24 sep. 2010

LA NACIÓN - 24/09/10 - Carta de Lectores

Crucifijos

Se­ñor Di­rec­tor:

"Con respecto a la polémica generada por la doctora Carmen Argibay al sostener que deben sacarse los crucifijos de los juzgados, me permito citar un diálogo entre los penalistas Antonio Beristain y Elías Neuman, extraído del libro Criminología y dignidad humana.

"El primero, que es, además, sacerdote jesuita, dice: «Conviene quitar los crucifijos de las salas de justicia [porque] los jueces no juzgan en nombre de Dios».

Neuman contesta con la siguiente anécdota: «Mi padre, que era un judío muy religioso,
fue internado cierta vez en un sanatorio y sobre su cama pendía un crucifijo. Lo retiramos y entregamos a una monja, mientras mi buen padre nos decía que a él no le importaba. ?Al fin, en esa cruz hay un judío que sufrió más de lo que estoy sufriendo yo ahora´, argumentó».

"Siento, de ambas partes, una fuerte lección de tolerancia. Algo que está hoy ausente en la mayoría de los debates ideológicos."

José Deym
jdeym@fibertel.com.ar