15 may. 2009

EL DESEMPLEO

La crisis está en el país afectando a las empresas, producirá
despido de miles de empleados y las tensiones sociales se agravarán.
Las soluciones irracionales para evitar despidos van, desde prohibirlos,
lo que quebrará a las empresas, hasta expropiarlas, que las convertirán
en material de desecho y fuente de corrupción bajo la dirección de un
Estado incapaz y enfermo.

El camino para que la sociedad atraviese el momento es de
sentido común. La indemnización por despido debe pagarse al empleado
en la cantidad de meses que le corresponden por ley y, finalizados esos
pagos, el Estado debe pagarle un seguro de desempleo hasta que se
reincorpore al trabajo con un máximo de doce meses.

El empleado recibirá un mayor sueldo de bolsillo,
mantendrá sus ingresos por quince a veinte meses
y las empresas podrán reestructurarse para afrontar la crisis.
Es una solución transitoria. Para resolver el problema profundo,
la empresa privada debe invertir, crear puestos de trabajo, producir y
exportar.

Para impulsar el proceso, las inversiones productivas que
realice deben computarse como pago a cuenta del impuesto a las
ganancias y prohibir los impuestos y trabas a las exportaciones.
Insistir en seguir haciendo lo mismo que se hace, declarando
que se evitarán tensiones sociales, es de ignorantes, atrasados y
perversos.

Dr. Marcelo Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar