentimiento y rencor cuando algún parroquiano plantea, tímidamente, el conflicto con el campo. La Iglesia, que suele tener una fina sensibilidad para captar esas pasiones, advirtió ayer sobre la existencia de "resentimientos que serán difíciles de superar". No nombró a Kirchner, pero lo aludió casi de manera inconfundible. Seguramente refirió también al clima de rencor hacia el Gobierno que exudan los productores que reclaman al costado de las rutas.
Otro foco de potencial conflicto es el de la creciente pobreza, un problema que ni siquiera ha sido asumido en su real dimensión por el Gobierno. La medición oficial del Indec señaló un descenso en el número de pobres, una novedad que sólo pueden imaginar los funcionarios que viven en un mundo que no es éste. Sólo hace falta salir a la calle para comprobar que los pobres son cada vez más. El Indec está convirtiendo a la Argentina en un país con datos más falsos que los más pobres y retrasados países de Africa.

El jefe de la Iglesia argentina, el cardenal Jorge Bergoglio, denunció hace poco en Roma, ante el propio Papa, el "escándalo de la pobreza y de la exclusión social" en el país. Por esa puerta, quizás, ingresarán los obispos para abordar el tema de la inseguridad, que se ha erigido, aún en medio de extendidos temores económicos, en el principal tema de preocupación social.
Varios obispos argentinos vienen denunciando desde hace mucho tiempo a una dirigencia política incapaz de resolver la catástrofe de la miseria que se abatió sobre vastos sectores sociales. La marginación social no es la única causa de la inseguridad, pero es una de ellas. En la intimidad de muchos políticos y religiosos se concluye que la pobreza es una desgracia funcional para la permanencia de una vieja dirigencia política, ya varias veces reciclada.

Inseguridad. Pobreza. Conflicto perpetuo con el campo. Aparición de innominados provocadores en escenario cargados de tensión. Hombres amenazados en medio de un litigio con el Gobierno. Discursos oficiales, sobre todo los de Néstor Kirchner, que destilan ráfagas de confrontación y de violencia. El diálogo concebido no como un arte de la política, sino como una inadmisible concesión del derrotado. El cuadro por sí solo es la definición misma de una paz social seriamente alterada.

24 mar. 2009

CARTA DE LECTORES - LA VOZ DEL INTERIOR, 24/03/09

Las otras voces, a 33 años del golpe

Hoy no escribo como una ciudadana más, sino como una de las tantas víctimas de ese terrorismo cruel y sanguinario que asoló a nuestra nación en los años ‘70. Decidí dejar de callar y contar mi silenciado caso. Mi padre, el coronel Oscar Bevione, fue muerto durante el gobierno constitucional peronista, el 5 de enero de 1975, bajo las armas del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo).

Nuestra familia desde entonces tuvo que salir a flote como pudo, sin ayuda alguna y poniendo todo para mirar adelante y desarrollarnos sin odios ni rencores, tal como papá nos educó. Ninguna dictadura tenía lugar en aquellos días; sin embargo, las organizaciones guerrilleras embestían contra la sociedad argentina: militares, policías, empresarios, sindicalistas, niños, ancianos, profesores, periodistas, intelectuales y políticos.

Mi caso no es el único. Las organizaciones terroristas perpetraron 21.655 atentados entre 1969 y 1979, según datos de la Causa 13 en el juicio a las Juntas Militares, dejando innumerables muertes, mutilaciones y familias totalmente destruidas. Sus aberrantes delitos no sólo no fueron juzgados todavía, sino que la Justicia mira para el costado cuando los victimarios son montoneros o erpianos.

Hoy se cumplen 33 años del 24 de marzo de 1976 y nos dicen que se trata del día de la "memoria por la verdad y la justicia". Quisiera destacar que a mí y a quienes somos víctimas del terrorismo subversivo, no nos asiste ninguna memoria, pues nuestros gobernantes no sólo no nos recuerdan, sino que se han encargado de que la sociedad en general nos olvide; no nos asiste verdad, pues somos aquella parte oculta de la historia que pocos se atreven a contar; y por último, no nos asiste justicia, pues los asesinos de mi padre y de más de un millar de argentinos están libres por las calles.

Mónica Beatriz Bevione

22 mar. 2009

CARTA DE LECTORES - LA NACIÓN, 22/03/09

Fábrica de pobres

Se­ñor Di­rec­tor:

"Muchos países civilizados del mundo ayudan a sus productores agropecuarios del interior, visto que su rentabilidad colabora, entre otras cosas, con la distribución demográfica. Aquí, hacemos lo contrario.

"El Gran Buenos Aires nació por personas que en el interior no tenían trabajo y vinieron a buscarlo. Lo mismo el Gran Rosario. Parece que si al interior le va bien, se debilita la «fábrica de pobres» de los grandes centros urbanos, que, por su dependencia del gobierno de turno, colabora con votos.

"Las retenciones a las exportaciones agrícolas son un «engendro» impositivo sólo aceptable en momentos de crisis extrema, como en 2002. Lo que equipara al chico con el grande son los impuestos a las ganancias. Quien gana más paga más. Escuchar que sin las retenciones no podríamos hacer obras públicas o pagar los gastos de educación y salud me preocupa demasiado, visto que en Brasil nunca hubo retenciones y, que se sepa, sus obras siguen y sus maestros cobran.

"Recuerdo que el Congreso de Brasil eliminó su impuesto al cheque, creado en momentos de crisis y por excepción, situación que Lula se «bancó» y trabajó en otras alternativas.

"No habría que preguntarles a esos gobiernos cómo hicieron. ¿Será que no sabemos o que no queremos, y preferimos crear gente dependiente?"

Mario Marincovich
mmarincovich@fibertel.com.ar
Perón 683, Capital

21 mar. 2009

CARTAS DE LECTORES - LA NACIÓN 21/03/09

Canal 7

Se­ñor Di­rec­tor:

"¿Por qué Canal 7, la televisión pública, no transmitió el acto de recordación del atentado contra la embajada de Israel en la Argentina? ¿Será porque estaba el vicepresidente Cobos? ¿La interna del Gobierno es más importante que el significado de ese acto?

"Les recuerdo que la comunidad judía tiene memoria al momento de votar."

Claudio E. Gershanik
DNI 10.866.756


Comicios en los EE.UU.

Se­ñor Di­rec­tor:

"En Estados Unidos, desde 1845, los comicios se realizan todos los primeros martes del mes de noviembre. Desde ese año y hasta ahora, jamás y por ninguna razón, por más grave que ésta haya sido: guerras, crisis financieras, etc., esta fecha ha sido cambiada.

"Después de enterarme de esto y aplicándolo a nuestros actuales gobernantes, creo que las palabras sobran. De todas maneras es un importante dato para tener en cuenta."

Susana Gras Goyena
sugrasgoyena@fibertel.com.ar

20 mar. 2009

VARGAS LLOSA SOBRE CFK

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1110589&pid=6060546&toi=6267

Vargas Llosa: "Cristina Kirchner es un desastre total"

En una entrevista publicada en el diario Corriere della Sera , el célebre escritor peruano criticó al gobierno de la Argentina y opinó de varios mandatarios mundiales, entre los cuáles mencionó a Zapatero, Chávez, Lula, Obama y Merkel

ROMA.- En una entrevista que publica hoy el diario italiano Corriere della Sera , el prestigioso escritor Mario Vargas Llosa opinó sobre algunas figuras de la política en el mundo , incluída la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a quién calificó de "un desastre total".
"Cristina Fernández es un desastre total. Argentina está conociendo la peor forma de peronismo: populismo y anarquía. Temo que sea un país incurable", comentó el literato que aclaró que la Presidenta "no lleva al país por el buen camino".

"La fuerza oscura, que hace medio siglo llegó a arrastrar a la ruina a una tierra entre las más ricas del mundo, está aún en movimiento en la Argentina", espetó el célebre escritor peruano.
En la entrevista Vargas Llosa aborda además el ascenso de los movimientos políticos de izquierda en América latina y distingue entre el del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el de otras figuras como el mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

"Distingo. Hay un populismo total, anacrónico, antidemocrático que es el de Chávez, que lleva a Venezuela hacia el modelo cubano: miseria, corrupción, dictadura. Aunque los cinco millones de votos contra él en el último plebiscito me hacen tener esperanzas", explica el escritor.

"Pero en América Latina hay también una izquierda democrática que ayer no había. Lula, por ejemplo, ha aceptado la economía de mercado. Chile tiene una izquierda de gobierno moderna y liberal. Uruguay es una gran sorpresa, los ´tupamaros´, que en un tiempo eran extremistas, han sabido renovarse", agrega.

Líderes del mundo. Vargas Llosa también se refirió a los líderes europeos como Zapatero, Berlusconi y Merkel, hasta inclusive a Obama, en la extensa entrevista al diario italiano.
"Zapatero pasa por graves dificultades. Ha caminado despreocupado hacia el ciclón sin ver las nubes que se cernían sobre su cabeza. La crisis en España está en un estadio muy avanzado y las próximas elecciones europeas -las más importantes de la historia no sólo en Madrid, porque llegan en un momento crucial- podrían firmar el adelantamiento de los populares", dice Vargas Llosa.

"La única cosa positiva para Zapatero es que, por primera vez, los partidos constitucionalistas superan a los nacionalistas y son mayoría en el País Vasco", añade.

El escritor no se limita a abordar sólo el papel del actual líder del Partido Socialista español (PSOE), también habla del jefe del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, quien no sale mal parado en la comparación con el ex presidente del Gobierno José María Aznar.

"Rajoy es mejor como hombre de gobierno que como hombre de campaña electoral, y pronto podría tener la ocasión de demostrarlo", comenta el peruano.

Después, el autor de "La ciudad y los perros" y "La casa verde" consideró que el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi, es un caudillo democrático dotado de un instinto político extraordinario.

"Berlusconi es un caudillo. Una figura desaparecida desde hace tiempo y que no se esperaba tener de vuelta en la historia (...). Un caudillo democrático sin el autoritarismo de Mussolini", estimó el escritor.

Y agregó: "Se caracteriza por su elocuencia y su sentido del humor. Es un histrión al que le gusta hacerse el gracioso. Pero hay que reconocer su extraordinario instinto político".
Vargas Llosa, candidato de centro-derecha a las elecciones presidenciales peruanas en 1990, lamenta que en el extranjero se "subestime" a Berlusconi, pues le "parece imposible que un personaje tildado de superficial, poco culto y de dudosa ética, haya dirigido un país tan complejo como Italia".

Por último, el escritor peruano cree que la canciller alemana Angela Merkel es "el líder europeo más sensato"; que el presidente francés, Nicolás Sarkozy es un "personaje carismático", y que el flamante presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, es "todo un intelectual".

Agencias ANSA y EFE
Colaboración

DE LOCURAS, SIMULACIONES Y AUDACIAS

Hace un tiempo este cronista leyó, en algún rincón de su biblioteca, o en una cita de alguien más inteligente que también había sido conquistado por su interés, una de esas frases que encierran todo un mundo de sabiduría, capacidad de síntesis y un admirable potencial descriptivo. Seguramente, esa idea fue generada por una de esas mentes brillantes que cada tanto iluminan el arduo camino de la sufrida humanidad, en su recorrido hacia mejores realidades
Lo de la inteligencia de ese alguien que pudo mencionar esa cita, es porque tuvo la perspicacia de poner a buen recaudo esa muestra de buen razonamiento y aguda observación de la realidad, acción que el suscripto pasó por alto.

La idea general que expresaba la mencionada cita podría aproximarse a lo siguiente, salvo algún pequeño cambio de palabras, pero con una definida claridad que procuramos reproducir:
“Las ideas geniales, habitualmente fueron enunciadas por hombres considerados por sus contemporáneos, como irremediablemente LOCOS. Esas ideas enunciadas por estos hombres fueron luego, a menudo, clasificadas y maquilladas para ser presentables en sociedad y eventualmente aprovechadas en su beneficio, por los SIMULADORES. Por último, y luego de un histórico proceso de maduración de los conceptos y enunciados, esas ideas fueron llevadas a la práctica por los AUDACES.

Palabras más, palabras menos, ése era el concepto que consideramos oportuno traer a colación. Por supuesto, como toda actividad humana, nada es previsible y en general nunca se cumplen a rajatabla y en forma absoluta los más prolijos enunciados.

En algunas oportunidades, a lo largo de la historia, seguramente se ha alterado el orden de sucesión de los tres procesos. Es posible, seguramente, rescatar el hecho histórico en el cual un Audaz omitió los detalles intermedios y directamente cumplió su función en el proceso. O bien es admisible que un Simulador haya malogrado una genial idea, y allí se frustró quizá algún buen logro de la humanidad. También hay casos en la historia que geniales locuras no tuvieron ni la mínima atención de nadie y quedaron en el olvido.

Todo lo antedicho pretende cubrir el enorme escenario ecuménico en que se desenvuelve la totalidad de los hombres de este planeta.

Pero he aquí que cuando emprendemos la tarea de profundizar en cuestiones de realidades comparadas, empezamos a encontrar anomalías planetarias.

Nuestro querido País siempre tuvo ese extraño hado que lo impulsa a estar siempre en el momento inoportuno, pero al menos, afortunadamente, en el lugar más adecuado. (este último detalle, en realidad, no hace más que profundizar las incógnitas, pero será tema de otro momento). Pero, lamentablemente, encontramos que aquí la historia funciona al revez. Toda la historia, no solamente las enunciaciones teóricas que dan origen a esta nota. Ya estamos acostumbrados a contemplar que el bronce que evoca a ciertos “personajes históricos” es más bruñido y más expuesto que el de otros que SI FUERON PADRES DE LA PATRIA y vivieron para ella y por ella. Hasta aquí, solo una leve disquisición histórica.

El problema se presenta cuando queremos analizar la lógica de los hechos que se están desarrollando en el momento actual. Pareciera que es una tarea imposible encontrar una secuencia lógica que permita encontrar explicaciones.

Quien haya sido el enunciador de las ideas detalladas al principio de la nota, no tuvo en cuenta los aconteceres de estos tiempos de la Argentina. Por ello, si es que aún vive, tendrá que reformular todo su teorema conceptual.

No hace falta mucha perspicacia para darse cuenta que los términos del imaginativo concepto, son asumidos en las funciones del actual gobierno, al mismo tiempo y por la misma persona. Aún más grave es que por algún misterio esotérico, quizá, cuando la disposición de los términos del enunciado son exactamente colocados en orden inverso, como parece ser el actual estado de situación, el resultado es catastrófico. No es solo un ejercicio intelectual, es el resultado de la objetiva percepción de la realidad argentina.

Parece ser que hay todavía un agravante más: las características de los tres ejemplos fenomenológicos expuestos, también parecen perder cualquier cualidad positiva y derivan hacia su significado real y más pedestre.

En este momento, en nuestro País, todos los términos de esa ecuación se dan al mismo tiempo y del mismo lado del signo “igual” (hablando en términos matemáticos). Del otro lado de la ecuación colóquense todas las calamidades, dislates, demencias y absurdos que cualquier sufrido habitante padece en la actualidad.

Habitualmente haríamos un detalle de las tropelías de la semana; pero indudablemente el primero de los términos del enunciado está ejerciendo mayores influencias que los otros dos, en tal caso este artículo sería demasiado extenso. Basten dos perlitas: llamar a los embajadores para que se dediquen a vender, pero aquí se impide exportar. El caos que generarán los seis meses de acefalía entre las elecciones y el 10 de Diciembre es para alquilar balcones. (obsérvese que no hacemos bromas con la acefalía de seis años del Congreso hasta la fecha, en que parece empezar a moverse el piso).

En un tiempo se consideraba que había en el mundo tres tipos de países: a)Todas las repúblicas del mundo con sus mayores o menores recursos, y que hacían lo posible para avanzar; b) Japón, que no tiene recursos pero que con su esfuerzo iba al frente; y c) La Argentina, que tiene toda la riqueza en su enorme geografía pero que hace lo imposible para retroceder aceleradamente.

¿ Acaso será que el mundo está lleno de locos, simuladores y aventureros y nosotros somos los normales?

Alfredo Orlandoni
LA NACIÓN 20/03/09

Editorial I

El campo y las falacias oficiales

La decisión de coparticipar con las provincias las retenciones a la soja es insuficiente; debe alentarse la producción

La medida de distribuir entre provincias y municipios parte de los recursos provenientes de las retenciones a las exportaciones de soja, anunciada ayer por la presidenta Cristina Kirchner, no servirá para el que debería ser el gran objetivo del país: producir más, exportar más y crear más empleos.

No deja de ser saludable y justo que el interior del país participe de beneficios que hasta hoy quedaban en manos del Estado nacional y que, en el mejor de los casos, eran repartidos de manera discrecional y con mezquinos criterios electoralistas. Pero, en todo caso, la medida anunciada ayer debió haber sido adoptada mucho antes, al tiempo que la política agropecuaria debería ser objeto de un serio debate en un Congreso de la Nación donde el oficialismo se niega a debatir.

El grado de distorsión y apartamiento de la realidad que ha alcanzado el mensaje del Gobierno a la población en materia de derechos de exportación de los productos agrícolas llega a un nivel tal que obliga a preguntarse si se debe a la deliberada decisión de desinformar o a una necia ignorancia en la materia.

Hasta 2001, y desde hacía muchos años, no existía el mencionado gravamen, lo cual produjo un importante desarrollo de nuestras exportaciones agrícolas. Las retenciones fueron impulsadas ante la necesidad de financiar las políticas sociales dirigidas a desocupados y víctimas de la crisis. Se trató de una verdadera ayuda solidaria, y el campo respondió de inmediato y en forma incondicional, con la esperanza de que, superada la crisis, se abandonaría la gabela.

El país creció a tasas del 9 por ciento anual durante varios años hasta 2008 y hasta el Gobierno se dio el lujo de abonarle anticipadamente la totalidad de la deuda al FMI, pese a lo cual se siguió sosteniendo que el país estaba en emergencia.

Los años anteriores a 2008 brindaron un panorama de precios internacionales muy beneficioso para la producción agrícola y para su ocasional "socio" en las ganancias, que fue acrecentando su participación aumentando las retenciones hasta llegar al 35 por ciento. Ya en 2008, ante la importante suba del precio de la soja, el gobierno kirchnerista no se conformó con ese porcentaje, sino que pretendió apoderarse de todo aumento que se produjera desde una base determinada.

A ese mayor valor la Presidenta lo llamó "renta extraordinaria", y decidió que ésta no debía ser para el agricultor, sino que le pertenecería al Estado, sin expropiación ni ley alguna que lo dijera. De allí en más acentuó el discurso peyorativo hacia el productor rural. Se lo acusó de "quitar el pan de la mesa de los argentinos", de fomentar el desarrollo de un "yuyo" y de vivir sin trabajar pues la soja se cuidaba sola. La indignación del campo fue inevitable.

De allí en más los argentinos asistimos azorados a un diálogo imposible, donde el Gobierno quería poner de rodillas al sector rural, con total olvido de las economías provinciales, de los municipios y gobernaciones, y de la crisis de la industria y el comercio de vastas zonas del interior del país, claramente dependientes de la actividad agrícola y ganadera. La situación llegó al colmo de tener que ser derrotado legislativamente el Gobierno y derogada la nefasta resolución 125, con la consecuente caída de la imagen positiva de la jefa del Estado en la opinión pública.

Pero la agresión continuó. No se tomó ninguna medida profunda tendiente a paliar la situación y, a mediados del año pasado, se desató la crisis internacional por todos conocida, sumada a una sequía sin precedente y rematada por una caída de los precios de las commodities agrícolas, que por momentos superó el 50 por ciento.

Para mayor desgracia del campo, la sequía trajo una serie de plagas casi desconocidas, que sólo se detectan con lupas potentes, y que causaron daños adicionales e incrementaron los costos de producción ya de por sí altísimos, en un esfuerzo por salvar lo poco que quedaba de cosecha.

En los campos ganaderos, la crisis es total: las vacas muertas por la sequía se cuentan por miles y las ventas en condiciones misérrimas están a la orden del día. La cadena de pagos está cortada, las fábricas de maquinaria agrícola han pasado de las suspensiones a los despidos, las compras hechas en períodos de bonanza no se pueden pagar y los gerentes de los bancos coleccionan cheques diferidos. El interior entró en crisis, y la creación del fondo federal solidario anunciada ayer de poco les servirá a las provincias si no se alienta fuertemente la producción.

Ninguna de las propuestas oficiales apunta al crecimiento de la actividad agrícola y ganadera. El ciclo agrícola 2009 ya puede empezar a considerarse perdido.

Pero, tal vez, lo más irritante sea la falsedad intrínseca del mensaje gubernamental, que pretende convertir en "oligarcas" o "ricachones dueños de 4 x 4" a miles de productores desesperados por una sequía sin precedente, que no merecen el maltrato que están recibiendo de parte de las autoridades nacionales.

19 mar. 2009

ANTICRISIS: COPIANDO MAL

Los países de alto ingreso per cápita, están aplicando políticas
anticrisis respondiendo a sus especiales problemas,
e incorporando la inversión del Estado
en obra pública para generar trabajo, disminuir la
desocupación y sostener el consumo.

Esos países crecieron económicamente durante los últimos
sesenta años y tienen un excelente equipamiento productivo
y de servicios, mientras que Argentina sufrió un estancamiento
económico y tiene un sistema productivo y de servicios deteriorado.
No es racional aplicar las mismas políticas.

La política anticrisis argentina debe ser la inversión privada en
los sectores productivos y de servicios, que generará trabajo,
disminuirá la desocupación, sostendrá el consumo,
producirá excedentes exportables y mejorará su competitividad
internacional. Debe mirarse el presente y el futuro.

El megaplan anticrisis con obras públicas, es una copia errada,
endeudará al país, su efecto será transitorio, su ejecución
será lenta y dispendiosa y estará dirigido por un Estado
enfermo e ineficiente.

La inversión privada será de efecto inmediato, con mayor
eficiencia y se proyectará al futuro. Para desencadenar el proceso se
requiere que las inversiones privadas que se realicen en el país sean
computables contra los impuestos que restringen la inversión
(ganancias, capitales, etc.)

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar

16 mar. 2009

Comentario de un lector

Si mi abuelita tiene barba y usa bigote, en realidad sería "mi abuelito". Pocas palabras pero con una sabiduria popular insuperable.

Tambien se puede complementar la idea con "no pedirle peras al olmo", "cuando la mona se viste de seda, mona queda", etc. etc. El término "si", utilizado en forma tan esperanzada y constructivamente por los autores del artículo, produce la sensación de estar inmersos en un vasto desierto y en lontananza observamos una imágen que nos predispone a pensar que se trata de un oasis salvador.

La esperanza siempre es un factor imprescindible a tener en cuenta cuando una cruel realidad nos envuelve. Pero he aquí que hay ciertas condiciones que antes de llegar al oasis, es necesario cumplimentar. Por lo menos debemos ejercer la actitud de empezar a dirigirnos en la dirección correcta, a efectos de llegar al lugar esperado. Dejando por un momento de lado las imágenes y el lenguaje pictórico, queda a la vista, el olfato, el tacto y la cruda percepción vital cotidiana, algo peor que un vasto desierto. Las arenas, la tórrida brisa y el sol abrazador, solo son elementos naturales.

Nuestra desértica realidad se compone de las más bajas actitudes, los más delesnables procedimientos de corrupción, la mayor maquinaria de destrucción moral de que se tenga noticias en nuestra historia; el mayor desenfado e impunidad por las tropelias cometidas; una absoluta despreocupación por la ética, la buena fé, las correctas formas de comportamiento. Y por encima de todo ello, una soberbia absoluta de creer que se tienen las mínimas capacidades para el manejo de las sagradas funciones de la Primera Magistratura.

Cuando se analizan ciertas medidas que se toman de improviso y sin la más mínima consulta, daría la impresión de que esas alocadas ideas surgen, en la mente del señor consorte, en algún momento de entresueño, en chancletas, y en una prosaica actividad de evacuación renal.

Deberemos tener presente que la esperanza y la acción son dos caras de una misma moneda. El diario accionar de cada uno de nosotros, aunque más no sea comentando con nuestros semejantes sobre esta realidad y percibiendo, además, sus propias percepciones, quizá en algún momento, el flagelo que soportamos no sea más que un triste recuerdo y una amarga pesadilla.

ALFREDO ORLANDONI
REFLEXIONES DESDE LA CRISIS
Qué pasaría si...


Los momentos de crisis son una oportunidad para analizar la realidad y encontrar soluciones. Reflexionando sobre la actual situación del país, a la deriva política y económicamente -lo que implica una cierta gravedad en lo que hace a la institucionalidad, gobernabilidad, seguridad y justicia, entre otros rubros-, nos hacemos las siguientes preguntas, todas de sencilla respuesta.

La primera es qué pasaría si el matrimonio gobernante respetara las leyes a rajatabla. Todas. Seguramente el país gozaría de una cierta seguridad jurídica, lo que generaría un nivel de confianza como para atraer inversiones en el plano económico. En el ámbito político la institucionalidad aparecería mucho mejor parada que hoy y la ciudadanía se sentiría protegida y a resguardo de la delincuencia y el narcotráfico.

La segunda cuestión es qué sucedería si los legisladores y la justicia fueran realmente independientes del poder político, esto es, si funcionaran como lo hacen en las repúblicas democráticas que están a la vanguardia en el orden mundial. Las consecuencias de este supuesto es que las leyes que se tratarían en el Congreso serían las que necesita la ciudadanía y no las que exige el poder político de turno para aumentar su poder y mantener su ambición. En el plano jurídico, mientras tanto, estaríamos protegidos contra los abusos de los otros dos poderes.

Una tercera cuestión que se nos ocurre es qué ocurriría si el sistema de elecciones de los legisladores no fuera por “lista sábana” sino que se contemplara la posibilidad de que cada votante conociera la cara y el currículum de cada uno de los postulantes a representarnos en el Congreso. La respuesta que se nos ocurre es muy sencilla: sólo accederían los más capaces, responsables y honestos, aquellos cuya conducta fuera una garantía.

Otra pregunta: si los funcionarios no mintieran en las declaraciones juradas de sus patrimonios personales. Probablemente conoceríamos lo que realmente y honradamente han ganado en la función pública y así, por ejemplo, aparecería el resto del iceberg de una que comienza reconociendo solamente 19 casas y 14 departamentos. Por otra parte, los ciudadanos se sentirían más seguros al momento de votar, sabiendo que “premian” con su voto a los ciudadanos “más aptos” para la función pública.

Además, como filosofó hace unos años alguien que todavía orbita en la política argentina, si nuestros gobernantes dejaran de robar “solamente” por dos años, es probable que los recursos del Estado alcanzaran para todos, aunque luego habría que pensar en una distribución honesta de los mismos. Pero, en ese caso, ¿a quién se la confiaríamos?

Si, además del juego, todas las actividades productivas (agricultura, ganadería, minería, pesca, industrias, etc.) tributaran en forma equitativa, ¿no existiría una recaudación que no resultaría onerosa para nadie y, en cambio, beneficiosa para todos?

Si el Estado se preocupara en forma especial y concreta, no con discursos sino con hechos, por los sectores más débiles de la sociedad: jubilados, maestros, excluidos, ¿no tendríamos la sensación de una verdadera “justicia social”?

Si en lugar de onerosos viajes en los aviones presidenciales a fin de “instalarse” en el país y en el extranjero o a comprarse baratijas para placer personal, sobrecargados de nutridas comitivas, todo pagado por el Estado, se invirtieran esas erogaciones en planes para los jóvenes, o para construir o refaccionar los hospitales existentes a fin de que puedan brindar un servicio eficiente a la población y pagar sueldos dignos a los trabajadores de la salud, ¿no redundaría en un enorme beneficio social que eliminaría las permanentes protestas, el descontento, el fabuloso déficit sanitario del país?

Es difícil imaginarse qué pasaría si la presidente no arriara gente como borregos a los actos del gobierno, comprándolos con bolsones de comida, dinero en efectivo o promesas de colchones, mejoras o subsidios. ¿Tendría público? ¿Alguien iría a los aburridos actos oficiales para escuchar discursos hipócritas y huecos, pasando frío o calor, aguantando plantones, quedando afónicos con los gritos o cansados de aplaudir?

¿Qué pasaría si la presidente no llevara custodia? ¿Podrían ella, su marido y los legisladores y funcionarios más conocidos caminar por la calle como cualquier vecino?

¿Si no tuvieran custodia permanente en sus domicilios (pagada con dineros públicos, además), podrían vivir tranquilos, como son obligados a hacerlo los millones de habitantes del país que enfrentan cotidianamente y por sus propios medios la inseguridad reinante?

Y como éstas, miles de preguntas similares.

Finalmente, la que tal vez más nos inquieta: si en vez de gobernantes “a corto plazo” tuviéramos Estadistas visionarios que se sacrificaran por el ideal de una Patria unida, federal, libre, trabajadora y solidaria, ¿no alejaríamos para siempre los fantasmas de las crisis que parecen ensañarse con la geografía nacional y destruir hasta la esperanza de un mañana mejor?

En otras realidades las respuestas a estas preguntan podrían tener, tal vez, un matiz negativo. Pero, acá…

¿Por qué, compatriotas, nos cuesta tanto alcanzar estas metas, que otros países con menos recursos han logrado? Éste parece ser el gran enigma de los argentinos, la pregunta sin respuesta.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz

ESTAMPIDA: AUGE, CRISIS Y DEPRESIÓN

Estampida es un movimiento impetuoso que emprende un
conjunto de animales ante el terror de un peligro, también llamada huida o
en la búsqueda de su sustento, también llamada migraciones.

La sociedad humana reacciona con análogos mecanismos. En
la búsqueda de mejorar sus condiciones de vida, genera migraciones o
se aferra con ansiedad a oportunidades que debe aprovechar sin medir
riesgos: se desboca el auge.

Como las oportunidades se agotan, aparece crudamente la crisis
y ante el peligro, la sociedad enloquecidamente huye
generando la depresión.

En los hormigueros o colonias de abejas, cada ser tiene fijada
genéticamente su función y ninguno se aparta de ella. Son
organizaciones estables. Los humanos tienen dos elementos distintivos,
que son su imaginación y la lucha por su libertad y progreso individual,
que hace que la sociedad sea siempre inestable. Estas características
han forjado el espectacular avance de nuestra civilización, que
podríamos decir que aun está en pañales.

Crisis económicas y sociales son el traspié de la civilización, y son inevitables.
Convendría analizar si no son un proceso de limpieza de
distorsiones que va acumulando la sociedad, que siempre resulta
doloroso.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar
CARTAS DE LECTORES - LA NACIÓN, 16/03/09

Leyes extremistas

Se­ñor Di­rec­tor:

"En la década del 70, en pleno conflicto con el terrorismo, egresaba como cabo de segunda de la Armada Argentina un joven de sangre araucana, proveniente de Las Lajas, pequeña localidad en la cordillera de los Andes, en la provincia de Neuquén. Tenía en ese entonces 19 años y era parte del «personal de tropa», así denominados los conscriptos, cabos de segunda y cabos de primera.

"Actualmente ya retirado, se encuentra cumpliendo prisión preventiva en la cárcel de máxima seguridad de Marcos Paz por hechos que se investigan en la guerra contra la subversión. Cuando regia la ley de obediencia debida, un coronel, aunque haya tenido poder de decisión en ese conflicto, no podía ser juzgado. En la actualidad, anulada esa ley, se está juzgando hasta a la tropa de aquel entonces.

"Los jueces, por falta de una legislación adecuada, van de un extremo a otro y en los extremos no se encuentra la justicia."

Juan Elisa Castillo
DNI 10.267.807


"¿Era necesario?"

Se­ñor Di­rec­tor:

"Con los adelantos con que contamos hoy día, ¿era necesario que nuestra Presidenta convocara a todos los embajadores dispersos por el mundo viajar a nuestro país para exhortarlos a ganar nuevos mercados? Correo diplomático, e- mails, call conference , etcétera, ¿no hubieran cumplido el fin propuesto y ahorrado enorme gasto?

"Por supuesto, nosotros, el sufrido pueblo argentino, corre con los gastos de pasaje, estadía, gastos de representación, etcétera.

"Si estoy equivocada, que alguien por favor me desasne."

Susana de Giannobi
Antártida Argentina 2335
La Horqueta-Boulogne (Bs. As.)

14 mar. 2009

EDITORIAL de LA NACIÓN, 14/03/09

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1108434&pid=6017743&toi=6261

Otro manoseo institucional

La búsqueda de soluciones a nuestros problemas no precisa de modificaciones al calendario electoral

Con muy pobres argumentaciones, la presidenta de la Nación anunció ayer el envío al Congreso de un proyecto para modificar la ley nacional electoral, con el fin de anticipar para el 28 de junio los comicios legislativos que deberían celebrarse el último domingo de octubre próximo.

La jefa del Estado, al justificar su iniciativa, expresó que "sería suicida embarcar a la sociedad en una discusión permanente hasta octubre" y sugirió que los argentinos no podemos soportar tantos turnos electorales en medio de una crisis internacional como la actual.
Se equivoca la Presidenta. Si una democracia no está en condiciones de tolerar una serie de procesos electorales, justamente en un año electoral, es porque sus instituciones son muy débiles o porque simplemente no existe una cultura democrática.

No hay democracia sin elecciones, pero la democracia es mucho más que la posibilidad de elegir representantes en comicios. Implica respetar un conjunto de normas y reglas de juego que no deberían ser modificadas de la noche a la mañana por meras conveniencias políticas.

Es inadmisible el argumento presidencial de que es necesario adelantar las elecciones para que, una vez "superado el escollo electoral", se puedan concentrar los esfuerzos en trabajar para sostener la actividad económica. Tan inconsistente como decir que en el actual contexto "se requiere un clima de tranquilidad despojado de lo que trae toda contienda electoral".

En primer lugar, resulta desafortunado escuchar a la primera mandataria calificando como "escollo" al acto electoral. La voz de la ciudadanía expresada en las urnas nunca puede ser un obstáculo.

En segundo término, no es propio de una democracia sólida modificar su calendario electoral por la existencia de problemas de índole económica. Basta con mirar a los Estados Unidos, que desde hace décadas respetan la tradición de votar el primer martes de noviembre, cada vez que haya que elegir presidente.

En todo caso, la iniciativa de la presidenta Cristina Kirchner parece revelar la incapacidad de su gobierno para convocar con auténtica voluntad a un diálogo que siempre las actuales autoridades nacionales resistieron. Y, lo que es peor, trasluce una manifiesta inseguridad a la hora de enfrentar los problemas derivados de la delicada situación financiera internacional.

La propuesta gubernamental sugiere motivaciones políticas muy diferentes de las razones esgrimidas para adelantar el proceso electoral. Transmite la sensación de que el oficialismo teme perder más votos si espera a realizar las elecciones en octubre. Alimenta la percepción de que el Gobierno sospecha que los efectos socioeconómicos de la crisis global se sentirán con más fuerza en octubre que ahora, por lo que advierte que le conviene adelantar los comicios.

No es descabellado, al ritmo que se mueve nuestra economía, proyectar para octubre tasas de desempleo y de pobreza mayores que las actuales. Tampoco, problemas en la recaudación y cuentas fiscales más débiles. Parece evidente que el oficialismo prefiere no llegar a las elecciones nacionales en ese contexto y estima que cuanto antes se realicen las elecciones, menores riesgos políticos correrá. Asimismo, el adelantamiento electoral le restará tiempo a la oposición para organizarse y articular estrategias comunes. Y hay algo aún más grave: impedirá, por falta de tiempo, la convocatoria a elecciones internas en los partidos.

El comienzo de la solución a nuestros problemas no precisa de modificaciones en el calendario electoral. Requiere respeto por las reglas de juego de la democracia, más previsibilidad, más seguridad jurídica, más calidad institucional y una apertura al diálogo que jamás debería ser incompatible con un proceso eleccionario.

13 mar. 2009

LA GRAN SIMULADORA

Que el eslogan de campaña de Cristina Fernández (“el cambio recién empieza”) resultó ser una carnada engañosa, ya no quedan dudas.

Lo que más sorprende es que el titiritero-ventrílocuo detrás de ella, su marido –un hombre del interior, que surgió después de su mandato presidencial como el artífice de ese monumental embuste- no llegue a entender la realidad del país, es absolutamente incomprensible.

Lo cierto es que, a pesar de su ruidosa “gira internacional de instalación” y de la campaña proselitista interna, que nos costó a los argentinos unos cuantos millones del erario público, (sin contar las generosas contribuciones del exterior, especialmente de Cuba y Venezuela), la reina K no ha dado muestras de la tan mentada “inteligencia” que nos vendieron hace dos años.

Cristina Fernández, el ideal del anti-estadista, nunca comienza su día antes de las 11 de la mañana, suponemos que ocupada en sus afeites personales. Que un presidente confunda su exposición pública con la obsesión por la imagen, a la manera de las estrellas de Hollywood, es un grave error. Pero mucho más grave resulta no conocer ni comprender los grandes temas nacionales a los que debe abocarse inmediatamente, una vez jurado el cargo. Esto indica un profundo desconocimiento de lo que implica ser presidente de una Nación, de la realidad de su propio entorno y, lo peor de todo, su incapacidad manifiesta para ocupar el cargo que ostenta.

Dejando de lado sus frases de colección, que pintan no solamente su ignorancia sino también su mala fe (desconoce hasta la elemental fórmula del agua, que se enseña en la escuela secundaria), es notable su falta de talento para la primera magistratura del país. El artículo 16 de nuestra Carta Magna, el que se refiere a la igualdad ante la ley, establece que la única condición para ser admitidos en un empleo es la idoneidad. Nuestra primera empleada, cuyo título de abogada todavía se busca, hace gala cotidianamente de la ausencia de este requisito indispensable para el cargo que ocupa, el más importante del país, por lo que en algún futuro habrá que demandárselo, ya que candidatearse sin reunir los requisitos, a sabiendas, es una reprochable falta de ética.

Si la señora Fernández hubiera comprendido la gravedad de su puesto, estaría a primera hora de la mañana en su “trinchera”, su despacho en la casa de gobierno, abocada a tratar de resolver los grandes temas que aquejan a sus compatriotas: la inseguridad, el desempleo, los bajos salarios (docentes e investigadores, entre otros), los magros ingresos de los jubilados, y un largo etcétera.

Si tuviera vocación de estadista, en lugar de dedicarse al populismo, estaría realmente preocupada, no por ser aceptada por los recipientes de dádivas, sino por resolver en forma definitiva los grandes problemas de esos sectores excluidos, es decir, por diseñar políticas de estado sustentables. Además, para lograr su cometido, que es el de coordinar todo el trabajo, debería concentrarse en buscar a la persona más idónea para cada puesto -no necesariamente los amigos o la parentela-, y en monitorear permanentemente sus actividades, a los fines de llevar un seguimiento de las tareas encomendadas y de evaluar los resultados para futuras acciones.

En lugar de eso, los argentinos asistimos azorados a las cotidianas actividades de la presidente, que se reducen a inaugurar lo ya inaugurado o lo que todavía está en construcción, a hacer anuncios de utópicos o ridículos canjes de bicicletas y monopatines -cuando no de megalómanos proyectos surrealistas, como el tren bala-, a sacarse fotos con las víctimas de una catástrofe, o a quejarse de que la oposición y la prensa no la tratan como debieran, sin mencionar sus actos de hedonismo puro. Todo a partir de las 18 horas. De gobernar, hasta ahora, ni noticias.

La inexistente imagen de estadista en el país y en el mundo le ha dejado a Cristina, como único “salvavidas”, el tema de los derechos humanos. La justicia, presionada por los K para ocuparse exclusivamente de las causas referidas al último gobierno militar, demandó más fondos para cumplir con las exigencias de la presidente. Milagrosamente, esos fondos, también prometidos pero nunca entregados para los habitantes de Tartagal, Chaco, Tucumán y muchos otros rincones del país, salieron de la galera K para crear y financiar 750 nuevos puestos que satisfagan los deseos de venganza de ciertas madres y supuestas abuelas. Para las necesidades urgentes de los compatriotas en desgracia, para los tobas desnutridos del Chaco, para los chacareros fundidos, para paliar la crisis de los que más sufren, ni un peso.

La única preocupación de la presidente, aunque en realidad debemos hablar del “matrimonio presidencial” es “la caja”, que les permite abonar su enriquecimiento personal y el de su entorno, el anacrónico populismo, el clientelismo político, la demagogia, la prebenda, el favoritismo. Para las tareas de gobierno reales, ni un patacón.

Después de un año y tres meses de gobierno, la presidente ha demostrado lo que es: el gran fraude nacional. Simular significa “pretender ser o fingir lo que no se es”. Quince meses después de jurar como “la más apta” para la presidencia de la república, Cristina Fernández ha mostrado la hilacha: lo suyo no es gobernar sino “pretender” o fingir hacerlo. Desde hace un año y tres meses los argentinos no tenemos una presidente, sino una gran simuladora.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz
LA PÉSIMA IMAGEN ARGENTINA EN EL MUNDO, GRACIAS A LOS KK

EL GOBIERNO K SUMA CRÍTICAS INTERNACIONALES - Perfil.com

Una pelea entre la embajada argentina en Londres y Financial Times calienta la previa de la reunión del G20
Según el diario, la presencia nacional resta credibilidad al grupo. El representante argentino habló con Perfil.com y dice lo contrario.

Por Pablo Javier Blanco (*) 12.03.2009 20:35

El Financial Times mantiene un tono crítico al gobierno k y ahora se despachó contra su presencia en el G20.

La ofuscación del gobierno argentino con la prensa no reconoce fronteras. Al enojo casi diario de la presidenta Cristina Kirchner y sobre todo de su marido, el ex presidente, Néstor Kirchner, con los medios debe sumársele el de la máxima autoridad de la embajada argentina en Londres, Enrique Ferrer Vieyra, que escribió una carta al Financial Times, respondiendo críticas vertidas por el diario económico.

En un artículo titulado "Modestas esperanzas para concretar progresos en el G20", el FT tiene pocas pero durísimas palabras para la Argentina. En la nota se asegura: "Más de un funcionario envuelto en las internas del grupo dijo en privado que el involucramiento de países como Argentina, que tiene una historia de desafiar las normas internacionales de gobernabilidad, no ayuda a reforzar la credibilidad y el trabajo del grupo multilateral".

Apenas esas dos líneas dispararon la indignación oficial y el encargado de Londres sintió la necesidad de responder al diario. "Creo que sería justo que el FT clarifique a sus lectores que Argentina es un país con una larga tradición de respeto a las leyes internacionales", escribió Ferrer Vieyra en una carta de lectores, en la que agregó que la posición critica del Estado argentino para con el Fondo Monetario Internacional, no afecta al G20, sino todo lo contrario.

"Si algún país le da credibilidad al G20 es argentina", afirmó a Perfil.com desde Londres la máxima autoridad de sede diplomática argentina, en la que aun esperan la designación de un embajador. Ferrer Vieyra agregó que la presencia de Argentina se "da algo de garantía de que este grupo llegue a reformar lo necesario, por eso escribí esa carta de lectores".

El encargado de negocios de la embajada también dijo que las críticas contra Argentina responden más al pensamiento del propio periodista que redactó la nota (el norteamericano Alan Beattie), que a lo que piensan los funcionarios que dieron el supuesto off the record.

La cara visible de la embajada en Londres sostuvo que el tema no se reduce a las críticas que el gobierno K ha vertido contra el FMI, sino a un contexto más complejo en el que se busca solucionar la crisis y evitar "una vuelta del proteccionismo". Al mismo tiempo, marcó que "todo el desbarajuste financiero de alguna manera tira agua al molino argentino", ya que "antes eramos los únicos que pregonábamos por estas reformas" y ahora "hay mayor cantidad de países que lo están pensando".

¿Hubo algún enojo por parte del matrimonio presidencial en torno al tema? Ferrer Vieyra sostuvo que "cuando salió la nota, lo comentamos con el sherpa del g20 [representante nacional en el Grupo], pero no hubo enojos, se tomo como una critica más" y añadió "venimos siguiendo al Financial Times y siempre han tenido posturas contrarias a la Argentina".

Esta no es la primera vez que un funcionario de Gobierno escribe una carta de lectores a un medio internacional. En abril del año pasado, el presidente del Banco Central, Martín Redrado, refutó los argumentos de la revista más prestigiosa del periodismo económico mundial que había realizado una "odiosa" comparación entre las economías de Argentina y Brasil, usando la fábula de la liebre y la tortuga. Argentina era la liebre, cuya economía crecía vertiginosamente, y Brasil, la tortuga que avanzaba a paso lento pero seguro y gana la carrera.

(*) Redactor de Perfil.com

12 mar. 2009

CRISTINA Y EL CONGRESO

La percepción pública es que la Presidenta ha perdido apoyo
político y que nada hace prever que las decisiones que está tomando
redunden en el bienestar general. El problema es de falta de idoneidad
para el cargo.

En el sistema Presidencial la carencia de idoneidad no es
políticamente demostrable ni suficiente para que el Congreso pueda
destituir a la mandataria, lo que la convierte en inamovible hasta nuevas
elecciones. Ningún bloque legislativo ha iniciado una causa de
destitución por mal desempeño.

En el Congreso, la mayoría que tenía el Gobierno se está
desgajando y en las elecciones legislativas de octubre/09 se afirma que
quedará en minoría, con lo que se arriesga un enfrentamiento entre el
Poder Ejecutivo y el Legislativo que será paralizante para el país, en
momentos críticos nacionales y mundiales.

Si Argentina adoptara el sistema Parlamentario, dónde el
Congreso es la autoridad suprema, ese riesgo político no se produciría,
porque el Jefe de Gobierno (Presidente) habría sido destituido por el
Parlamento sin quiebre institucional, ni golpes de palacio.

Entre los temas para asegurar el futuro de la Nación, la
armonía política y el bienestar de los habitantes, está el reemplazo del
sistema presidencial por el parlamentario.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar
CARTAS DE LECTORES - LA NACIÓN, 12/03/09

Kirchner en Chivilcoy

Se­ñor Di­rec­tor:

"La presencia de Néstor Kirchner en Chivilcoy no tuvo organizadores, sino cómplices. Esta afirmación surge del hecho de que como ex presidente no tiene derecho a los más de 900 efectivos de seguridad que precedieron y acordonaron su visita.

"Vinieron a Chivilcoy a custodiarlo efectivos policiales de lugares tan distantes como Bahía Blanca, Mar del Plata y Villa Gesell -tales las leyendas de los colectivos que los transportaban-, Caballería, efectivos con perros y Gendarmería con un negociador incluido.

"Todo eso le habilitó la ruta nacional número 5 para que el ex presidente circulara más de un kilómetro y medio a contramano por la rotonda del cruce de rutas nacional 5 y provincial número 30, en cinco vehículos oficiales en los cuales se trasladaban también el ministro Randazzo y el jefe de la SIDE, Icazuriaga. Cometieron una seria infracción de tránsito que a cualquier ciudadano le sería imputable.

"Quienes facilitaron esto son sus cómplices. ¿Qué fiscal se ocupará de este caso?

"Sobran testigos."

Esc. Diana Paterson
bombonescoces@hotmail.com
La Rica, Cihivilcy (Bs. As.)
EL ESTADO Y LA CRISIS GLOBAL

Las crisis son procesos de ajuste que corrigen deformaciones sociales.
Siempre han existido, se repetirán, se superarán y la sociedad
retomará el rumbo.

El cataclismo mundial de la actual crisis se debe al espectacular crecimiento
económico basado en la integración internacional, que es irreversible,
y al gigantismo del Estado todopoderoso al que se le delegan funciones
que no está en capacidad de cumplir y que deben rediseñarse.

El Estado no existe, es una creación legal. Existen los hombres con el poder
del Estado; como son falibles, cometen errores por acción u omisión.

El anterior Presidente de la Reserva Federal de EUA, ¿no se enteró
de la burbuja inmobiliaria financiada por los bancos bajo su control?
El Presidente que lo sustituyó, ¿no percibió la explosión cercana?
El anterior Chairman de la SEC que debe defender a los inversores bursátiles,
¿no se enteró de la especulación en las commodities?
¿Sólo tenían la capacidad de un plomero? La equivocación de los funcionarios
costará billones de dólares.

El peligro del Estado macrocéfalo es delegar el poder en hombres
que perjudican a la sociedad con sus errores. Son creídos, amparados
en la cultura social difundida del Estado guardián, previsor y planificador.

En Argentina, el Estado macrocéfalo da poder a hombres que hunden
al pueblo en la pobreza desde hace 60 años.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar

11 mar. 2009

CARTAS DE LECTORES - LA NACIÓN, 11/03/09

Justicia a medida

Se­ñor Di­rec­tor:
"El enfrentamiento entre los jueces de la Corte y el gobierno nacional, del que participan también constitucionalistas y especialistas del derecho de primer nivel, gira alrededor de la falta o no de recursos del Poder Judicial y se limita, exclusivamente, a las demoras en los juicios que se sustancian a aquellos que tuvieron la responsabilidad de liberar a la Argentina del flagelo del terrorismo.

"Ante este panorama, es necesario recordar que la Justicia también es remolona (cuando no inexistente) a la hora de instruir las causas en las que están involucrados funcionarios, legisladores o jueces, como, por ejemplo, la contumaz comisión del delito de prevaricato por parte de estos últimos que, por convicción, omisión o corrupción, en su afán de saciar el hambre de revancha de una minoría violenta y rencorosa, vulneran nada menos que 21 garantías del derecho, para privar de la libertad a miembros de las Fuerzas Armadas, de seguridad, policiales y penitenciarias y civiles que, en cumplimiento de leyes emanadas de autoridades legalmente constituidas y con una doctrina aprobada por ellas, combatieron el terrorismo subversivo.

"Entre ellas sólo citaremos las más groseras omisiones, como la violación del artículo 18 de la Constitución nacional, que establece que ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo, fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, ni sacado de los jueces que designaba la ley antes de los hechos de la causa; la condena por aplicación de prisiones preventivas permanentes y no ajustadas a sus fines cautelares; la violación de los principios de presunción de inocencia, irretroactividad de la ley penal, cosa juzgada y negación de los derechos adquiridos y aplicación de la ley más benigna y la inobservancia de la garantía constitucional del derecho de defensa.

"Sepa la sociedad que, si continúa tolerando silenciosamente la existencia de una justicia «hecha a medida» para algunos de sus integrantes, el día de mañana esta clase de jueces actuarán de la misma manera a la hora de impulsar juicios, a los efectos de satisfacer los deseos del poder de turno.

"Lo que hoy se consienta, se deberá padecer."

Emilio Guillermo Nani
Teniente Coronel (R)
ojoalparche@fibertel.com.ar


Inseguridad

Se­ñor Di­rec­tor:

"A no desesperar: dentro de 30 años se ocuparán de los delitos de este tiempo. Hoy están atareados con los de la década del 70."

Dr. Juan José González
jgonzalez@isei.com.ar


Jardineros

Se­ñor Di­rec­tor:

"A raíz de las recientes destituciones de importantes funcionarios en Cuba, he leído que el ex canciller Robaina, que también fue echado del gobierno hace años, es actualmente jardinero de una plaza de La Habana.

"Si en nuestro país hiciéramos lo mismo con los funcionarios deshonestos, ¡qué bien conservados estarían nuestros parques y plazas!"

Ing. Rugero O. Uzzo
M. T. Alvear 1531, Capital

10 mar. 2009


Comentario para LA ARGENTINA QUE YO QUIERO

La “figura presidencial” (para no entrar en polémicas gramaticales) teatralizó un nuevo capítulo del drama nacional que estamos padeciendo. Cada escena acelera progresivamente la dirección en un lamentable curso hacia una estrepitosa colisión.

Ni la más mínima consideración y respeto, ni la menor demostración de “don de gentes” puede esperarse ya de los personajes gubernamentales. Se comportan como un elefante en una cristalería. Y sólo estamos comentando el accionar de apenas dos o tres días; no nos referimos a desatinos perpetrados en un mayor lapso de tiempo.

Destacamos las afrentas al Vicepresidente, a los anuncios hilarantes respecto de créditos que nadie quiere dar, ni tampoco alguien quiere recibir, a las arteras zancadillas a la Comisión de Enlace Agropecuaria, incluyendo en eso el manipuleo de anuncios de estatización, y luego apareciendo “la señora” en la acción cambiando todos los ejes de la conversación y descolocando al sector del campo.

No demuestran ni el menor apego a normas de decencia, urbanidad ni respeto a la investidura que DETENTAN.

Verdaderamente, nuestro país tiene una larga historia en cuanto a la ausencia de respeto y cumplimiento de normas constitucionales: innumerables interrupciones a la continuidad constitucional, utilización de títeres pseudoconstitucionales en el poder Ejecutivo, renuncias reiteradas de Vicepresidentes, desplazamientos del titular del Senado,para que el segundo en ese cargo ocupe la presidencia en forma provisoria, etc.

Nada de eso está bien ni admite la menor justificación. Pero resultó que el Vicepresidente Cobos es un hueso duro de roer, y por lo tanto la neurótica reacción de los mandantes acelera vertiginosamente la gravedad del curso de los hechos y la intensidad de los desatinos crece peligrosamente.

Para la prensa en general dejó de ser negocio el apoyo a cualquier cosa que genere el desgobierno; en consecuencia, la denuncia, la exhibición de la verdadera realidad exaspera aún más la irascibilidad del personaje presidencial y de su mensajera, la señora, ahondando aún más la gravedad de las inmoralidades que se van sucediendo.

Alfredo Orlandoni

9 mar. 2009

Con doble K, como KatamarKa

Sin pretender emular a un periodista argentino muy mediático, vamos a usar algunas de sus muletillas.

En griego, kakós (con dos k y, en el original, dos kappa) es un prefijo que significa "malo, sucio, sórdido, defectuoso, inhábil, cobarde, malévolo". Un término conocido en nuestro idioma que comienza con este prefijo es "cacofonía", algo que suena mal al oído. El adjetivo griego kakós tiene un superlativo: kakistós, (κακιστώς), el más malo, el peor. Traducido por algún vecino cordobés se leería como "el más peor”.

De allí también deriva el término –no por poco conocido, menos castizo- kakistocracia. El gobierno de los “más” peores. ¿Es casualidad que tengamos ahora un gobierno KK, doble K, "kakistocrático"?

La titular K del poder ejecutivo acaba de brindarnos su papelón cotidiano, esta vez en Mendoza en la fiesta de la vendimia. Intentando opacar a quien ya tiene -para el matrimonio reinante- el perfil neto de enemigo, Julio Cobos, lo único que cosechó fueron silbidos, abucheos, denostación de la prensa no pagada por ella, y la exaltación del "enemigo" al que pretendió sojuzgar aún con las más infantiles chicanas para que no llegara a tiempo a esta magnífica celebración popular de los mendocinos.

Por su parte, el "presidente" K no vaciló en dilapidar nuestro dinero para posicionarse en Catamarca, primer termómetro de un año electoral con difícil digestión en el intestino K.

El aeropuerto de San Fernando del Valle de Catamarca conoció en las últimas semanas todos los aviones identificados con la sigla Tango. Desde el 01 al 10. De ellos desembarcaron no sólo el primer cónyuge, sino cuanto funcionario de su costilla existe en este momento en el gobierno nacional. Hasta algún intendente del conurbano bonaerense. Arriadores de patotas y portadores de la "buena nueva" de la mano de una tercera K, a cargo del ministerio de Acción Social, con espejitos de colores para los catamarqueños más olvidados... Colchones, bolsones de comida, dinero, transporte para ir a votar, etc. Todo pagado con fondos públicos que necesitan urgentemente nuestros compatriotas del norte, sur, este y oeste, que en muchos casos no llegarán a votar porque se están muriendo por desnutrición.

Ni así lo lograron. La derrota del famoso "modelo" en las urnas catamarqueñas fue tan rotunda como el éxito obtenido por la coalición inspirada por el Ing. Julio Cobos.

Los K, obstinados en ser los peores de los peores, están haciendo docencia entre la ciudadanía: mientras más se empeñan en dividir a la sociedad imponiendo su antipática gestión armada con odios y resentimientos anacrónicos, más rechazo cosechan, aún entre los más "arriados", es decir aquellos más necesitados de las dádivas del gobierno.

Ayer en KatamarKa el imperio KK ha recibido nuevamente un voto "no positivo".

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz

8 mar. 2009

A nuestros lectores

Los comentarios a nuestra publicación deberán hacerse a la cuenta de e-mail queyoquiero@yahoo.com.ar, como reza el encabezado del sitio.

Cordialmente,
Raquel Eugenia Consigli y Horacio Martínez Paz
LA CENICIENTA DE LA VENDIMIA

Nuestra presidente (nos negamos a cometer el error gramatical que ella pretende, por cierto "compromiso de género") ha dado una nueva muestra de infantilismo, incapacidad, demagogia y odio ante la fiesta mayor de los mendocinos que es la Fiesta de la Vendimia, verdadero orgullo de los cuyanos y de todos los que nos sentimos integrando un país que queremos realmente federal. Hoy, somos todos mendocinos.

El vicepresidente Cobos había anunciado su presencia allí. Como vicepresidente pero, sobre todo, como mendocino hasta el caracú y como argentino de pura cepa.

De manera inmediata la presidente anunció que iría también, pero claro, sin cruzarse con el vice.
Meritorio que haya sacrificado sus clásicos fines de semana en sus vastas propiedades de El Calafate. Pero era más importante tratar de poner su zapato, importado y carísimo, encima de quien le sigue en el mando sobre los argentinos, hoy transformado en acérrimo enemigo y peligrosísimo competidor electoral.

Los aviones presidenciales están vedados al segundo. De la misma manera que le fueron negados para ir a Tartagal o a la Expoagro. Mantuvieron al vicepresidente en un pequeño avión durante una hora en la pista en Buenos Aires y luego dos horas en el aire. El avión de cierto porte que pondría a su servicio la Fuerza Aérea jamás apareció. La estrategia era que debía llegar a Mendoza luego de que la señora emperatriz hubiera decolado desde El Plumerillo. Lamentable.

Pocos medios de prensa se hicieron eco de la silbatina dedicada a doña Kristina en una bodega de Luján de Cuyo en el clásico almuerzo, luego de terminado el vistoso Carrusel, en el que las aspirantes a reina desfilan por toda la ciudad de Mendoza a lo largo de varios kilómetros. Allí hizo sus característicos y demagógicos anuncios, en los que aquellos que trabajan en la vid ya no creen, tales como créditos para el sector vitivinícola, disminución de retenciones, y que los trenes de alta velocidad de Francia (uno de los mayores productores de vinos de alta gama y por lo tanto competidor) llevarán publicidad de los vinos argentinos.

Tampoco se hicieron eco los medios nacionales, por estar en su mayoría excluidos de transmitir el evento, del rechazo popular cosechado por el gobernador Celso Jaque quien, en un momento dado, dando, al menos una prueba de sentido del ridículo, se bajó del palco.

Para el acto central a la noche, en el precioso anfiteatro Frank Romero Day, sólo quedaría el vicepresidente Cobos. Le hubiera resultado muy difícil a la presidente ver y escuchar, con toda la platea de pie, aquella hermosa canción-oración de don Hilario Cuadros y Julio Quintanilla: Virgen de la Carrodilla. Le hubiera resultado muy difícil escuchar los silbidos y abucheos al gobernador mendocino, un K de pura cepa, y no precisamente "cabernet sauvignon". Le hubiera resultado muy difícil escuchar a toda la tribuna aplaudiendo de pie a Julio César Cleto Cobos.

La reina KK cosechará muchos títulos de sus aduladores, pero no es, ni será jamás en el país, la Reina de la Vendimia.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz

7 mar. 2009

CARTA DE LECTORES - LA NACIÓN, 07/03/09

"Figura sagrada"

Se­ñor Di­rec­tor:

"En estos tiempos en que tanto se ha hablado de los gloriosos Granaderos quiero referirme a su "figura sagrada". Es que hace un tiempo leí una nota del señor Dalmiro Sáenz en la que decía que el general San Martín había sido un traidor, porque siendo militar del ejército español había luchado contra España.

"Posteriormente, José Ignacio García Hamilton ponía en duda la paternidad del capitán don Juan de San Martín y doña Gregoria Matorras, diciendo que el Libertador era hijo de una india y de Diego de Alvear, y más adelante dijo que siendo masón no podía estar sepultado en la Catedral Metropolitana.

"Estos mercenarios de la pluma saben muy bien por ser historiadores que el Libertador nació en Yapeyú, en esa época Misiones y actualmente Corrientes; por lo tanto, en la República Argentina. Siendo niño fue llevado por sus padres a España, donde se educó y abrazó la carrera de las armas. Alcanzó el grado de teniente coronel, luego pidió la baja del ejército y regresó a nuestro país, previo paso por Inglaterra, donde se vinculó con precursores de la independencia americana, como Miranda, Bolívar, O´Higgins.

Con ese motivo se afilió a la logia masónica Lautaro. Al llegar a Buenos Aires ofreció sus servicios al gobierno, que le ofreció el grado de teniente coronel. Creó el Regimiento Granaderos a Caballo y reorganizó el Ejército del Norte; posteriormente, fue a Mendoza, donde creó el Ejército de los Andes, que liberó a dos países.

"Para los argentinos la figura de San Martín es «sagrada» y de ningún modo puede ser objeto de revisión histórica."

Dr. Enrique Gómez Arévalo
Avda. del Libertador 1907
Vicente López (Bs. As.)

6 mar. 2009

Colaboración

REALIDADES Y PESADILLAS

Quien en algún momento de su vida se dejó seducir por un libro extraordinario, “1984”, de George Orwell, escritor británico nacido en la India, es casi seguro que la realidad allí descripta acerca de la patética existencia de una miserable sociedad, ubicada en un futuro no tan distante de esos momentos, lo movió a pensar que esas situaciones sólo podían consistir en una aventura del pensamiento y aparecer como un ejemplo del género literario denominado “ciencia ficción”, que por esos años asomaba al interés publico.

Parecía impensable que, si bien no todos, por lo menos parte de los suplicios infringidos a esa pobre humanidad por un ignoto Buró -que manejaba hasta sus más minúsculas actividades- pudiera darse en la realidad. Sin embargo, por esos tiempos, los fachismos de izquierda y de derecha estaban llevando a cabo algunos procedimientos descriptos en la obra mencionada. La diferencia es que el “orden” impuesto por esas dictaduras reales era conseguido con el método habitual y ya consagrado por la historia: el exterminio de los “no colaboradores”. Más intrigante y sugestiva resulta la verificación, en esas sociedades ultrajadas por sendas dictaduras (nazismo y comunismo), de un proceso de idiotización colectivo, el cual sí estaba descripto en el libro mencionado. Era patético comparar el paralelismo de la actitud fanática, irracional y estúpida de esas masas obnubiladas, con el estado de total entrega de esa supuesta sociedad de “1984”.

Es admirable la capacidad de anticipación de George Orwell, obviamente no por lo que ya estaba sucediendo cuando él escribió el libro, sino por su idea de que esos procedimientos podrían ser aplicados en un futuro con una sofisticación inédita y sumamente eficaz. Sin embargo, cuando el nazismo colapsó en su gangrenosa consistencia, y el comunismo ruso se diluyó en una escatológica precipitación planetaria, fue lícito deducir que el libro de marras sólo había sido una travesura del pensamiento y que era muy improbable que en el futuro alguna sociedad volviera a tropezar con la misma piedra. Vana esperanza.

Quizá nunca sabremos si tales hechos se reproducen por el contagio de algún ancestral instinto gregario, del cual son portadoras importantes porciones de la humanidad, o por alguna falla genética, o simplemente por una estupidez generalizada. Lo cierto es que, si bien el desarrollo de la técnica de las comunicaciones -especialmente aquellas que no pueden ser manipuladas fácilmente, como la Internet-, es una valla de contención a esos avances de los poderes inescrupulosos, aún así cada tanto aparece en algún lugar del mundo algún “Hermano Grande” que viene a “salvar” a su rebaño.

No obstante todo lo mencionado, hay una luz de esperanza para esta sufrida humanidad. Los aspirantes a dictadores y seres autodesignados para salvar a sus indefensos súbditos pareciera que son cada vez más idiotas y que aparecen en ciertos lugares del mundo cuyos habitantes nunca conocieron ese tipo de contaminación cerebral (o al menos no del todo). Hoy sería impensable que un Hitler prosperara en Inglaterra, Francia o Nueva Zelanda, por poner algunos ejemplos. Y no es de creer que a los chinos, después de la experiencia de estos últimos años, les queden muchos deseos de leer el librito rojo de Mao.

Pero éste es un mundo que se asemeja a una caja de Pandora. ¿A quién medianamente en sus cabales se le hubiera ocurrido pensar hace 10 años que Argentina pudiera caer en manos de personeros del marxismo leninismo? Sería más lógico pensar que ello sucediera en algún país exótico caribeño, por su cercanía con el dinosaurio cubano. Pero… ¡¡la Argentina!!

El mundo civilizado avanzó globalmente, pero las técnicas de engaño, la falsificación de las estadísticas, el lavado de cerebros juveniles, la permisividad oficial en la libre introducción de las drogas envenenadoras de esas mentes y, por último, el surgimiento de una creciente casta de delincuentes sanguinarios y crueles como nunca se vió en el país, eso sí formaba parte del sistemático amedrentamiento social descripto en la obra de Orwell. Los dictadores de esa novela transforman el engaño, la manipulación informativa y el terror creado ex profeso, en herramientas de dominación de la sociedad. Un estado de desequilibrio absoluto se verifica en todas sus páginas. La lógica es ajena a todo razonamiento aceptable en ese enfermizo presente imaginario. La dominación de la sociedad es el objetivo final. Aquí debemos intercalar la acostumbrada frase “toda similitud con la realidad... ¿no es acaso una absoluta coincidencia?”

A esta altura de la presente nota, ya no es necesario seguir trayendo a colación las aberraciones expuestas por Orwell. La realidad argentina actual es suficiente para exhibir ese clima alienante y perturbador que campea en forma siniestra, combinado con dosis letales de mesianismo, corrupción, ignorancia, simulación y mentira de la casta burócrata que nos está sumergiendo en un abismo de imprevisible final

La sociedad argentina asiste en estos días a una realidad impensada en cualquier periodo anterior de su historia. Todo parece sumergido en el mundo del revés. Se anuncia un miserable aumento jubilatorio para la inmensa mayoría, ahora de jubilación mínima, y se lo hace aparecer como si fuera el máximo esfuerzo posible. Hace apenas dos meses tomaron por asalto los fondos de las AFJP, que, por supuesto, no son aplicados a quienes les corresponden. Por el contrario, a los astronómicos aumentos de los impuestos, al menos en el Gran Buenos Aires, en todas las áreas, incluyendo el impuesto sanitario que oscila entre 100 y 500%, seguramente los tratarán con algún subterfugio dialéctico que demostrará que son positivos. Por su parte, las mentes impolutas que dirigen la justicia en el país están únicamente preocupadas por defender los derechos humanos de algunos deshechos infames que están diezmando a la población que trabaja y que mantiene con su esfuerzo a esa casta de engendros retrógrados que nos imponen sus malhadadas voluntades.

El ciudadano común contempla asombrado los absurdos procedimientos que se dirigen exactamente en la dirección opuesta a la que deberían seguir. Nuestros gobernantes prohíben las exportaciones en momentos en que son el único recurso creíble, mientras se atribuyen la facultad de decidir quién gana dinero y quién no, aunque, por supuesto, la corrupción generalizada no parece suscitar ningún tipo de preocupación en los involucrados.

Podrá observarse que el presente artículo no entra en pormenores aún más vergonzosos de esta triste realidad. Pensamos que sería necesario que en algún momento, cuando esta pesadilla sea un triste recuerdo, se considere la posibilidad de tomar las medidas tendientes para que cada candidato que aspire a dirigir los destinos del país, en cualquiera de sus estratos, sea sometido a un test de aptitud mental, a efectos de asegurarnos de que nunca más un desequilibrado cualquiera pueda acceder a funciones importantes. Por su parte, la calidad moral de los aspirantes a cargos públicos sólo podría ser evaluada en reiteradas elecciones internas que procurasen apuntar a los más aptos.

Sin una sistemática calificación y un meticuloso proceso de selección de los candidatos a dirigentes de la Nación, a través de los métodos que se consideren más adecuados, siempre estaremos propensos a caer en manos de simples aventureros cuyo único antecedente consiste en haber efectuado juveniles charlas de café o diletantes efervescencias ideológicas en el centro de estudiantes de la Facultad, con las delirantes recetas mesiánicas que suelen imaginarse en esas épocas de la vida. Es así que, por ejemplo, nuestros actuales gobernantes, surgidos de aquellas diatribas de juventud, manifiestan tanto “cariño” por los pobres, que han llenado el país de ellos.

Nuestra novela, “1984”, no tiene un final feliz. El monstruo perverso gana la partida. Esperemos que con la diaria prédica de los bienintencionados, los estudiosos, los que tienen sed de justicia, los que sufrieron despojos pero aún así tienen esperanzas, los que han visto destruidas sus familias por el ataque artero de los sicarios funcionales a este estado de cosas, quizá con la acción de todas esas victimas en conjunto, en algún momento, sea posible revertir la pesadilla y encontrar al fin un futuro feliz para nuestra Argentina.

Alfredo Orlandoni