12 mar. 2009

EL ESTADO Y LA CRISIS GLOBAL

Las crisis son procesos de ajuste que corrigen deformaciones sociales.
Siempre han existido, se repetirán, se superarán y la sociedad
retomará el rumbo.

El cataclismo mundial de la actual crisis se debe al espectacular crecimiento
económico basado en la integración internacional, que es irreversible,
y al gigantismo del Estado todopoderoso al que se le delegan funciones
que no está en capacidad de cumplir y que deben rediseñarse.

El Estado no existe, es una creación legal. Existen los hombres con el poder
del Estado; como son falibles, cometen errores por acción u omisión.

El anterior Presidente de la Reserva Federal de EUA, ¿no se enteró
de la burbuja inmobiliaria financiada por los bancos bajo su control?
El Presidente que lo sustituyó, ¿no percibió la explosión cercana?
El anterior Chairman de la SEC que debe defender a los inversores bursátiles,
¿no se enteró de la especulación en las commodities?
¿Sólo tenían la capacidad de un plomero? La equivocación de los funcionarios
costará billones de dólares.

El peligro del Estado macrocéfalo es delegar el poder en hombres
que perjudican a la sociedad con sus errores. Son creídos, amparados
en la cultura social difundida del Estado guardián, previsor y planificador.

En Argentina, el Estado macrocéfalo da poder a hombres que hunden
al pueblo en la pobreza desde hace 60 años.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar