26 jun. 2009

CARTA DE LECTORES - LA NACIÓN, 26/06/09

"Nunca fui peronista"

Se­ñor Di­rec­tor:

"La carta publicada el 14/6 en la que el señor Diógenes Vázquez le escribe a su padre, ya fallecido, para explicar por qué ha dejado de ser peronista me dio la idea de escribirle a mi padre, fallecido en 1974, para explicar una de las razones por las que nunca fui ni seré peronista.

"Mi padre fue juez del crimen y, como tal, tuvo en su juzgado una antigua causa contra Juan Domingo Perón en la cual estaba acusado de violación de una menor, y era ésta una de las razones por las que no podía volver al país.

"El expediente fue hurtado del juzgado, pero mi padre consiguió una copia procedente del primer juez de la causa, que la había conservado para él.

"Al poco tiempo, mi padre, que había dedicado toda su vida a la Justicia, tuvo que dejar los Tribunales y retirarse a gozar de su jubilación.

"Perón, en cambio, volvió a la Argentina y fue elegido presidente de la Nación, por tercera vez. Así, mi padre, como el del señor Vázquez, muy triste, falleció al poco tiempo de un ataque al corazón.

"Por otra parte, querido papá, viendo el resultado de más de 50 años de peronismo, que ha convertido la política en un sistema para beneficiar económicamente a unos pocos, contrariamente a la justicia social que propone, y usando a los más humildes sólo para obtener sus votos, me despido, asegurándote que nunca fui ni seré peronista."

Jorge Casabal Marcó del Pont
DNI 8.589.973
CORRUPCIÓN Y DECADENCIA


La historia relata procesos de ascenso material, intelectual y espiritual de las naciones y de su posterior declinación. En el ascenso, la sociedad está imbuida de principios rectores, como el cumplimiento del deber ciudadano, el reconocimiento de la capacidad de los dirigentes, el acatamiento a la estructura institucional, el respeto a los compatriotas y el orgullo nacional.

La decadencia de las naciones se inicia con la corrupción, delito que destruye los principios rectores; la aprovechan dirigentes perversos en el poder y el mal ejemplo se expande a toda la sociedad.

En nuestro país, la mega corrupción se desató hace sesenta años y en el año 2009, está superando la capacidad de asombro y de vergüenza de los ciudadanos argentinos y se ha convertido en crónica periodística mundial.

Desde entonces, Argentina inició su decadencia, pasando de estar entre los países más adelantados del mundo a ubicarse entre las sociedades acosadas por la pobreza y el deterioro de su población.

La primera víctima ha sido el Estado Nacional, convertido en una estructura deforme ingobernable y una máquina arbitraria de impedir el progreso. La segunda gran víctima es el pueblo, enterrado en la indigencia.

La ciudadanía debe atacar la corrupción, denunciándola y penalizándola para revertir la decadencia nacional. Inevitablemente será un largo combate.


Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar

20 jun. 2009

20 de junio - Día de la Bandera Argentina 
Sempiterno homenaje del poeta cordobés Alejandro Nores Martínez
(para agrandar, clickear sobre la imagen)

11 jun. 2009

DERECHA E IZQUIERDA


Antojadiza e ideologizada manera de separar a las sociedades, nacida de la simple ubicación que ocupaban los representantes con respecto a la presidencia en la Asamblea Constituyente que siguió a la Revolución Francesa. Desde aquella instancia hemos llegado hasta la confusión actual en la que los ciudadanos que se manifiestan “de derecha” son caratulados como “fascistas”, mientras que los que dicen ser “de izquierda” se convierten automáticamente en “comunistas”.

La realidad es que fascismo y comunismo son prácticamente la misma cosa: la anulación del individuo y sus libertades, que son reemplazados por la supremacía del Estado. Si bien el marxismo nace en el siglo XIX con Marx y Engels (Manifiesto Comunista, 1848) y el fascismo en el XX con la Carta del Lavoro (1927) de Benito Mussolini, ambas teorías promueven un estado totalitario, autoritario, omnipotente y opresor, donde los seres humanos son meros números masificados, al tiempo que rechazan de plano el cristianismo y se proclaman ateas. Mussolini, al igual que Marx, llega a decir “Dios no existe”, mientras exalta al socialismo. El marxismo, por su parte, promueve la lucha de clases, la violencia y el terror, como herramientas necesarias para enfrentar al proletariado (la clase oprimida) contra la burguesía (la clase explotadora) y terminar con el estado, protector de la clase explotadora. Además, ambas teorías coinciden en que la lucha económica es también la lucha por el poder político.

Los titulares de los diarios del mundo hablan actualmente de un triunfo electoral generalizado de la derecha en Europa y, sobre todo, del avance de la "ultra derecha" en el parlamento europeo. La izquierda, obviamente, no dio soluciones a la gente en los últimos años, por lo que los ciudadanos del mundo libre buscan alternativas entre las otras propuestas, poniendo sus bazas en los individuos más que en los partidos.

En este sentido, la Unión Europea acaba de dar una lección en las urnas, donde, invariablemente, se ha verificado la ley del péndulo. Europa, izquierdizada por muchos años, ha rotado hacia la derecha. Un marino experto nos diría que el barco pasó muchos años virando a babor hasta que, de golpe, alguien cambió el rumbo a estribor. También hubo muchos años de viraje a estribor que no redundaron en nada positivo. Sencillamente, porque cuando se sujeta el timón en una sola dirección torcida, la nave termina siempre al garete, dando vueltas sobre sí misma, sin posibilidad de poner rumbo a un puerto seguro. Alguna vez escribimos que la ley del péndulo es tan inexorable como la ley de la gravedad. No ha habido parlamento en el mundo que pudiera derogarlas, y quien pueda leer la historia con mente abierta, así lo descubrirá.

Los integrantes de la izquierda argentina, salvo honrosas excepciones, están convencidos de que Barack Obama es comunista y los apoyará, al igual que Lula, Michelle Bachelet o Ángela Merkel. Curiosamente, la "derecha" nacional piensa lo mismo. Siempre se equivocan estrepitosamente, porque el mundo actual pasa tremendamente lejos de Argentina y sus ideólogos de turno, sumergidos en inútiles diatribas y enfrentados unos contra otros, tratando de probar las bondades de teorías totalitarias, que tuvieron su impacto en el pasado con la consecuencia de las dos horrorosas guerras que asolaron el siglo XX y tras las cuales el mundo debería haber escarmentado

En nuestro país necesitamos una izquierda y una derecha auténticas, que se hagan dignas de respeto por su propio respeto a los individuos que depositan en ellas su confianza y su esperanza, integradas por ciudadanos honestos y responsables que terminen con los discursos anacrónicos del comunismo y el fascismo, superados hoy por la realidad del tercer milenio, una realidad que debe apuntar a la lucha por la unidad de la raza humana y por un Estado solidario y responsable, comprometido profundamente con el bienestar de todos y cada uno de los seres humanos que pueblan el planeta.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz

3 jun. 2009

LA NACIÓN - 3/06/09 -

Editorial

El mamarracho electoral

Resulta lamentable que, menos de un mes antes de los comicios legislativos, estemos inmersos en una discusión sobre sus reglas


Por si alguna duda quedaba de nuestra evidente falta de calidad institucional, debe lamentarse que, menos de un mes antes de una simple elección nacional legislativa, la ciudadanía y su dirigencia estén inmersas en una discusión sobre reglas de un proceso electoral que no debería provocar duda alguna.

La Cámara Nacional Electoral, al fallar en favor de las llamadas candidaturas testimoniales a diputado nacional del gobernador Daniel Scioli y del jefe de Gabinete e intendente de Tigre, Sergio Massa, perdió una excelente oportunidad para contribuir a sentar las bases de un sistema con reglas claras y estables.

La materia electoral es el primer peldaño que debe transitarse hacia una democracia plena. En la Argentina creíamos superada esta prueba ya que desde 1983, salvo episodios aislados, los comicios no fueron objeto de graves cuestionamientos. Sin embargo, desde las últimas elecciones generales de 2007 esta impresión ha cambiado de manera abrupta debido a las serias irregularidades que las caracterizaron. El robo generalizado de boletas en el marco de un proceso electoral mal organizado, con ausencia de autoridades de mesa e interminables colas en los lugares de votación, llevaron a plantear serias dudas sobre la transparencia del acto.

El proceso electoral que estamos transitando ha comenzado con una seria violación del principio de seguridad jurídica, luego de la innecesaria e interesada anticipación de los comicios a instancias del oficialismo, dejando de lado la disposición que en 2005, y también desde el impulso oficial, había establecido con muy buen criterio que las elecciones generales tendrían lugar en lo sucesivo el último domingo de octubre, cada dos años. Esta desafortunada decisión precipitó la puesta en marcha de las elecciones, con dificultades para las autoridades electorales y con la confección de las listas por la mera decisión del dedo de los caudillos partidarios, sin que hubiera tiempo para la celebración de comicios internos o de algún procedimiento de consulta a los electores.

Pero los dislates continuaron y, a instancias del presidente del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, se creó una nueva modalidad de candidaturas, las denominadas "testimoniales". Se trata de un engendro que viola las reglas más esenciales de la buena fe y enfrenta al electorado con candidatos que se postulan a bancas que no están dispuestos a asumir en caso de resultar elegidos. Así un gobernador, un vicegobernador, ministros y decenas de intendentes del conurbano bonaerense se lanzan a la carrera bajo esta absurda especie, que no es otra cosa que una estafa al electorado.

La impugnación ante la Justicia de las candidaturas de Scioli y de Massa, y el cuestionamiento de la residencia del ex presidente Kirchner arrojaron un resultado por demás desconcertante. En primera instancia, el juez Manuel Blanco, a través de una sentencia calificada de arbitraria y superficial por la mayor parte de la doctrina constitucional, avaló la modalidad. Esta posición se repitió en el dictamen del fiscal ante la Cámara Nacional Electoral, que, entre otros argumentos, consideró que, frente al debilitamiento de los partidos, la presencia de importantes referentes al frente de las listas le facilita al elector identificar el sentido que le quiere dar a su voto. Un nutrido conjunto de constitucionalistas de todo el país, de diversos orígenes ideológicos y de universidades públicas y privadas, en una actitud sin precedente, presentó dos amici curiae en los que les ofreció a los camaristas una base argumental sustentada en la doctrina más autorizada, encaminada al rechazo de las postulaciones "testimoniales" y de la candidatura del ex presidente de la Nación.

Finalmente, la Cámara, en un fallo dividido, confirmó la sentencia de primera instancia. En su argumentación la mayoría supuso la buena fe de las declaraciones presentadas por los candidatos Scioli y Massa, pese a que éstos expresan que sólo "eventualmente" asumirían los cargos. Resulta curioso el sentido que se le da a esta última expresión, ya que se considera que la asunción de las bancas de diputado a las cuales se postulan dependerá del éxito que logren en los comicios. Sin embargo, el término "eventual" es definido en el diccionario de la Real Academia como "incierto o casual", y debió haber sido otra la decisión si los jueces se hubieran atenido al significado que surge de la obra más autorizada de la lengua española.

La mayoría de la Cámara abundó en fundamentos destinados a evitar la función de control que le cabe a la máxima instancia electoral de la Nación. Su interpretación de las disposiciones constitucionales fue meramente literal y pareció desentenderse tanto del espíritu de la Constitución como de los motivos que llevaron a su inclusión en la ley fundamental.

Frente a este estado de cosas el voto minoritario del camarista Alberto Dalla Vía aportó una bocanada de aire puro. Su mirada apuntó en la dirección opuesta a la de la mayoría y, a través de una exposición minuciosa que se apoya en autores de relevancia como Ronald Dworkin, Maurice Duverger, Giovanni Sartori, Carlos Nino, Germán Bidart Campos y Segundo Linares Quintana, puso de manifiesto el papel fundamental que les cabe a los jueces en el control de los actos de gobierno, en este caso de las cuestiones electorales. Fueron reveladores sus conceptos en relación con el "sentido común de las cosas y de su apreciación por parte de los jueces". Cuando la Justicia pierde esa brújula, de alguna manera, está desconociendo la realidad detrás de meras especulaciones dogmáticas.

Cabe destacar una de las precisiones determinantes a las que acudió el doctor Dalla Vía, para hacer lugar a la impugnación de las candidaturas testimoniales. Se trata de una cita al politicólogo italiano Sartori, quien ha señalado: "No puede existir representación mientras el representante no sienta la expectativa de aquellos a los que representa, y no la siente como una expectativa vinculante. Por lo tanto, no sólo la representación es una idea, sino que es también necesariamente un deber. (...) El medio (elecciones) no puede sustituir al animus (la intención representativa)". Ahora cabe esperar a la Corte Suprema, ultimo intérprete de la Constitución, la que debería pronunciarse a la mayor brevedad, de manera de despejar toda duda y eliminar un precedente que, con seguridad, pone piedras en el difícil camino por el que transita nuestro país hacia la consolidación democrática. Lo que resulta claro es que este mamarrachesco proceso electoral y las discusiones que de él se derivan distan de ser propias de un país normal.

2 jun. 2009

HISTORIADORES O CUENTISTAS

Desde Córdoba, vivimos este 29 de mayo de 2009, fecha en la que había, entre otros, tres recordatorios. El más antiguo nos llevaba a celebrar al Ejército Argentino en su día. El más moderno nos imponía conmemorar el secuestro del Gral. Pedro Eugenio Aramburu, finalmente asesinado por montoneros. En el medio, se conmemoraba el cordobazo.

En la ciudad de Córdoba no hubo ningún espacio para conmemorar al Ejército, y mucho menos a Aramburu, a pesar de que era cordobés. Todo el órdago, con absoluto colapso de la ciudad fue para conmemorar el cordobazo, más el costoso aparato -que pagamos todos nosotros- para recibir a la reina Kristina que aterrizó en Pajas Blancas para trasladarse en helicóptero hacia Río Tercero, que está a cien kilómetros de la capital cordobesa. Por cierto, para decir nada. Menos hacer, y siempre con un enorme despliegue de fuerzas de seguridad, que le "aseguraban" a ella no sufrir el escrache que le tenían preparado.

Pero fue la mas rancia izquierda cordobesa la que dio la espalda a los festejos del cordobazo. No se sintieron representados con el orador enviado por el gobierno, el camionero, gordo, empresario y millonario Hugo Moyano. Obvio, ya que nada tenía que ver el personaje con lo que se conmemoraba, y lo único que dijo, más o menos en limpio, es que había que votar por los Kirchner.

Al día siguiente llamó la atención un reportaje producido por la agencia DYN que publicó La Voz del Interior. El entrevistado era Felipe Pigna, hoy transformado en "historiador de los progres", aunque no pase de ser un cuentista, que casi podría competir con los clásicos contadores de cuentos cordobeses.

"El historiador Felipe Pigna reflexionó hoy sobre el legado del Cordobazo, a cuatro décadas de las protestas que abrieron un nuevo tiempo político en la Argentina, y consideró que fue "un ejemplo de unidad de todo un pueblo, que le dio una lección al histórico autoritarismo, aliado de la derecha reaccionaria", rezaba el artículo en el matutino cordobés.

Luego hace consideraciones tales como que significó el fin de la dictadura de Onganía, y abrió un nuevo tiempo político en Argentina. El historiador, no el cuentista, debe basarse en el rigor documental, y tiene la doble posibilidad, de acuerdo a la distancia más corta o más larga en el tiempo, de actuar "periodísticamente" narrando lo vivido personalmente.

Felipe Pigna cumplió 50 años exactamente el mismo día de los festejos de 40 aniversario del cordobazo. Por lo tanto, al momento de los hechos, tenía 10 años. Además nació, vivió, y vive a 700 kilómetros de Córdoba. Como historiador, le queda el recurso de la documentación de la época, pero él lee la historia intencionadamente reescrita, rechazando lo demás.

Pigna comete un grave error, histórico y conceptual, cuando dice que el cordobazo derroca a Onganía. A Onganía lo derroca, más de un año más tarde, un ambicioso camarada: Alejandro Agustín Lanusse, que -sólo por disimular su ambición- opta por el breve interregno de Roberto Marcelo Levingston, para asumir él la presidencia. Finalmente, ante los desaguisados cometidos, debe llamar a elecciones en un país más harto de él y sus toreadas a Perón que el recuerdo que quedaba de Onganía. Pigna, que se dice historiador, debería saber que el cordobazo se produjo en mayo del 69, que Onganía es derrocado en junio del 70 y que Cámpora asumió en 1973.

Finaliza Pigna: "Creo que fue uno de los hechos más importantes del siglo XX en Argentina y dejó en claro que los dictadores trasnochados, tarde o temprano terminan estrellándose contra la realidad. Fue un ejemplo de solidaridad y unidad de todo un pueblo que le dio una lección al histórico autoritarismo militar, aliado de los sectores autodenominados liberales, en realidad la derecha reaccionaria argentina cómplice y beneficiaria de todos los golpes de Estado en Argentina".

Se le pasan a este "historiador" muchos hechos verdaderamente trascendentes del siglo XX, y confunde los verdaderos hechos del cordobazo. A las pocas horas de iniciada la manifestación no quedaba ni un sindicalista ni un estudiante en la calle. La protesta fue copada por las incipientes agrupaciones guerrilleras, que mantuvieron bajo el terror a toda la ciudad durante tres días, logrando así hacer su primer "ensayo general". La represión llegó mal y tarde, en manos de quien vio la oportunidad de desplazar a Onganía: Alejandro Agustín Lanusse.

En Córdoba sobran humoristas y cuentistas. En el país faltan historiadores.
Sobre todo, historiadores serios y honestos, comprometidos con la verdadera
Historia nacional y dispuestos a cronicarla sin mezcla de ideología.
Es una asignatura pendiente que los argentinos debemos reclamar sin descanso.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz
PERFIL.COM, 2/06/09

LA SISTEMÁTICA BURLA A LA LEY... por parte de ¡¡los jueces de la nación!!

El fallo de la vergüenza

La Cámara Nacional Electoral avaló las candidaturas testimoniales y rechazó una de Unión-PRO
Los jueces Santiago Corcuera Rodolfo Munné votaron a favor y Alberto Dalla Via lo hizo en contra. El fallo fue apelado y deberá resolver la Corte Suprema.


La Cámara Electoral avaló, en una votación dividida, las candidaturas de Néstor Kirchner, y las denominadas "testimoniales" de Daniel Scioli y Sergio Massa, que habían sido impugnadas por la oposición. La Cámara decidió por mayoría, con los votos de Santiago Corcuera y Rodolfo Munné, y la disidencia de Alberto Dalla Vía.

La Cámara Electoral decidió avalar las postulaciones del oficialismo y rechazar el reclamo opositor, en sintonía con el fallo del juez electoral Manuel Blanco y la Fiscalía Electoral que también rechazaron las impugnaciones exigidas por la oposición. Así quedaron avaladas las candidaturas del gobernador bonaerense Scioli; del jefe de Gabinete, Sergio Massa, y de las postulaciones del ex presidente Kirchner. El fallo también avaló las candidaturas de las dirigentes de Unión PRO que había objetado el juez Blanco, con la excepción de la postulante Silvia Lospennato.

La Cámara afirmó que los documentos presentados por la postulante de la lista que encabeza De Narváez "no superan el más mínimo examen crítico que permita tener por probado el requisito". De esta manera, Claudia Rucci, Silvia Majdalani y Natalia Gambaro podrán presentarse el 28 de junio en las elecciones legislativas.

El máximo Tribunal Electoral entendió que el ex presidente Kirchner "convive con su cónyuge, la señora Presidente de la Nación (Cristina Fernández)" en la quinta de Olivos "ubicada en territorio bonaerense". Además, señaló que para verificar el cumplimiento del requisito constitucional "no interesan las razones que pudo haber tenido un ciudadano para establecerse en una provincia determinada" sino "el conocimiento y compromiso con los intereses del pueblo que la habita".

En cuanto a las candidaturas de Scioli y Massa, la Cámara consideró la "voluntad" de los candidatos de asumir sus bancas, por lo que aseguró que "no puede exigírsele a la justicia desentrañar las intenciones, propósitos o planes íntimos de quienes se presentan al electorado requiriéndoles el voto". "Tal especie de 'control preventivo' de las conductas futuras de quienes puedan resultar electos es inimaginable en un Estado de Derecho", se puntualizó en la resolución.

En tanto, se aclaró que en caso de resultar electo el gobernador y el jefe de Gabinete deberían "renunciar" a sus cargos para asumir como legislador nacional. Para la Cámara Electoral, las candidaturas testimoniales "no podrían ser oficializadas" como tales porque "escapa a las atribuciones del Poder Judicial resolver sobre la base de hipótesis o conjeturas".
LA NACIÓN - Cartas de lectores, 2/06/09

Lesa humanidad

Se­ñor Di­rec­tor:

"La reforma de 1994 incorporó los tratados internacionales a la Constitución nacional. Uno de ellos, el Tratado de Roma, define el delito de lesa humanidad. En la Argentina tomaron parcialmente esa definición y comenzaron a aplicar esta figura a algunos de los que participaron en la guerra de los ´70. ¿No saben que están aplicando un tratado de manera retroactiva (el de Roma tiene vigencia desde su suscripción), lo cual no está permitido por nuestra ley penal?

"Mi padre, Alejandro G. Duret, es militar. En ese momento de la historia tenía 23 años. Cumplía órdenes legítimas emanadas del poder público para la defensa del orden institucional amenazado. Hizo una carrera impecable en el Ejército y hoy se siente abandonado por esa institución a la que dedicó su vida.

"Está preso desde hace tres años y medio. El martes 26 de mayo empezó el juicio oral en Mar del Plata. Mi viejo es un tipo recto y de moral intachable. Lo metieron en una causa de un desaparecido a partir de testimonios falsos e interesados. Lo peor es que ese desaparecido era amigo de un importante hombre del Gobierno, según sus propios dichos. El juicio comenzó ¡aunque hay un juez recusado! El pedido de recusación está aceptado.

"A mi padre no lo dejaron venir a mi casamiento. Los jueces sí lo autorizaron, pero Aníbal Fernández, ignorándolos, no autorizó el traslado a la iglesia. El juicio iba a finalizar el 2 de julio, pero ahora anuncian que la sentencia estará la semana anterior a las elecciones del 28 de junio. ¿Qué pasó? ¿Cierre de campaña?

"Los jueces deberían ser imparciales y no sentirse amenazados ni permitir irregularidades. Espero que sean dignos. Si no lo son, el círculo sigue girando y será injusticia."

Lía V. Duret
lipitoria@hotmail.com