4 jul. 2008

Derecho a Réplica

Respuesta del senador Roberto Urquía a Prudencio Bustos Argañaraz


EN RESPUESTA A UNA CARTA ABIERTA

Buenos Aires, 2 de julio de 2008

De mi mayor consideración:

Quiero acercarle a UD. algunas precisiones con relación a una carta abierta que han hecho circular por e mail, que fue publicada y difundida en algunos medios.

En cuanto al conjunto de referencias políticas allí vertidas, debo decirle que milité en la Unión Demócrata de Centro hasta el año 1989, cuando me alejé debido a la oposición de sus conductores a mi propuesta de instaurar gravámenes a la renta potencial de la tierra. De allí en más, todo mi trabajo político se desarrolló en un partido vecinal del cual soy afiliado (Alternativa Vecinal) por el cual fui Concejal y tres veces Intendente de mi pueblo. Luego fui Senador y Legislador Provincial y más tarde, Senador Nacional integrando con ese partido, el Frente Unión por Córdoba.

Todos los cargos a los que accedí estuvieron respaldados por el voto de mis vecinos y comprovincianos; y por ellos he trabajado y particularmente trabajo en el Senado de la Nación resguardando los intereses de mi Provincia, y sujetándome a las instrucciones de las autoridades provinciales.

Respecto a las demás afirmaciones allí vertidas, trataré de dejar en claro un sinnúmero de groseros y malintencionados errores, que mezclan como hechos sospechosos actividades de una empresa familiar (en tiempos en los que yo no tenía cargo público alguno o era un novel intendente) con mi actual desempeño como Senador.


Terminal 6 y Ferrocarril NCA
En primer lugar, Terminal 6 S.A., no es una concesión pública sino un emprendimiento privado, puesto en marcha en el año 1984 surgido de un asociativismo empresario integrado por seis firmas (de allí su nombre), todas ellas empresas nacionales que veían dificultada su operación por no contar con un puerto, y por ende imposibilitadas de competir con las empresas multinacionales del sector.
Respecto del Ferrocarril Nuevo Central Argentino, cuando fue realizado el proceso de licitación pública, en el año 1992 hubo varios oferentes con distintas propuestas. La empresa que fundó mi familia hace sesenta años, en un proceso asociativo con otras empresas, cooperativas y bancos, hizo una oferta integral que le permitió ganar la misma , frente a otras propuestas empresarias.
En esos años yo me desempeñaba como intendente de mi pueblo.

Derechos de exportación
También se pretende hacer aparecer como beneficios “especiales conseguidos por mi función”, a normas vigentes y previas a mi acceso al Senado de la Nación, ya que este régimen fue implementado en el año 2002. Por otra parte, comparar derechos de exportación o retencio nes entre productos primarios y productos industrializados es, al menos, de una maliciosa ignorancia. Más, si se trata de confundir, mediante porcentajes antojadizos, el régimen, ya que el mismo grava en menor cuantía a los productos industrializados debido al agregado de valor que se
realiza a la producción primaria. Pensar lo contrario, sería avalar una posición política superada en la Argentina, la que sostenía que debíamos ser productores primarios, una verdadera afrenta para quienes invierten, producen, agregan valor y crean fuentes genuinas de trabajo en nuestro país.

Beneficios Fiscales
Con respecto a los supuestos beneficios fiscales obtenidos por la empresa de mi familia a partir de la ley 25.924, vigente desde el año 2004, cabe señalar que este régimen al que accedieron más de 100 empresas nacionales y del que quedaron cupos libres, tiene por objeto promover las inversiones de bienes de capital nuevos destinados a la actividad industrial. Por otra parte, se trata de un régimen de amortización acelerada y de devolución anticipa de IVA; por lo que no es una desgravación impositiva sino que es un diferimiento impositivo.

Aduana en General Deheza
En relación a acusación de que la creación de una aduana en General Deheza para beneficio de la empresa familiar, la misma implica un serio desconocimiento de la realidad. En este sentido debo aclarar que la provincia de Córdoba hasta la fecha de sanción de la ley 26359 contaba con una sola aduana, a diferencia de provincias vecinas como Buenos Aires que cuenta con 9, más las dos de Capital Federal, Entre Ríos que tiene 6 o Santa Fe con 4. En el año 2005, el Municipio local inicio un expediente administrativo buscando jerarquizar al resguardo aduanero que funcionaba allí desde hace 20 años.
La creación de la Aduana en Gral. Deheza, impulsada por el PEN, cubre una necesidad que desde hace varios años venían demandando exportadores e importadores del centro y sur de Córdoba. No se puede menospreciar a las economías regionales, y a las PyMES del interior que tienen a partir de la creación de la aduana, -hecho de genuino federalismo- una puerta al mundo para exportar sus productos, con una mayor competitividad debido a la rebaja de costos de fletes y burocracia. Pensar lo contrario es propio de quien no conoce el interior y opina solo desde la óptica “de las Capitales”.
Por otra parte, cabe destacar que la empresa familiar, ya sea por infraestructura, o por el volumen de sus operaciones, bien podría operar gozando del régimen de "aduana domiciliaria", beneficio del que no ha hecho uso.

¿Defraudación al Fisco?
En un confuso párrafo, donde también se usan suposiciones y datos de forma antojadiza, la carta se refiere a la modificación introducida por el Senado al proyecto de la Cámara de Diputados llamado ley Martínez Raymonda. Al respecto, debo destacar que con las modificaciones introducidas por el Senado y aprobadas por unanimidad, se aseguró el cobro por parte del Estado nacional de los derechos de exportación correspondientes a aquellas
declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) que al momento del cambio de las
alícuotas no tenían la tenencia o la mercadería comprada, preservando a su vez el
funcionamiento de los mercados de futuro, brindándole previsibilidad. Dicha modificación fue luego ratificada por la Cámara de Diputados sin votos en contra a excepción de dos abstenciones. Lo señalado puede consultarse en las actas y versiones taquigráficas del Senado de la Nación.

Beneficios por resoluciones de la ONCCA
Al final de ese texto, se pre tende, a partir de datos que provienen del normal funcionamiento de una empresa, hacerlos pasar como prebendas o beneficios espurios obtenidos por favores particulares, y no como el resultado al que accede una gestión empresaria respetuosa de las normas vigentes.

Para finalizar, sólo puedo reiterar que la carta publicada, además de encerrar información errónea y mentirosa, como creo demostrarlo en estas líneas, es maliciosa ya que pretende confundir, tergiversar mi función como legislador a partir de proponer que busco generar beneficios a una empresa familiar o a un sector, burlando las leyes, los controles del Estado, la labor parlamentaria, y devaluando la función de todos y cada uno de los legisladores.

Agradeciéndole desde ya su atención a la presente, que sólo intenta como dije al principio, aclarar el sinnúmero de antojadizas y falsas referencias a mí accionar; lo saludo cordialmente.

Roberto Daniel Urquia.
Senador de la Nación