19 mar. 2009

ANTICRISIS: COPIANDO MAL

Los países de alto ingreso per cápita, están aplicando políticas
anticrisis respondiendo a sus especiales problemas,
e incorporando la inversión del Estado
en obra pública para generar trabajo, disminuir la
desocupación y sostener el consumo.

Esos países crecieron económicamente durante los últimos
sesenta años y tienen un excelente equipamiento productivo
y de servicios, mientras que Argentina sufrió un estancamiento
económico y tiene un sistema productivo y de servicios deteriorado.
No es racional aplicar las mismas políticas.

La política anticrisis argentina debe ser la inversión privada en
los sectores productivos y de servicios, que generará trabajo,
disminuirá la desocupación, sostendrá el consumo,
producirá excedentes exportables y mejorará su competitividad
internacional. Debe mirarse el presente y el futuro.

El megaplan anticrisis con obras públicas, es una copia errada,
endeudará al país, su efecto será transitorio, su ejecución
será lenta y dispendiosa y estará dirigido por un Estado
enfermo e ineficiente.

La inversión privada será de efecto inmediato, con mayor
eficiencia y se proyectará al futuro. Para desencadenar el proceso se
requiere que las inversiones privadas que se realicen en el país sean
computables contra los impuestos que restringen la inversión
(ganancias, capitales, etc.)

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar