23 sep. 2008

LA NACIÓN, 23/09/08

Ranking de Transparencia Internacional
La Argentina, entre los países más "corruptos"

En un año signado por el escándalo de la valija del venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson y los cuestionamientos al financiamiento de la campaña presidencial que llevó al poder a Cristina Kirchner, la Argentina retrocedió otros cuatro casilleros en el ranking mundial sobre corrupción estatal que elabora Transparencia Internacional (TI).

Según el Indice de Percepción de la Corrupción (IPC) que realiza esa organización, la Argentina ocupa este año el lugar número 109, entre 180 países clasificados. En una escala de 1 a 10 (entre la percepción de muy corrupto a la ausencia de corrupción), nuestro país sumó un decepcionante 2,9, el mismo número que el año último, aunque retrocedió del puesto 105 al 109. El IPC es una encuesta de encuestas, que resulta de consultas a empresarios, académicos y expertos de cada país sobre la percepción que tienen del manejo del Gobierno y de los funcionarios en general en lo relacionado con los fondos públicos.

El ranking de este año es encabezado por Dinamarca, Suecia y Nueva Zelandia, los tres con 9,3 puntos.

El primer país sudamericano que aparece es Chile, que junto con Uruguay ocupa el puesto 23, con respetables 6,9 puntos. La Argentina también es vista como más corrupta que Perú (3,6); que su principal socio comercial, Brasil (3,5), y que Bolivia (3). Ecuador y la Venezuela de Hugo Chávez se encuentran en el pelotón de los países con mayor índice de corrupción, con 2 y 1,9 puntos, respectivamente.

"Nos mantenemos en la misma nota del aplazo, y no creo que sea sorprendente", explicó a LA NACION la presidenta de Poder Ciudadano, Delia Ferreira Rubio. Según la titular de la ONG, capítulo argentino de Transparencia Internacional, hay datos de la realidad política que dan mérito a esta percepción de los entrevistados.

"Seguimos sin tener ley de acceso a la información; hay índices oficiales manipulados que han perdido credibilidad; un nuevo Consejo de la Magistratura que se hizo para aumentar el poder del Ejecutivo; la información sobre el financiamiento sobre las campañas políticas, son sólo una parte y no toda la verdad. Hay contratos poco transparentes, como el tren bala y Skanska", enumeró Ferreira Rubio.

¿Por qué Uruguay y Chile están mejor que nosotros? "Tienen una cultura política de respeto por las instituciones y por las normas. El Estado de derecho supone atenerse a las reglas, y no a la excepcionalidad", afirmó Ferreira Rubio, que advirtió que hay temas como el de financiamiento de campañas, en el que toda la clase política debe comprometerse a cambiar sus prácticas. También sostuvo que para mejorar la transparencia en el manejo de fondos públicos "es necesario un compromiso del Gobierno, pero también de la sociedad en general para asumir el respeto a las normas como práctica permanente".

"En los países más pobres, los niveles de corrupción pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte, si lo que está en juego es el dinero destinado a hospitales o agua potable", afirmó Huguette Labelle, presidenta de TI, en un mensaje dirigido a países que, como la Argentina, marchan rezagados en lo que hace a la pelea contra la corrupción.

Jaime Rosemberg