5 nov. 2008

DERECHOS CIUDADANOS

En el proceso electoral de Estados Unidos, apareció un nuevo jugador: el voto latino.

En la década de los 60, los latinos eran pocos y en trabajos de menor jerarquía.
En la década del 2000, los latinoamericanos son decenas de millones, con cargos jerárquicos y económicamente fuertes.

Los latinos se incorporaron a la cultura multirracial de la sociedad anglosajona, se integraron y son celosos defensores de los condados y Estados en que viven, exigiendo que se respeten sus derechos como grupo humano con intereses comunes.

Es la cultura de los derechos ciudadanos. Esa cultura que fortalece los vínculos sociales, no existe en Argentina. El absolutismo real dominó las estructuras municipales y provinciales y con la independencia apareció el absolutismo presidencial y la dependencia del interior al poder central, sostenido con los impuestos del puerto.

La frase provinciana es: "Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires".

Defender los derechos de los municipios y las provincias en que se vive, y exigir el respeto de los derechos individuales, es una responsabilidad ciudadana que no debe resignarse, para evitar los excesos del gobierno nacional y la subordinación a Buenos Aires.

Nuestro degradado sistema institucional es el reflejo de la pérdida del compromiso de defensa de los inalienables derechos ciudadanos, que hoy son una ficción.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar