22 mar. 2009

CARTA DE LECTORES - LA NACIÓN, 22/03/09

Fábrica de pobres

Se­ñor Di­rec­tor:

"Muchos países civilizados del mundo ayudan a sus productores agropecuarios del interior, visto que su rentabilidad colabora, entre otras cosas, con la distribución demográfica. Aquí, hacemos lo contrario.

"El Gran Buenos Aires nació por personas que en el interior no tenían trabajo y vinieron a buscarlo. Lo mismo el Gran Rosario. Parece que si al interior le va bien, se debilita la «fábrica de pobres» de los grandes centros urbanos, que, por su dependencia del gobierno de turno, colabora con votos.

"Las retenciones a las exportaciones agrícolas son un «engendro» impositivo sólo aceptable en momentos de crisis extrema, como en 2002. Lo que equipara al chico con el grande son los impuestos a las ganancias. Quien gana más paga más. Escuchar que sin las retenciones no podríamos hacer obras públicas o pagar los gastos de educación y salud me preocupa demasiado, visto que en Brasil nunca hubo retenciones y, que se sepa, sus obras siguen y sus maestros cobran.

"Recuerdo que el Congreso de Brasil eliminó su impuesto al cheque, creado en momentos de crisis y por excepción, situación que Lula se «bancó» y trabajó en otras alternativas.

"No habría que preguntarles a esos gobiernos cómo hicieron. ¿Será que no sabemos o que no queremos, y preferimos crear gente dependiente?"

Mario Marincovich
mmarincovich@fibertel.com.ar
Perón 683, Capital