12 mar. 2009

CRISTINA Y EL CONGRESO

La percepción pública es que la Presidenta ha perdido apoyo
político y que nada hace prever que las decisiones que está tomando
redunden en el bienestar general. El problema es de falta de idoneidad
para el cargo.

En el sistema Presidencial la carencia de idoneidad no es
políticamente demostrable ni suficiente para que el Congreso pueda
destituir a la mandataria, lo que la convierte en inamovible hasta nuevas
elecciones. Ningún bloque legislativo ha iniciado una causa de
destitución por mal desempeño.

En el Congreso, la mayoría que tenía el Gobierno se está
desgajando y en las elecciones legislativas de octubre/09 se afirma que
quedará en minoría, con lo que se arriesga un enfrentamiento entre el
Poder Ejecutivo y el Legislativo que será paralizante para el país, en
momentos críticos nacionales y mundiales.

Si Argentina adoptara el sistema Parlamentario, dónde el
Congreso es la autoridad suprema, ese riesgo político no se produciría,
porque el Jefe de Gobierno (Presidente) habría sido destituido por el
Parlamento sin quiebre institucional, ni golpes de palacio.

Entre los temas para asegurar el futuro de la Nación, la
armonía política y el bienestar de los habitantes, está el reemplazo del
sistema presidencial por el parlamentario.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar