16 oct. 2008

EN LA NACIÓN, 15/10/08

El gurú de los K pide el fin de las retenciones

Por Mariano Obarrio

El siguiente es el reportaje completo de LA NACION a Stephen Wheeler, el asesor económico en las sombras de Cristina Kirchner y de Néstor Kirchner, que le hace llegar informes en base a los cuales la Presidenta ha construido su discurso y varias medidas anunciadas.

Algunas de ellas son la repatriación de capitales, la intervención del Estado en la economía con un control y financiamiento sobre el sector privado, impulso a las obras públicas, y una crítica global al capitalismo financiero especulativo que entró en crisis con la debacle de Wall Street.

-¿Cómo ve al gobierno de Cristina Kirchner frente a la crisis?
-Hay mucho adoctrinamiento sobre el superávit fiscal. No hay conocimiento de por qué.
Las teorías de la macroeconomía son completamente equivocadas. China e India con un déficit del 10% crecieron al 10% anual durante 30 años.

-¿No cree que hay que defender el superávit?
-No hay experiencia de dos superávit gemelos sin flujo de capitales, sin ingreso de dinero, sin expansión del sistema bancario y sin expansión de la confianza de la gente.

-¿Usted defiende el déficit y la emisión monetaria aún en plena crisis?
-Si no hay medidas urgentes, puede desaparecer la economía y sin economía no hay gobierno. Si no hay confianza en la economía, se necesita imprimir dinero para retener el nivel de la economía que tenemos.

-¿Cuál es su pronóstico?
-Si no hacemos nada, mi pronóstico es que nuestra economía estará en dos semanas en una caída del 15% del PBI.

-Eso es una depresión.
-Exactamente.

-Pero grave.
Obviamente. Nadie compra. El turismo ahora está 15% abajo. En dos o tres meses estará 40% abajo.

-El Gobierno quiere proteger la economía.
-Es importantísimo hablar con los gremios y las mujeres de familia, porque ellos conocen de primera mano el sentido de la economía.

-¿Cuál es su receta entonces para lo inmediato?
-Necesitamos un plan simple y obvio. Y con credibilidad. Esto es importantísimo. Medidas para mostrar entendimiento de la crisis, cambios y dar confianza.

-Algunas medidas.
-Reabrir el canje con los bonistas, pero no pagarle al Club de Paris todo ahora. Hay que cuidar las reservas. Cambió el escenario mundial. Y usarlas para cosas más productivas.

-¿Sigue siendo la inflación el principal problema de la economía?
-No, la inflación ahora no es el problema.

-¿Y cuál es?
-El problema más grande es el campo. Cualquier salida de la argentina depende del agro. Esta crisis es tan grande que hay que mostrar cambios como éste: anunciar que el 1° de enero de 2009 se eliminan a 0% las retenciones a los granos. No se sabe qué pasará con los commodities. Eso da mucha incertidumbre.

-Pero eso es impensable para los Kirchner.
-¿Cómo es posible generar confianza para sembrar y pagar fertilizantes a precios tan altos? La única manera es sacar las retenciones. Y también llamar a algún dirigente del campo para sumar al Gobierno. Es fundamental trabajar todos juntos para enfrentar la crisis.

-Eso Kirchner no lo aceptaría.
Para crisis graves, cambios drásticos.

-Hay que cuidar el desempleo.
-La idea de retener empleos es excelente. Pero es imposible decirle a las empresas que retengan empleados si no hay economía. La próxima etapa es que no habrá empresarios.

-Sus ideas parecen diferentes a todos los economistas convencionales.
-Posiblemente suene extremo, pero hasta ahora acerté. Y en el Gobierno tienen experiencia, hace siete meses que anticipé esta situación.

-Ellos quieren cuidar el superávit para pagar la deuda en 2009.
-No tenemos espacio para el superávit. Hay que usarlo para no perder lo que tenemos. Movimientos drásticos para demostrar que este gobierno está a cargo y estamos fuertes. No somos el país más poderoso, pero somos el más fuerte. Necesitamos tomar medidas ya. No trabajar en comité. ¡Ya!

-¿Qué otras medidas?
-Proteger a los pobres. Bajar el precio de los alimentos, sacando el IVA o subsidiando alimentos. Ellos sufren la suba de precios y el desempleo. Además hay que impulsar las obras públicas. Hay 60 mil desempleados del sector. Hacer un acuerdo global con China para que ellos inviertan en Argentina y para venderle nosotros alimentos.

-¿Se le puede vender más alimentos al primer mundo?
-Para salvar algo de la economía del primer mundo, hay que salvar la del tercer mundo. Y para eso es necesario un aumento de la venta de alimentos al primer mundo. Argentina es el primer país en compra incremental de comida. Esa es la gran oportunidad para la Argentina. Y eso lo ha dicho Cristina.

-¿Usted habló de traer el dinero argentino del exterior?
-Hay que repatriar capitales argentinos mediante un fideicomiso. Un 70% de los fondos deben inmovilizarse por tres años para canalizarlo a proyectos productivos, energía y obras públicas. Hacia esos rubros también hay que dirigir el dinero de una mayor emisión.

-¿Hay que enfriar la economía?
-No. Hay que bajar la tasa de interés al 8%. Necesitamos más control de la economía por parte del Estado, como dice Cristina. Si no hay control necesitamos un Estado empresario. Empresas mixtas estatales y privadas. Y también con participación de China.

-Los economistas se oponen a la emisión porque crea inflación.
-En el primer mundo emiten para generar inflación de salarios de los ejecutivos, de los restaurantes de los ejecutivos, de las acciones y las bolsas. Para salvar a los ejecutivos de bancos no tienen problema en emitir. ¡Pero sí tiene problema para imprimir plata para más comida!

-Sin superávit no se podría hacer frente a la deuda.
-No necesitamos superávit porque si tenemos economía no tendremos problema con la deuda. Habrá que refinanciarla. Porque tenemos un plan de expansión. ¿Por qué Estados Unidos ponen plata para salvar bancos y no van a poder pagar la deuda? Tendrán un déficit del 25%. Y son ellos los que necesitan un plan de contracción.

-¿Qué hay de los argentinos en el exterior?
-Hay que seleccionar a mucha gente que venga a este país. Y van a querer, no por salarios, sino por calidad de vida.

-¿Qué condiciones políticas se necesitan?
-Una coalición de todos los sectores, la mejor gente posible para salir de esta crisis.

-¿Usted cree que los Kirchner, además de leer sus informes, le hacen caso?
-Hay algunas medidas, frases y entendimiento muy positivo. Son muy receptivo a mis ideas. Necesito trabajar más fuerte para convencer a ellos de otras cosas y mostrar los resultados de ellas en las experiencias del mundo. No es momento para especular con modelos de economía sin muestras de éxito en el mundo. China es la economía más exitosa: 30 años de crecimiento en 10 años.

-¿Cuál es el mayor peligro ahora para nosotros?
-Perder la confianza de la gente en la economía. Y la ambición.

-¿Avizora un panorama más grave que el de ahora en el mundo?
-Sí. Todavía la crisis está mostrando los efectos rápidos en los mercados. En el corto plazo mostrará efectos gravísimos en la economía de todo el mundo.

-¿No cree en los salvatajes de Europa y EE. UU.?
-No porque no hay sistema para poner todo ese dinero en los lugares que se necesita la plata. No hay tanta plata para salvar a los bancos. Y cualquier decisión para prestar y tomar préstamo es larga. Y obviamente la velocidad de ciruculación de la plata va a caer. Desconfianza.

-¿Puede haber un cierre masivo de bancos?
-Sí. Falta efectivo. El primer mundo necesita imprimir plata sin límite. Si no, no hay economía. ¿Qué pasa con los déficit fiscales, que van a ser del 25%?

-¿Por qué se originó todo esto?
-Plata virtual. No tiene base de efectivo, por lo tanto cerrarán los bancos. La demanda de efectivo está creciendo. Nunca existió esa plata. No hay confianza. No hay salida, por eso se necesita inyectar confianza. Es posible una bancarrota generalizada. Avizoro una depresión peor que la del 30. Hay mayores comunicaciones.

-¿Y cómo le afectará a la Argentina?
-Se necesita actuar rápido con un plan para retener la economía. Con un plan. Se necesitan personas con decisión por eso la persona indicada es Kirchner. Si no hay economía, no hay gobiernos. Los cambios de presidente son cuando hay recesión. No cuando hay economía.

-Pero se mira la macroeconomía.
-No es tiempo para mirar la macro. Ahora hay que mirar la micro y la mínieconomía, y su efecto sobre la macro.

-Desde cuando cree usted que el sistema financiero especulativo podía sucumbir?
-Desde el año 90. Luego escribí un libro "Es la economía, estúpido", donde explico mi teoría de la minieconomía. Y todo lo que dice en el libro está pasando. Es obvio. Cada vez emiten más plata para acciones, bonos y derivados financieros, tecnología y propiedades. Y es virtual. En el corto plazo podría haber un 25% de desempleo en el primer mundo. El crecimiento del primer mundo es ficticio. ¿Por qué EE. UU. es tan rico con dos déficit enormes? Sus teorías son equivocadas.

-En cambio usted dice hay que emitir para salvar a la economía de una depresión.
-Cuando hay desconfianza, como ahora aquí y en el mundo, hay que imprimir dinero para la producción, las obras públicas y la energía. Como aumenta la oferta, la mayor demanda no genera inflación. Y ese dinero circula más rápido que el financiero, por lo tanto hay economía. Cuando hay confianza, en cambio, hay que sacar dinero de la economía, vía impuestos, para evitar el exceso de confianza. Y por lo tanto la inflación. Hoy la inflación no es problema. Hay que poner dinero: emitir y tener déficit.