20 oct. 2009

NUESTRA RESPUESTA

Vaya, doña Valeria...

¿Nos está amenazando de muerte? Tenemos el cuero muy duro... En los años 70 vivimos amenazados por los que probablemente sean sus amigos, y ya peinamos canas. Nunca nos escondimos y firmamos nuestras ideas con nombre y apellido real. Está nuestra foto en el blog y en los sitios que nos reproducen, y hasta figuramos en la guía telefónica! ¿Seremos un blanco fácil?

Nos encanta que los lectores rebatan nuestra posición, con razones, datos ciertos, y por sobre todo, honestidad. Eso se llama diálogo, algo que parece no existir en su diccionario. Si nuestros artículos no coinciden con su pensamiento, rebátalos, pero no amenace. Si le dan asco le recomendamos unas gotas de Reliverán, o simplemente, que no los lea. Nosotros leemos a diario en ciertos medios KK artículos para el vómito, y los asimilamos. Así es el juego democrático, cada vez más perdido en nuestra Argentina.

Nos hubiera encantado que ud. hubiera contrapuesto alguna idea, alguna información que nos desmintiera. Un gestito de idea, como diría Carlitos Balá. Pero no: descalificación y amenaza.

Ud. se esconde detrás de una dirección electrónica y un nombre que puede pertenecer a la vecina del frente. No nos subestime. Hace unos meses fuimos amenazados, no de muerte sino de sufrir un problema legal, por un mocoso que firmó con un nombre de un encumbrado personaje. En menos de 24 horas el encumbrado personaje tomó conocimiento del tema y el mocoso no terminó sin trabajo por nuestro pedido, ya que nos había pedido que lo perdonáramos.

Raquel E. Consigli
Horacio Martínez Paz