2 abr. 2009

COMENTARIO DE UN LECTOR

A la Sra. Raquel Eugenia Consigli y al
Sr. Horacio Martínez Paz.-

Quiero felicitarles por vuestra nota "El equilibrio, el mejor homenaje", la que, según íbamos leyéndola mi esposa y yo, nos ponía la carne de gallina al comprobar que no éramos solamente nosotros los que pensábamos. y sobretodo, recordábamos el triste período 1983-89. Ya desde que se pergeñaba el final de la enfermedad del Dr. Alfonsín se iba perfilando el curioso caso que se da en las calificaciones "post-mortem" del interesado de turno, es decir, el engrandecimiento sin límites de su figura que pareciera segregar alguna pócima medieval en la que se disuelven todas las malas aristas de dicho personaje.

No cabe duda que el ex-presidente era una persona de bien y bien intencionada, pero tampoco dudemos en que durante su gestión existieron todas las notas negativas que fueron expuestas de manera excelente en vuestro comentario. Faltaba, sin embargo, agregar que en esa época se inventó una palabreja nefasta para muchísimos argentinos entre los que me incluyo: "indexación". Se podría abundar en multitud de detalles variopintos, pero quiero decirles que, al leer vuestra nota, no pude menos que sentirme impulsado a escribir estas palabras y llegar a la conclusión que todavía hay argentinos que piensan, y que recuerdan con buena memoria.

Nuevamente, los felicito.
Atentamente

Fernando E. Zweiger