2 mar. 2009

LOS DIARIOS ESPAÑOLES SIGUEN SIENDO EL MEJOR TERMÓMETRO PARA CFK

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1104717&pid=5934929&toi=6262

Para El País, Cristina "afiló armas" contra el campo en su mensaje en el Congreso

El matutino afirma que la crisis con el agro y los "reproches" a la oposición fueron los ejes del discurso en la Asamblea Legislativa y que la Presidenta "dejó en el aire" el proyecto para intervenir el mercado de granos; además, describió el saludo con Cobos como "forzado y silencioso"

El análisis del discurso que Cristina Kirchner dio ayer ante la Asamblea Legislativa para inaugurar el 127º período de sesiones ordinarias llegó a las páginas del diario español El País, que señaló las críticas al campo y a la oposición como principales ejes del mensaje y también destacó el párrafo dedicado a "futuras intervenciones en la economía", que vinculó con el proyecto oficial para controlar la comercialización de granos.

En el aire
"El complicado conflicto con el campo y los reproches a la oposición marcaron, más que medidas concretas, el tradicional discurso de Cristina Fernández de Kirchner, en la apertura de las sesiones del Congreso. En contra de lo esperado, la Presidenta no aludió a la creación de una empresa oficial para regular la comercialización de granos, una idea que había levantado la inmediata oposición de las poderosas asociaciones rurales, aunque dejó esa posibilidad en el aire: el Gobierno enviará al Parlamento, dijo, "todos los instrumentos que considere necesarios para preservar la actividad económica y el trabajo", comienza la nota que se titula "La presidenta argentina afila sus armas en el conflicto del campo" y que el matutino español publica tanto en su edición local, como la global.

Enseguida, el artículo enfrenta las expectativas en torno a las palabras de la jefa del Estado con lo que finalmente dijo. "La aparición ante el Congreso había despertado una gran expectativa, no sólo porque suponía su primer encuentro obligado con el vicepresidente, Julio Cobos, con el que no se habla desde hace siete meses, sino porque la cita se producía en mitad de un nuevo conflicto con el campo y se esperaba que la presidenta hiciera algún anuncio importante que enseñara sus cartas: negociación o nueva ?guerra?. Además, se esperaba conocer la reacción presidencial al abandono de algunos diputados y senadores de su bancada", señala.

Sin programa
En este punto, El País alude a la falta de "propuestas concretas" en la alocución presidencial. "La Presidenta habló durante hora y cuarto, sin leer ni casi utilizar apuntes, demostrando, una vez más, sus cualidades de concentración y memoria, pero no presentó un programa legislativo para los próximos meses, más allá de las polémicas medidas ya conocidas. Salvo el anuncio de una nueva ley de Radiodifusión, no hubo ni una nueva iniciativa y los diputados se marcharon del Congreso sin tener la menor idea de cuáles van a ser los próximos movimientos de la Casa Rosada", plantea el diario.

Además, da cuenta de que el tono del discurso "fue pausado" aunque "no ocultó la profunda irritación que sigue sintiendo la Presidenta y, sin duda, su marido, Néstor Kirchner por su derrota parlamentaria" con las retenciones. Es en este contexto que El País cita el textual de Cristina Kirchhner respecto de que los derechos a la exportación de soja serían hoy menores si se hubiera aprobado el proyecto oficial de imponer retenciones móviles y su crítica elíptica al último paro del campo, cuando se preguntó qué sectores de la economía están en condiciones de no comercializar sus productos.

En este punto, el matutino describe la estrategia oficial que podría estar impulsando la difusión "a medias" del proyecto para intervenir en el mercado de granos. "Según el Gobierno, los productores guardan miles de toneladas de soja a la espera de que bajen las retenciones, mientras que las asociaciones agrarias aseguran que las exportaciones han caído por culpa de la sequía y la inseguridad respecto a la política del Gobierno y que no existen esos stocks tan elevados", afirma. Además, asegura que "la oposición en su conjunto apoya a los agricultores".
Tirantez.

Tal como ocurrió en medios locales, El País dedicó parte de la cobertura al esperado encuentro entre Cristina Kirchner y Julio Cobos. Describió el saludo entre ambos como un "apretón de manos forzado y silencioso" y afirmó que la Presidenta y su vice "cumplieron estrictamente con su obligación sin intentar siquiera ocultar con una sonrisa o un mínimo gesto la tirantez del momento".