21 jul. 2008

INVERSIÓN PRIVADA O ESTATAL

No existe posibilidad de progreso social si no hay inversión de capitales para cubrir las necesidades de la sociedad en bienes, servicios, investigación, tecnología, salud, educación, etc.

Es una preocupación de todos los países, incluidos los más ricos y adelantados del mundo.Invertir no es un tema político: es un requisito ineludible para atender las siempre crecientes demandas de la sociedad en el presente y proveer a las futuras.

El comunismo chino, así lo entendió, priorizando la inversión privada y sacó de la miseria a trescientos millones de habitantes. La inversión exige eficiencia en servicios y costos. La inversión privada debe ser eficiente, o termina desapareciendo por quiebra, salvo que esté sostenida por el crimen organizado o por el Estado.

El Estado argentino es un organismo enfermo, y es una ficción pretender eficiencia en sus inversiones, sus servicios o sus costos. Como el Estado no quiebra, las pérdidas por ineficiencia son ocultadas y se compensan aumentando impuestos.

Las pérdidas de las nuevas empresas estatales creadas y de las reestatizadas en los últimos años, deberían señalarse como escándalos públicos. Una economía ineficiente hunde a la población en la pobreza y el desamparo.

La prosperidad del pueblo depende de la empresa privada.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar