29 nov. 2009

MIENTRAS LOS ÁNGELES LLORAN

Nuestra muy particular presidente ha viajado a Roma. El motivo fueron los 25 años de la firma del tratado de paz con Chile, luego de la mediación santamente ejercida por Juan Pablo II.

Doña Kristina ha coincidido allí con su par chilena, absolutamente distante de ella en su estilo, su discreción y su arreglo personal, sin hablar de la representatividad popular de una y de otra. Tal vez todo sirvió sólo para una foto. La "reina" argentina tenía que dar la nota. Para eso nada mejor que lucir una vistosa capelina negra, más propia de las mujeres de la realeza o de la farándula cuando asisten a un funeral que de una jefa de estado en viaje protocolar.

La comitiva argentina fue para el terror. ¿Qué tenían que hacer allí, pagados por nosotros, Hugo Moyano y sus hijos? ¿Qué tenía que hacer la falsa abuela Estela de Carlotto, que además de recibir fabulosos subsidios anuales del erario público ahora nos cobra custodia personal? ¿Qué tenían que hacer allí el hijo del ex presidente Alfonsín, Ricardo, y su primo obispo?

Tampoco resultaba apropiada la figura del canciller Jorge Taiana, que durante buena parte de su vida se ha mostrado más partidario del conflicto que de la paz, cargando sobre sus espaldas, por lo menos, dos muertes de su pasado montonero. No se conoce que alguno de estos personajes haya manifestado públicamente sus deseos de convivir en paz, interna o externamente. Por el contrario, tanto Moyano como Carlotto (y en otro tiempo Taiana), son los grandes impulsores de la confrontación cotidiana en el país. El único que hubiera faltado para completar el cuadro del absurdo era Luis D'Elía.

El tratado de paz con Chile se firmó en 1984 entre el ex presidente Alfonsín y Augusto Pinochet, quien, luego de plebiscitar dos veces su gestión, entregó el poder a Patricio Aylwin en 1990. No debemos olvidar que Aylwin y sus sucesores no se atrevieron a modificar un ápice de la política económica pergeñada en tiempos del “dictador” por la mente brillante de un joven con aspecto adolescente: Hernán Büchi.

Nadie recuerda que el acatamiento a someterse al arbitraje papal no sólo fue firmado por Augusto Pinochet, sino también por Jorge Rafael Videla, es decir por dos dictadores, calificación a la que -curiosamente- no se han hecho acreedores Fidel Castro, Daniel Ortega ni Hugo Chávez Frías. Ahora todos los méritos son para los “demócratas” que vinieron después, ya que quienes en ese entonces vestían algún uniforme deben ser denostados impiadosamente.

Olvidamos los argentinos que Raúl Alfonsín, previo a la firma del acuerdo, mandó a su canciller, Dante Caputo, a debatir con un ya bastante senil Vicente Leónidas Saadi, dando lugar a un inolvidable programa televisivo que hoy sería la envidia de Marcelo Tinelli.

También hemos olvidado los argentinos que fuimos citados a las urnas en un referéndum “no vinculante”, en el que ganó el sí al acuerdo por una amplia mayoría, luego de una avasallante publicidad oficial que mostraba los “horrores de la guerra.”

Resumiendo: el fin de las hostilidades entre Argentina y Chile surge de un acuerdo entre dos “dictadores”, Videla y Pinochet, precisamente quienes hoy no reciben la menor mención por parte de los políticos de turno, y lo sellan un “dictador” y el “padre de la democracia” Raúl Alfonsín.

Que Cristina Fernández, quien en aquellos momentos se mostraba contraria a la paz, reciba hoy el agasajo vaticano olvidándose adrede de sus verdaderos mentores, parece un despropósito. Como patriotas y creyentes esperamos que algún día no muy lejano Dios y la Patria, efectivamente, se lo demanden.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz

20 nov. 2009

LA NACIÓN - 20/11/2009

Editorial I

LA ARGENTINA, ENTRE LOS MÁS CORRUPTOS

La impunidad es una de las causas de que nuestro país ocupe uno de los peores sitios en el ranking mundial de corrupción

Como en años anteriores, la Argentina ha vuelto a ocupar uno de los últimos lugares en el ranking mundial de la corrupción que elabora Transparencia Internacional con la colaboración, en el caso argentino, de la Fundación Poder Ciudadano.

La pésima calificación obtenida seguramente sorprenda a pocos en un país donde los escándalos se suceden sin pausa: los sobreprecios y las coimas en la ampliación de los gasoductos del caso Skanska; el jet privado atribuido a Ricardo Jaime; los millones de dólares que el venezolano Antonini Wilson trajo desde Caracas en compañía del kirchnerista Claudio Uberti; los medicamentos adulterados; las declaraciones juradas de bienes de los Kirchner que no explican su impresionante crecimiento patrimonial, y la lista podría seguir.

En efecto, el Indice de Percepción de la Corrupción elaborado por Transparencia Internacional ubica a la Argentina en 2008, y por quinto año consecutivo, en el peor grupo de América latina. Nuestro país obtuvo 2,9 puntos sobre 10, lo que "demuestra un serio problema de corrupción", dice el informe, y agrega que, sobre un total de 180 países evaluados, nos corresponde el 106° puesto.

Esa ubicación la compartimos con Benin, Gabón, Gambia y Níger. "La Argentina se mantiene firme en el aplazo", se lamentó la presidenta de Poder Ciudadano, Delia Ferreira Rubio, quien atribuyó la magra ubicación a muchas causas, como la discrecionalidad en el manejo de los recursos públicos, la concentración de poder en el Ejecutivo, la permanencia de los superpoderes en manos del jefe de Gabinete, así como la manipulación de las cifras del Indec y la política de restringir el acceso a la información pública.

En el índice, Canadá figura con la imagen más limpia y se ubica entre los 10 mejores países a nivel global, y luego se destacan Estados Unidos (19°), Chile y Uruguay (ambos en el 25°), Cuba (61°) y Brasil, Colombia y Perú (los tres en el puesto 75°).

Como dijimos, estos índices de Transparencia Internacional no miden la corrupción en sí, pues es algo muy difícil de cuantificar debido a que muchos delitos jamás trascienden por no ser denunciados. Lo que miden es la percepción que existe en los países respecto de la corrupción en el ámbito público.

Y tienen consecuencias prácticas, porque este tipo de informes son utilizados por gobiernos extranjeros, organismos de crédito internacional y empresas cuando llega el momento de otorgar créditos o decidir dónde realizar inversiones.

Por desgracia, pero no por casualidad, la corrupción se ha enquistado en la Argentina, y quizá la causa haya que buscarla en la casi nula efectividad de la Justicia para investigarla y sancionarla.
Es en la impunidad donde radica su triunfo. Es la impunidad la que retroalimenta el fenómeno de la corrupción. Son pocos los casos que se denuncian y, de éstos, muchos menos los que llegan a juicio y a una sentencia. El Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (Cipce) ha revelado que las 750 causas por corrupción de los últimos 25 años se prolongan durante un promedio de 14 años. En muchos casos, los expedientes prescriben por el camino e incluso hay varios casos de ex funcionarios procesados que fallecen mientras se sustancia la investigación.

De esta manera, los corruptos saben que corren pocos riesgos de ser descubiertos y, si eso ocurre, menos riesgo corren de ser sancionados.
Aunque la tarea para revertir esta dolorosa realidad parezca ímproba, urge iniciarla cuanto antes, y es preciso comenzar en la Justicia, dotándola de los medios y el personal adecuados y divulgando la lista de jueces que demoran los expedientes sobre corrupción, para luego proceder, si cabe, a su sanción.

17 nov. 2009

EL NUEVO TERRORISMO DE ESTADO

El terrorismo de estado por parte de un gobierno, ya sea de iure o de facto, consiste en el empleo de métodos ilegales para obtener ciertos fines, “justificados” por una cierta circunstancia. Las formas utilizadas para meter miedo a la población incluyen, entre otros medios, la persecución y el hostigamiento a través del secuestro, la tortura y la muerte, objetivos que se alcanzan fomentando la delación de unos vecinos sobre otros en una comunidad determinada. Una sociedad atemorizada es una sociedad fácilmente dominada por los poderes del estado, al punto de quedar absolutamente indefensa y a merced de los gobernantes de turno.

En la Argentina del tercer milenio se verifica una situación particular, el kirchnerato, que consiste en el traspaso de la banda presidencial de un cónyuge a otro, ambos blandiendo la suma del poder público concedida por un congreso obsecuente, constitucionalmente pasibles de ser declarados infames traidores a la patria, avala con sus actitudes ignominiosas persecuciones selectivas a miembros de las fuerzas armadas, de la iglesia, el campo, la prensa o, ahora, la farándula.

De esta forma, cualquier ciudadano argentino que se manifieste en contra de la irritante demagogia del matrimonio K es inmediatamente mandado a investigar por la AFIP, a fin de ser perseguido económicamente y expuesta públicamente su situación tributaria para generar, a su vez, el resentimiento y el rechazo de los sectores postergados.

En la Alemania nazi, el déspota Adolf Hitler instauró entre 1933 y 1945 un régimen totalitario que basaba su poder en el amedrentamiento y la persecución de quienes se consideraban “enemigos” del pueblo. Así, poco a poco los ciudadanos fueron perdiendo las libertades civiles y volviéndose esclavos de un régimen que se apoyaba en la violencia de fuerzas paramilitares para imponer la ideología fascista, copiada de la italiana de Benito Mussolini. En el estado hitleriano el disenso estaba absolutamente prohibido y la censura era moneda corriente en todos los aspectos de la vida diaria.

De la misma forma, el comunismo ruso y el chino persiguieron a los “enemigos del pueblo” entre 1917 y 1987, calculándose que esta ideología –esta vez de izquierda−, asesinó en estos dos países a por lo menos cien millones de seres humanos, condenados a muerte por el sólo hecho de disentir de estos oprobiosos regímenes totalitarios.

Cayó el muro de Berlín hace 20 años, pero los retoños de aquel régimen siguen vivos. En Asia, en Corea del Norte. En la sufrida África, en varias "islas". Y en América, en Cuba y sus nuevos hijos: Nicaragua, Venezuela, Ecuador, Bolivia, y ahora también Argentina. Ninguno de esos gobiernos es comparable a otros de izquierda pero razonables, como los de Brasil, Uruguay y Chile.

En Argentina, durante los últimos seis años han engrosado las cárceles del estado numerosos militares acusados de violaciones a los derechos humanos durante el gobierno militar que se extendió entre 1976 y 1983, amén de las drásticas reducciones al presupuesto militar, lo que ha colocado al país en una endeble posición en cuanto a la seguridad interna y externa.

Las críticas de la iglesia católica a los desmanejos de las políticas económicas y sociales del kirchnerato han provocado frecuentes malestares en la dirigencia, que, como contrapartida se ha regodeado en desplantes y refutaciones al pensamiento de la jerarquía de la iglesia.

En 2008, el campo argentino se rebeló contra expoliación sufrida sobre sus legítimas ganancias, fruto del esforzado trabajo de su gente, harta de ser los proveedores de recursos para la caja del despilfarro nacional. El gobierno K reaccionó presionando a sus máximos dirigentes a través de la Afip y exponiendo públicamente su situación tributaria, además de postergar indefinidamente el diálogo con la mesa de enlace, haciendo retroceder al histórico “granero del mundo” y uno de los principales países exportadores de carne vacuna del planeta a los primeros años del siglo XX, además de producir el deliberado quebranto de miles de explotaciones agrícolas.

En 2009 el kirchnerato encontró un nuevo enemigo que debía ser acallado: la prensa. Mediante la ley de medios y un sinfín de artilugios tramposos, la gestión de Néstor y Cristina se dedicó a perseguir con particular esmero a los dos principales diarios del país, amén de ciertas revistas y medios audiovisuales que no coinciden con el pensamiento oficial. También fueron censurados importantes periodistas y hombres de prensa cuyas opiniones no eran del agrado del matrimonio presidencial.

Pero el adversario impensado surgió de un sector de la sociedad tradicionalmente indiferente o acomodaticio al poder de turno: la farándula, que salió a cuestionar la tremenda inseguridad reinante, producto de las desacertadas políticas del gobierno empeñado en la no represión del delito, por grave que éste sea. El kirchnerato reaccionó también inmediatamente solicitando a la Afip los expedientes de los principales artistas cuestionadores, en un intento por exponerlos a la ira popular.

Sin nuevos enemigos a la vista y agotados los recursos de la caja, los Kirchner pasan sus días ocupados en aumentar cada vez más el clima de exasperación social que surge del colosal desmanejo de la cosa pública y del despilfarro de los bienes del Estado, confiados en que podrán manipular al monstruo, que no es otro que el integrado por las bandas armadas de piqueteros pagos y por poderosos sindicalistas de dudosa honestidad, que amenazan al resto de la población con paros y actos intimidatorios, imponiendo en toda la extensión del país un régimen del terror que por momentos parece acercarse al de la Francia de Robespierre. Lo que seguramente no han previsto los K es que, como Robespierre, pueden terminar siendo las víctimas de su propio fanatismo ya que el péndulo, inexorablemente, tiende a volver a su posición natural. Y deberían pensar también que puede pasarse al otro lado y que pueden tener el mismo destino final de Nicolás y Elena Ceaucescu.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz
LA NACIÓN - 17/11/2009

Carta de lectores

Tristes conclusiones

Se­ñor Di­rec­tor:

"El excelente reportaje publicado en LA NACION que Ricardo Carpena le hizo a la presidenta Bachelet nos muestra las condiciones que debe reunir un verdadero estadista y, como ocurre con Lula, despierta en nosotros, los argentinos, una inevitable sensación de envidia.

"Pero pongámonos a imaginar, intentando con el juego de los opuestos o usando antónimos, cuáles serían las condiciones contrarias, o sea, las que definirían a un pésimo funcionario. Tomando, por ejemplo, las conclusiones que le permitieron a Carpena definir la personalidad de la presidenta de Chile, al calificarla de «inteligente, humilde y cálida», nos daría «ignorante, soberbia y agresiva».

"Tomo la noble frase con la que Michelle Bachelet -quien sufrió cárcel, torturas, exilio y la muerte de su padre en prisión- responde a la requisitoria del periodista a ese respecto, cuando dice: «Porque fui víctima del odio, consagré mi vida a erradicarlo». Siguiendo con el juego, nos daría: «Porque no fui víctima del odio, consagré mi vida a practicarlo». Este juego, que puede continuar, podría ser penoso, porque seguramente nos llevaría a extraer tristes conclusiones."

Ing. J. Rolando Sergi
DNI 4.152.026

10 nov. 2009

LOS DESESTABILIZADORES

Desde mayo de 2003, el matrimonio presidencial se ha dedicado con particular empeño no solamente a aumentar considerablemente el número de pobres y a destruir las instituciones de la Nación, sino también a instalar en la opinión pública que ambos cónyuges son la encarnación de la democracia y de los derechos humanos.

El modelo K ha mostrado, sin embargo, una falla fatal en la línea de flotación, por lo cual, aunque la presidenta Fernández sostiene jocosamente que está “averiada pero no hundida”, su gestión de gobierno llegará penosamente a los dos años dentro de un mes y probablemente mucho más penosamente a terminar su período en el 2011.

Debido a la incapacidad evidente de ambos integrantes de la pareja más poderosa del país, y a pesar de que en otras partes del planeta la economía global está dando signos de repuntar después de la crisis, en Argentina el gobierno federal sigue concentrado en distribuir sin generar, lo que lo va llevando inexorablemente a enfrentar el nerviosismo y la violencia creciente de la sociedad, cansada de escuchar el mismo discurso político vacuo pero sin soluciones de fondo a los problemas del ciudadano medio.

Los K, como cualquier populista histórico, subsidian toda la actividad piquetera nacional, agregando cada día un nuevo “servicio de asistencia” a fin de clientelizar a los sectores sociales más postergados. Es así que, además de los manifestantes cortarrutas cotidianos, reciben financiamiento estatal el canal del gobierno, el fútbol de Grondona (que ya ha costado más de 400 millones), la aerolínea de bandera (que pierde mensualmente 200 millones de pesos) y un largo etcétera, con lo cual la cifra final de lo que cada habitante resigna para los caprichos de los presidentes se vuelve de difícil comprensión para los organismos internacionales de crédito, a quienes los mandamases argentinos recurren permanentemente para que les salven la estabilidad de la gestión.

Por otra parte, la inseguridad jurídica local fomentada por los K para sus fines perversos de enriquecimiento personal y clientelismo político ha conseguido ahuyentar las posibles inversiones en diversos campos, las cuales han tomado rumbos más tentadores como Uruguay, Chile y Brasil, cuyos dirigentes han sabido aprovechar la inconducta de sus pares argentinos. Es así que con el tema del gas, la presidenta Bachelet ha declarado que a raíz del conflicto con Argentina, se planteó el desafío del autoabastecimiento. Y lo mismo sucedió con la carne vacuna en Uruguay y el combustible en Brasil: mientras nuestros vecinos aprovechan para desarrollarse y generar puestos de trabajo, nuestro país retrocede irremediablemente a pasos agigantados.

Argentina debe ser uno de los pocos ejemplos en el mundo donde la desestabilización de sus gobernantes es provocada por ellos mismos. Es decir, se verifica “desde arriba” y no “desde abajo”. La propia tripulación impulsa el hundimiento de la nave. Las políticas erradas de Néstor, Cristina y sus adláteres en materia económica, política y social han conducido a la Nación a un peligroso camino sin retorno de crispación permanente. Ciegos y sordos ante el resultado de las urnas del pasado 28 de junio, los K se han dedicado ahora con especial ahínco a golpear burdamente a la prensa, después de hacerlo con la iglesia, el campo y las fuerzas armadas, convirtiendo en una ruleta rusa los dos años por venir de la gestión de Cristina.

En manos del poderoso sindicalista Moyano, del verdugo Moreno, de innumerables funcionarios salpicados por sospechas de corrupción, de un congreso obsecuente y de una justicia inoperante, sumado a que, desde el puente de mando, el capitán y su segundo han roto el timón, el país navega al garete, lamentablemente, siempre virando a babor y sin singladura clara.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz
ESFUERZO Y CREACIÓN

Cuando a Thomas A. Edison, inventor de la bombita eléctrica, le preguntaron cómo había podido superar los dos mil intentos fracasados antes de inventarla contestó con sencillez: “no fueron fracasos, sino los pasos necesarios para crearla”. Preguntado en donde residía su genialidad, contestó: “1% de inspiración y 99% de transpiración”. Son la esencia y sentido del ser humano, del “homo sapiens”. Nada se consigue sin esfuerzo.

Desde el siglo XIX, XX y XXI, aparecieron seudo intelectuales que dijeron que los seres humanos tienen necesidades no satisfechas y, que por serlo, la sociedad tiene el deber de cubrirlas, aun cuando él no se esfuerce. Apareció el Estado políticamente distribuidor, que anuló el esfuerzo con la dádiva, alteró los valores culturales y empobreció a los países, entre ellos a Argentina.

La nueva -y ancestral- frase es: “no debe hacerse por el hombre, lo que el hombre puede hacer por si mismo”, que es sostener que el progreso del hombre y de la sociedad, depende de la voluntad y creatividad del ser humano.

El futuro de cada uno de nosotros dependerá de lo que hagamos, siempre venciendo problemas: es el compromiso de los humanos, trabajar para la construcción de un mundo mejor, que siempre tendrá imperfecciones.

Como Ícaro, nunca llegaremos al sol.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar
www.segundarepublica.blogspot.com

8 nov. 2009

06/11/2009 12:23

http://www.noraginzburg.com.ar/

http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews[tt_news]=131776&cHash=29d5188af7

ADN compulsivo:
El día cuando una diputada se enfrentó a Estela Carlotto y la llamó "fascista"

La legisladora Nora Ginzburg (Ciudad de Buenos Aires-Frente por los Derechos Humanos) expresó en el recinto de la Cámara baja su opinión acerca de las organizaciones de derechos humanos, y ella fue repudiada por militantes de esas ONGs que se encontraban en las galerías. Por ejemplo la presidente de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto. Aqui la versión textual del polémico enfrentamiento.


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Tras un largo debate, la Cámara baja aprobó el proyecto del Poder Ejecutivo para reglamentar los métodos de obtención del ADN compulsivo para encontrar a los hijos de desaparecidos.

En la discusión en el recinto se vivieron momentos tensos. L a diputada más repudiada por las organizaciones presentes fue la ex macrista Nora Ginzburg, quien disparó: “Las víctimas no tienen más derecho por el solo hecho de ser víctimas ni de abusarse de su condición de tales convirtiéndose en victimarios”. Esto generó la reacción de Abuelas de Plaza de Mayo y su titular Estela Carlotto que le pedía que se callara la boca y respetara a las víctimas de la dictadura."
A continuación la Versión Taquigráfica

"(...) Sr. Presidente (Fellner): -Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.
Sra. Ginzburg: -Señor presidente: verdaderamente esta es para mí una jornada triste porque, como siempre, escucho las opiniones de absolutistas e iluminados, como si las víctimas tuviéramos todas que pensar igual, como si ser fascista fuera únicamente ser admirador de Mussolini o como si el fascismo fuera únicamente patrimonio de él. No nos olvidemos que Mussolini surgió de un partido socialista.

Me emocionó mucho escuchar a Norma Morandini, porque mis abuelos fueron muertos por los nazis y, por esas cosas de que no todas las víctimas pensamos igual, hace dos años mi sobrino fue a Bialystok a traer la lista de todos mis parientes muertos. Yo no quiero hacer lo mismo, yo no quise ir a Auschwitz, de la misma manera que la señora diputada Morandini no quiso ir a la ESMA. No nos pueden decir que todas las víctimas tenemos que pensar y sentir igual y que si lo hacemos somos menos solidarias.

Yo he dicho que en Alemania hubo seiscientos mil colaboracionistas. Acá se habló de autoridad. Yo no me prestaría a que se someta al último guardián de un campo de concentración a un juicio porque quiero que los alemanes vivan. No me sirve ya eso. No creo que eso sea justicia. Si quisiera hacer eso sentiría que estaría tomando venganza.
Se ha dicho en este debate que nos hemos comprometido ante la Corte Interamericana a averiguar la verdad. Estoy de acuerdo, pero no con estos métodos. No surge de ningún lugar que estos métodos se pueden utilizar.

En relación con la Corte Interamericana, es aplicable el Pacto de San José de Costa Rica, que en su artículo 5º sostiene que toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral. En el artículo 11, punto 1, expresa que toda persona tiene derecho al reconocimiento de su dignidad, y en el punto 2 que nadie puede ser objeto de injerencias abusivas en su vida privada y tampoco en su domicilio.

Yo estoy segura de que la Corte Interamericana no va a estar de acuerdo con esta ley. Cuando la diputada Gil Lozano narraba la forma compulsiva en que se obtenía la muestra de ADN me hizo rememorar las audiencias de la Cámara Federal que juzgó a las juntas, cuando las víctimas contaban a lo que habían sido sometidas. Se están utilizando los mismos procedimientos.
- Manifestaciones en las galerías.

Sra. Ginzburg: -Exactamente, no voy a ser complaciente: califico a este procedimiento de aberrante y fascista.

Durante cuatro años vengo escuchando en esta Cámara que aquéllos que nos preocupábamos por las víctimas éramos fascistas y de derecha. Una persona no puede pedir a un imputado por la violación y muerte de su hija que se le haga un estudio de ADN. Más aún, el artículo 74 del Código de Procedimientos Penal impide que un imputado sea siquiera obligado a identificarse con huellas digitales. No se puede forzar a un imputado de un delito. ¿Cómo vamos a volver a victimizar a quien ya fue una víctima; con lo que debe haber sufrido en el vientre materno y de pequeño al ser arrebatada de sus padres? ¿O acaso no queda eso en la mente de una persona? ¿Ahora vamos a volver a victimizarla?

- Manifestaciones en las galerías.

Sra. Ginzburg: -Se ha establecido que el proceso para obtener la verdad jamás puede violar derechos personalísimos. Jamás se puede obligar a una persona, aunque sea el peor criminal, a violentar o humillar su dignidad personal. ¿Cómo entonces se va a hacer eso con una víctima?
Acá no hay derechos absolutos. Para mí el único derecho absoluto es el derecho a la vida y aquellos que pregonan el aborto ni siquiera lo consideran; los demás no son derechos absolutos y se ejercen en la medida del equilibrio de todos los derechos.

En el caso “Gualtieri Rugnone de Prieto, Emma Elidia y otros s/sustracción de menores de 10 años” nuestra Corte Suprema estableció la inviabilidad de la extracción de sangre compulsiva del adulto ex menor hijo de desaparecidos para constar su ADN, en el fallo que se resolvió el 11 de agosto de 2009.

No puedo entender que se humille a una persona que pasó por semejante situación. ¿Cómo se puede hablar con esa seguridad, como si fuera una ciencia, de qué es la identidad y si sufre una tragedia? Cada cual resuelve como quiere su tragedia.

- Manifestaciones en las galerías.

Sra. Ginzburg: -Nadie puede obligar a otro a resolver su identidad.
Cuando alguien dice…

- Manifestaciones en las galerías.

Diputada Ginzburg: -¿Cómo?
(N. de la R.: Allí es cuando Estela de Carlotto le solicitó que se callara la boca y respetara a las víctimas de la dictadura y que no entendía nada del tema).

Sr. Presidente (Fellner): -Continúe, señora diputada. Si vamos a empezar a discutir con la barra…

Sra. Ginzburg: -Está bien, pero esto es fascismo. Las víctimas no tienen más derecho por el solo hecho de ser víctimas.

- Manifestaciones en las galerías.

Sra. Ginzburg: -Las víctimas no tienen más derecho por el solo hecho de ser víctimas ni de abusarse de su condición de tales convirtiéndose en victimarios.
Cuando se dice que alguien es “nieto de”, no se puede interpretar que existe una relación de dominio o de pertenencia. El interés que una abuela siente por conocer si un sujeto es su nieto cae necesariamente ante la negativa del presunto nieto, único y real dueño de su persona a brindar esa información. Su derecho a la intimidad es de mayor jerarquía que el interés de su posible abuela en averiguar la existencia de un hipotético parentesco.

He conocido un caso, que no tuvo que ver con las aberraciones que narró la diputada Fernanda Gil Lozano, que vuelvo a decir que me recuerdan las aberraciones que escuché en el juicio a las Juntas. Se trataba de una persona adoptada que fue a un juzgado y el secretario le dijo: “Como usted sabrá, es adoptado”, y la persona le contestó: “No, no sabía”. No era hijo de desaparecidos. Ahora bien, ¿esos padres no tienen derecho a negarse a decirle a su hijo que es adoptado? ¿O van a venir con el fascismo a imponerle también cómo lo tienen que educar?

- Manifestaciones en las galerías.

Sr. Presidente (Fellner): -Por favor, las barras….
Continúe, señora diputada.

Sra. Ginzburg: -Yo siento que esto es una especie de venganza.

- Manifestaciones en las galerías.

Sra. Ginzburg: -Como no sos solidario con tus padres de origen, como no sos solidario con tu familia sanguínea, entonces te obligo a que sufras y te destruyo la vida.

- Manifestaciones en las galerías.

Sr. Presidente (Fellner): -Por favor...

Sra. Ginzburg: -Cada víctima cree que tiene el derecho de conocer su identidad, pero hay otras víctimas que no quieren ejercerlo. Me parece muy bien que algunas la hayan encontrado, pero también se debe respetar el derecho de aquellas víctimas que no quieren conocer su identidad.
La identidad no es sólo el nombre. Por el Congreso siempre circula la asociación ‘Quiénes Somos”, de Graciela Palma, que dice que hay tres millones de personas que no tienen identidad, que han sido el producto del tráfico de niños, que quieren averiguar y que no tienen acá la ayuda de nadie. La identidad no es sólo el nombre y el apellido. No tiene más identidad un hijo de sangre…

- Manifestaciones en las galerías. (...)".

Sra. Ginzburg.-…que un hijo adoptivo. La identidad son las vivencias que ha tenido esa persona, lo que siente, lo que quiere.

Manifestaciones en las galerías.
Algunos insultos para la diputada del Frente de los Derechos de los ciudadanos.

Sra. Ginzburg.- ¿Ve? Estos son fascistas.

- Manifestaciones en las galerías.

Sr. Presidente (Fellner): -Le ruego que redondee, señora diputada, para terminar el debate. Nosotros tenemos la responsabilidad…

Sra. Ginzburg: -Voy a concluir con dos afirmaciones. Muchos estuvimos a favor de la Revolución Francesa, pero eso no quiere decir que los crímenes de Robespierre hayan estado mejor. Y para finalizar voy a recordar la leyenda del rey Salomón.

- Manifestaciones en las galerías.

Sra. Ginzburg.- ¿Les va a pedir que me dejen hablar?

Sr. Presidente (Fellner): -Lo estoy intentando, señora diputada. Colaboremos entre todos.
Sra. Ginzburg: -Cuando dos madres fueron con un niño a ver al rey Salomón discutiendo y diciendo que ese era su hijo, el rey Salomón les dijo: “¿Saben lo que voy a hacer? Lo voy a partir al medio y le voy a dar la mitad a cada una.” La auténtica madre dijo: “No, por favor, déselo a ella.”
Creo que acá lo que importan son las víctimas. (...)".