16 nov. 2011

PSICOSIS EN LA SOCIEDAD ARGENTINA



PSICOSIS

Así se llamó la inolvidable película de Alfred Hitchcock, un clásico del cine de suspenso, en la que el famoso director narra la historia de un asesino en serie, interpretado por Anthony Perkins (foto), cuyo desorden psicológico lo lleva a realizar actos aberrantes de los que no es en absoluto consciente. 

Desde el punto de vista científico, la psicosis es descripta como un estado mental en el cual el individuo experimenta una pérdida de contacto con la realidad, explicación que arroja luz sobre la conducta del protagonista del film mencionado.

En Argentina hemos experimentado varias veces una especie de psicosis colectiva, cuando los gobiernos de turno han restringido las libertades individuales, especialmente en el campo económico. Al ver amenazados sus ahorros, la ciudadanía, sin dudarlo, se vuelca en masa a su rescate, provocando el colapso de los bancos y del sistema financiero del país, es decir, produciendo el efecto contrario al que se busca.

Sin haber aprendido nada del pasado, nuestra presidente, preocupada por la fuga de capitales y sin ponerse a analizar seriamente las causas, ha tomado una serie de medidas a todas luces desacertadas, prohibiendo la compra de moneda extranjera, en particular el dólar estadounidense, y estimulando de esta forma una estampida de insospechadas consecuencias.

Esta disposición se suma a otras del mismo tenor, como por ejemplo las restricciones a las importaciones y exportaciones, que tantos perjuicios económicos y políticos han reportado al país. En forma concomitante, se verifica un principio de desabastecimiento de alimentos básicos de la canasta familiar –aceite, azúcar, harina-, que, por haberlo ya vivido en épocas pasadas, enciende una mecha de alerta en la población. En este momento la gente está desesperada por adquirir dólares; luego correrá a los supermercados a comprar mercadería para acaparar.

La impericia de los ministros de economía de la Nación es pública y notoria. Y cuando usamos el plural, adrede, nos referimos al cuarteto integrado por Amado Boudou (titular de la cartera), Mercedes Marcó del Pont (presidente del Banco Central), Guillermo Moreno (secretario de Comercio Exterior) y Ricardo Echegaray (director de la Agencia Federal de Ingresos Públicos, Afip), y sus "asesores" en las sombras, que, con sus elucubraciones fantásticas sobre la dirección ideal de la Economía, están llevando al país a un estado de psicosis colectiva, tal vez porque ellos mismos no logran contener la inflación galopante y recurren entonces a la desenfrenada emisión monetaria y a un sinnúmero de artilugios espurios. 

Para la re-asunción de CFK como presidenta de la Nación faltan unas pocas semanas. Hacemos votos para que tanto el incógnito futuro ministro de economía de la Nación como las actuales figuras consigan calmar la psicosis colectiva que, sin duda, estallará en algún momento si se sigue la misma línea de conducta en el ámbito económico.

© Raquel E. Consigli y Horacio Martínez Paz