8 feb. 2009

VIAJE CORTO PERO DIFÍCIL, según el ABC

CARMEN DE CARLOS BUENOS AIRES

Actualizado Lunes, 09-02-09 a las 00:12

En la agenda oficial en Madrid de Cristina Fernández de Kirchner han quedado afuera las entidades empresariales. La presidenta de Argentina, en visita de Estado lunes y martes, decidió no mantener ninguna reunión con la CEOE o con el Consejo Superior de Cámaras por temor a recibir un aluvión de críticas.

Seis meses después de la expropiación de Aerolíneas Argentinas a Marsans, por un peso, menos de 50 centímos, Kirchner viaja a España, “en el marco del acuerdo de asociación estratégica” que mantienen ambos países, según expresión de fuentes próximas a Moncloa.

Acompañada, hecho inédito, de Hugo Moyano, titular de la CGT (Confederación General del Trabajo) que organizó en el 2001 un boicot contra las empresas y los productos españoles, Kirchner mantendrá contactos particulares con medida docena de empresarios pero rechazó la posibilidad de tener, como en ocasiones anteriores y como es tradicional en este tipo de visitas, un encuentro con la patronal. Su marido, el ex presidente Néstor Kirchner, protagonizó en su primera visita a Madrid un altercado con la CEOE que provocó la intervención entonces de su presidente, José María Cuevas, quien le espetó: “Usted nos ha puesto a parir”.

Se da la circunstancia de que ahora la CEOE está presidida por Gerardo Díaz Ferrán, accionista mayoritario con Gonzalo Pascual de Marsans, compañía que ha interpuesto una demanda al Estado argentino ante el Ciadi (tribunal internacional que depende del Banco Mundial) por la expropiación de Aerolíneas.

Junto con el congelamiento de las tarifas telefónicas, desde el año 2002, el tema AA es la gran asignatura pendiente con la que Cristina Kirchner se presenta en Madrid donde será tratada con todos los honores y privilegios de un jefe de Estado con el que, teóricamente, hay sintonía “o, al menos, la había”, puntualiza un funcionario español. Prueba de ello es que pronunciará un discurso en el plenario de apertura de sesiones del Congreso, el martes, el mismo día que José Luis Rodríguez Zapatero comparece para dar explicaciones de su gestión en un momento en que la crisis ha devorado más de tres millones de parados. Entre los presidentes iberoamericanos que han tenido ocasión de intervenir en el pleno del Congreso, figuran Luiz Inacio Lula Da Silva, Felipe Calderón y Alvaro Uribe. Ni Rafael Correa ni Evo Morales lo hicieron.

El jueves, en vísperas de este viaje, Cristina Fernández de Kirchner, agitó el avispero de AA durante una intervención en la residencia particular de Olivos (Buenos Aires). La presidenta se manifestó “orgullosa” de su Gobierno por expropiar la compañía de Diáz Ferrán y Pascual y de la gestión estatal de la misma. Entre, “los resultados que podemos exhibir”, destacó “que el estado puede administrar una línea de carácter comercial”. En clara alusión a la gestión anterior, observó: “Tenemos que seguir demostrando que cuando tenemos un Estado que cree que el patrimonio nacional debe ser cuidado, se puede cuidar a su línea de bandera y tener trabajadores orgullosos de formar parte de ella”.

Las declaraciones de la Presidenta argentina, calificadas de “inexplicables”, “un provocación más como la de incorporar a Moyano en la comitiva” y “otra torpeza” en medios españoles, se realizaron durante el anuncio de un aumento salarial del 19 por ciento a los trabajadores de AA a cambio de “una tregua”. Ricardo Kirschbaum, director del diario Clarín, el de mayor circulación en Argentina, publicaba ayer viernes: “Una lectura simple de los hechos lleva a una conclusión obligada: la extrema presión sindical en la empresa tuvo siempre como objetivo que el Estado recuperase el control de la compañía. Ese objetivo era l mismo que tenía el Gobierno que acompañó la intensa agitación sindical y facilitó el desarrollo de los conflictos para forzar que los españoles dejaran Aerolíneas”.

Los “conflictos” mencionados por Kirschbaum apuntan a la interminable cadena de huelgas de los últimos años protagonizadas por la media docena de sindicatos entre los que se distribuyen los trabajadores de AA y que llegaron en muchas ocasiones a paralizar el servicio.
La presidenta argentina, cuyo viaje fue dos veces postergado y ha quedado reducido de tres a dos días, asistirá mañana a una cena de gala con los Reyes en el Palacio de Oriente. El comandante del avión en el que llegó hoy a Madrid a la Presidenta Crisitna Fernández de Kirchner , es Jorge Pérez Tamayo, titular del sindicato de pilotos (Apla), el mismo que, públicamente, dijo sobre Aerolíneas Argentinas: "esta guerra es hasta que los gallegos se vuelvan a su casa".

Al día siguiente almorzará con la vicepresidente María teresa Fernández de la Vega pero no lo hará, como en viajes anteriores, con el presidente del Gobierno. No está confirmado si a ambas citas asistirá acompañada de Hugo Moyano, el sindicalista que protagonizó sonadas movilizaciones frente a la Embajada de España en junio del 2001 donde se quemaron banderas nacionales, arrojaron huevos y tomates y se impulsó un boicot contra empresas y productos españoles. Curiosamente, mientras Moyano encabezaba el boicot, contrataba para su vivienda los servicios de la empresa de seguridad española Prosegur.

Entre el paquete de acuerdos y convenios que suscribirán el Gobierno argentino y el español, sobresale la autorización del voto en elecciones municipales, con carácter recíproco, para los residentes de ambos países. En Argentina, en algunas provincias, este sistema funciona desde hace años.